¡Tira la Magia!

Creo que todo comenzó con Golden Axe, al menos así fue en mi barrio. Tú ibas tranquilamente repartiendo estopa con Ax Battler mientras tu amiguete, colocado en el joystick de la izquierda, manejaba al enano Gilius Thunderhead. En un momento dado, tras acabar con varios esqueletos, aparecían enemigos en monturas, y dos gigantes se descojonaban en una esquina, esperando darte bien de ostias. Y de repente, tu amigo comenzaba a mover el joystick como un loco y a dar a los botones como si le fuese la vida en ello. Dos monturas le mantienen atrapado y esta recibiendo de lo lindo. En ese momento y sólo en ese, escuchas la desesperada llamada de tu compañero de recreativa: “¡Tira la magia, tiralaaaa!”.


“Tira la Magia”. Esa era la frase con la que uno decía “me están jodiendo, y no tengo mas monedas de cinco duros para seguir acompañándote en esta aventura” así que tu, tirabas la magia, y los cinco duros de tu amigo quedaban de momento a salvo. Nadie decía “Tira el ataque especial”, o “usa el mega ataque”. Todos decíamos “Tira la Magia”. Esta claro que en el caso de Golden Axe el término es apropiado, pero la frase se trasladó a otros videojuegos que poco o nada tenían que ver con espada y brujería.

Es curioso como el esquema se repetía en todas las recreativas a las que hemos jugado en nuestra juventud.¿Quién no ha usado alguna vez la patada giratoria de Guy en Final Fight?, o las granadas de el Castigador y Nick Furia en The Punisher? La combinación solía ser siempre la misma: pulsar a la vez el botón del salto y del ataque. En alguna máquina tenían programado el tercer botón para hacer la misma función, pero no molaba tanto como usar la combinación de los dos botones.

Capcom siempre usaba este sistema en todos sus Beat’m up para CPS1: “Cadillacs and dinosaurs”, “Captain commando”, el ya nombrado Final Fight…En Streets of Rage, SEGA iba un poco más allá. La magia no era tal, y ni si quiera era parte de las habilidades del protagonista. En ese caso un coche de policía nos brindaba apoyo lanzando disparando misiles a los enemigos que nos tenían acorralado. Una auténtica bestialidad.

El coste de usar la magia era variable. En el caso de Golden Axe podías estar bien jodido que si no tenias una de aquellas bonitas vasijas azules, no había ni magia ni nada. Sin embargo en Final Fight el coste era tu propia salud. Cada uso drenaba un poco más tu escasa y amarilla barra de vida. ¿Qué hacer? gastar algo de vida para salir de esta o in tentar salir a base de saltos y patadas para poder ahorrar algo de salud? El jefe final estaba un poco más adelante y siempre venía bien un poco de ayuda extra… De entre todos ellos recuerdo con cariño la magia de Warriors of Fate que nos salvó a mi hermano y a mi muchas veces de palmar cinco duros más en la recreativa de la piscina a la que íbamos de pequeños.

Hoy en día existen ocasiones en las que me encantaría tener una de aquellas vasijas azules y “Tirar la Magia”: en la vorágine humana del metro, cuando el jefe te achucha para terminar aquel proyecto tan importante, con el locuaz vecino que te acorrala en el descansillo de casa… Probaré a gritarlo en esas circunstancias, lo mismo tengo suerte y aparece algún amiguete dando una patada giratoria para salvarme del problema

  1. Aisss… esa mágia (nunca mejor dicho xD) de muchos de los juegos clásicos de 8 y 16 bits. La de horas que me habre tirado yo jugando al Final Fight, al Golden Axe y a los Streets of Rage…

  2. Me alegra mucho que os haya gustado este, mi primer articulo para Akihabara. 🙂

    Yo tambien juego a mas videojuegos retro que actuales en plataformas modernas. Sera que me hago mayor.

    slaudos

  3. Artículo de los que tocan la fibra sensible. Yo también me inicié con las “magias” del Golden Axe y como muchos, también llamaba “magias” a las del Streets of Rage, lástima que es un concepto que se ha ido perdiendo al igual que el propio género.

    Es más o menos lo que ha pasado también con las invocaciones de los JRPG, que muchos juegos las ponen por poner y realmente no son ni necesarias.

Deja un comentario