Top Gun: Maverick en 4D: el futuro es ahora

Menuda PUTA LOCURA Top Gun: Maverick en un cine 4DX. Ayer me pasé a verla en los Filmax Gran Vía del Gran Vía 2 de Barcelona y JODER. Sabía que la cosa iba a ser movidita, estilo atracción de parque de atracciones pero no estaba preparado para eso.

Una experiencia brutal

Realmente, no creo que nadie esté preparado la primera vez. Es lo más espectacular que he disfrutado nunca como experiencia audiovisual, videojuegos y arcades incluidos.

Lo primero que llama la atención de la sala 4DX son los ventiladores en el techo. Luego, las butacas, que son gigantes y tienen un premonitorio botón de Agua sí / no. En la entrada de la sala te advierten que te puedes mojar, pero joder, cuando ves todo ese setup es cuando te empiezas a creer que no era una vacilada.

Pero cuando empieza la película y los cazas entran en acción es cuando uno descubre la impresionante magnitud de la propuesta: viento, calor en la nuca recreando los motores de los aviones, agua al pasar en vuelo rasante por encima del mar, movimientos super bruscos de la butaca que te enviarán directo al quiropráctico (normal que no se permita la entrada a embarazadas, niños de menos de 1.20 y gente muy mayor) y ya como colofón NIEVE. NIEVE. Sí, en serio.

Un formato que espero llegue para quedarse

Hay otras películas en 4DX, como Jurassic World Dominion, o la de Lightyear, pero lo cierto es que la propuesta de Top Gun: Maverick – cazas volando de forma extrema – le viene que ni pintada a este formato de cine, que me ha dejado absolutamente loco.

Top Gun: Maverick en 4DX es el principal argumento que puede existir no solo para defender la existencia de los cines sino para dejar claro que lo que ofrece una sala de cine es único. Esa experiencia es absolutamente imposible en un comedor o, poniendo un ejemplo en las antípodas, en la cabina de un avión mientras ves una película en el móvil.

Y no solo eso: hace que la experiencia en hogares se haya convertido en obsoleta automáticamente. Es una experiencia tan acojonante que parece más propia de un arcade hipervitaminado que una película. Y me parece tan refrescante como maravilloso. Ojalá el 4DX resulte rentable para las salas de cine y llegue para quedarse. Yo era un defensor de que los estrenos llegaran primero a los hogares. Ahora veo claramente que los cines han vuelto a recuperar la delantera. El 4DX es el mejor aliciente que me puedo imaginar para ver una película en el cine.

Deja un comentario