Miyamoto candidato al Premio Príncipe de Asturias

Aunque creo que los Premios Príncipe de Asturias son los más devaluados de cualquier premio existente en el mundo, algo está cambiando si sus insignes jurados son capaces de nominar a Shigeru Miyamoto para el Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. La nota de prensa, tal cual, la tenéis en el interior.

Shigeru Miyamoto, el padre del videojuego moderno, candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades

El creador ha estado detrás de todas las revoluciones tecnológicas y creativas que han permitido la expansión global del ocio interactivo, promoviendo modos de juego que han puesto de manifiesto la potencia del videojuego como activador mental, físico y social.

El diseñador y productor de videojuegos más influyente la historia, Shigeru Miyamoto, es candidato al Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades. Nacido en Kyoto (Japón) en 1952, Miyamoto ha revolucionado en ocasiones sucesivas el mundo de los videojuegos al traspasar una y otra vez los límites técnicos y creativos vigentes hasta el momento. Elegido como uno de los personajes más influyentes del mundo por la revista Time y distinguido con la Legión de Honor francesa o el BAFTA de la Academia Británica, su carrera se ha caracterizado también por excluir de sus creaciones el recurso a la violencia. Además, en los últimos años ha logrado que el videojuego mejore la sociedad: Wi Fit, con más de 30 millones de juegos vendidos en todo el mundo, ha puesto más gente en movimiento que otros productos o campañas institucionales relacionadas con la salud. Y, Wii Music se ha convertido en una herramienta cada vez más popular en la enseñanza musical, hasta el punto de que ya se ha incorporado en las escuelas norteamericanas. Miyamoto ha conseguido que las mujeres y personas de mayor edad se incorporen al mundo del ocio interactivo.

La candidatura ha sido presentada por Gamelab, la Feria Internacional del Videojuego y el Ocio Interactivo, que se celebra anualmente en Gijón. Iván Fernández Lobo, su director, destaca que Shigeru Miyamoto es “el máximo exponente de una genial generación de creadores interactivos, que concibe el videojuego como un nuevo medio, capaz de unir a las personas en torno a una experiencia compartida, sin distinción de edad, sexo, condición social o cultura”.

“Gracias a su influencia, hablar de videojuegos hoy en día es hablar de comunicación global, de una forma de expresión tan potente y democrática que, lejos de contradecirse con las ya existentes, las ha absorbido y mejorado a través del lenguaje de la interacción”, explica Fernández Lobo.

El Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Humanidades fue creado en 1981 para distinguir “a la persona, grupo de personas o institución cuya labor creadora o de investigación represente una aportación relevante a la cultura universal en esos campos”. La primera galardonada fue la escritora María Zambrano y desde entonces se ha fijado en personalidades e instituciones como el historiador Claudio Sánchez Albornoz, los periodistas Indro Montanelli o Ryszard Kapuściński, medios de comuniación como el diario El País, la agencia Efe, la cadena de televisión CNN, o el buscador de Internet Google.

Como siempre ocurre con las grandes ocasiones, Shigeru Miyamoto (Sonobe cho, Kioto, 1956) aterrizó en Nintendo nada más acabar la carrera de Arquitectura un poco por casualidad: su padre era amigo del presidente de la compañía, Hishi Yamauchi, que le hizo un hueco como artista. Después de unos años de formación, recibió el encargo de diseñar para el mercado de Estados Unidos una máquina de arcade (de monedas) sobre las aventuras de Popeye. Sin embargo, el juego se truncó por un problema de derechos, pero eso no detuvo a Miyamoto, que había ideado una fórmula rompedora: un hombre bajito y bigotudo que trataba de salvar a una chica de las garras de Donkey Kong. Pese a los recelos iniciales, aquella recreativa rompió moldes y obtuvo un éxito sin igual. Desde su creación, Mario Bros. ha vendido 240 millones de videojuegos y se ha convertido en un icono planetario. Una encuesta de 1987 ya situó a Mario como el personaje de ficción más popular para los niños estadounidenses, por delante de Mickey Mouse.

Pero Mario es mucho más: fue el primer personaje en desplazarse libremente por la pantalla (1980), el primero que introdujo el desplazamiento lateral de la cámara (1987) y el primero en moverse en un entorno tridimensional (1993). La obra de Miyamoto está considerada como la más decisiva de su disciplina. Según Gamerankings, cuatro de los cinco mejores juegos de la historia llevan su firma.

Como todos los grandes visionarios, la inspiración Miyamoto no surge de la nada sino de su entorno más cercano. Así, se fijó en los bosques que rodeaban su casa y cuyas grutas fueron escenario de sus juegos infantiles para crear la saga Zelda, uno de los juegos más laureados en la historia del sector. El mismo método sirvió para ir incorporando en los casi 200 videojuegos que ha creado elementos de la narración cinematográfica: el travelling, el uso de planos, la música…

De su capacidad de observación proviene también la desaparición del techo de cristal de los videojuegos: la edad y el sexo. Al darse cuenta de cómo los jugadores no sólo manejaban el joystick, sino de cómo se movían con él, Miyamoto discurrió el mando de la Wii. Gracias a su interactividad intuitiva, ha logrado que las mujeres se incorporen al mundo de los videojuegos. Además, con algunos lanzamientos para Nintendo DS como Brain Training ha conseguido también que las personas de mayor edad no sólo se asomen al ocio interactivo, sino que disfruten de él.

El creador de Videojuegos más conocido de nuestro país, Gonzo Suárez, que no ha dudado en unirse al apoyo de la candidatura propuesta por Gamelab, subraya que “en las últimas decadas, Miyamoto ha estado detrás de todas las revoluciones tecnológicas y creativas que han permitido la expansión global del ocio interactivo, promoviendo modos de juego que han puesto de manifiesto la potencia del videojuego como activador mental, físico y social”.

Su visión y la fuerza comunicativa de su obra han hecho que publicaciones como The New York Times le hayan declarado heredero de Walt Disney y le consideren entre las mentes más brillantes de la Historia, o que creadores como Steven Spielberg hayan buscado su colaboración para dar el salto de sus producciones al mundo interactivo.

La candidatura de Miyamoto a los Premios Príncipe de Asturias, está recabando el apoyo unánime del sector, además de importantes personalidades en el ámbito de la cultura, la comunicación y la política.

  1. Pues si, con dos cojones. Muchos de nosotros, sobre todo los que rondamos el cuarto de siglo, hemos aprendido a querer este mundillo gracias a él y a sus videojuegos.

    Eres lo mas grande Shigeru!

  2. Pingback: Miyamoto es candidato al Príncipe de Asturias » Pixfans

    • que mas da por lo que lo nominen, un reconocimiento para un hombre que a influido en los videojuegos de la forma que a echo miyamoto lo merece.

      como dijo el que fue a la luna:un pequeño paso para miyamoto,pero un gran paso para los jugones(por lo menos para los de a qui).

  3. Pues gran paso, si señor. Ya es hora de que se premie como se debe a este hombre que ha influido tanto en la cultura popular de los ultimos 30 años. Ojala se lo otorguen.

  4. Pingback: Anónimo

  5. Es una buena noticia, no creo que lo hayan nominado sólo por la Wii, ese debe haber sido el detonante, pero la trayectoria supongo que la habrán tenido en cuenta. Este hombre es el que mejor entiende el concepto “videojuego” y el que mejor sabe transmitirlo.

Deja un comentario