Aún hay esperanza para los guitarristas frustrados

Podría decirse que todo amante del rock se ha planteado alguna vez, aunque solo haya sido por un instante, comprase una guitarra eléctrica y emular a su ídolos, aunque no son demasiados los que acaban intentándolo, y aún menos los que lo consiguen. No me cabe duda de que Guitar Hero supuso una revolución y un rotundo éxito porque supo aprovechar este deseo que, con más o menos fuerza, reside en todos nuestro corazoncitos: aunque al fin y al cabo lo que estábamos empuñando era un trozo de plástico, por un momento podías creerte que ese solo orgásmico de Sweet Child O’Mine estaba sonando porque tú te estabas dejando la muñeca en intentar darle a esos 5 botones de colores mientras rasgueabas, y eso muy bestia.


Para muchos, esta sensación fue el empujoncito que les lanzó a comprarse una guitarra de verdad, yo fui uno de ellos, y hace mucho tiempo que la tengo cogiendo polvo en un rincón. Comprobé que pasarte Guitar Hero en Experto no significa nada, y que eso de la constancia no es mi fuerte, al menos en el mundo musical. Por eso cada vez que veo un proyecto que pretende aunar la mecánica de la gallina de los huevos de oro que Activison mató, con un guitarra de verdad, con el objetivo de aprender a tocar esta última, mi cuerpo empieza a secretar fluidos de diversa índole. Ya me pasó con Rock Band 3, que al final no resultó ser lo que se esperaba y que solo era compatible con su propia guitarra, y también con Power Gig, que todavía no he conseguido ver a la venta en España.

Ahora le toca el turno a Ubisoft, que parece querer aprovechar el vacío que ha dejado Guitar Hero con una apuesta más hardcore como las que he mencionado. Rocksmith, que es como se llama el juego, hace que vuelva a poner mis esperanzas en un juego musical, y esta vez tengo dos motivos de peso para ello: el primero, que creo el más importante, es que podremos usar cualquier guitarra eléctrica o electroacústica de la que dispongamos, y el segundo es que tratándose de una compañía como Ubisoft, que aunque puede caernos mejor o peor, es una de las grandes de la industria, podemos confiar que el juego será mimado y distribuido como se merece.

Aparte de lo que ya os he contado, sabemos que el juego saldrá a lo largo de la segunda mitad de 2011, y parece ser que contará con unas 45 canciones entre las que veremos a los Rolling Stones, a Nirvana o a David Bowie, por ejemplo.

  1. Lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero lo quiero

Deja un comentario