Análisis: Ark: Survival Evolved, el culmen de un género

En 2015, las desarrolladoras Instinct Games y Studio Wildcard se unieron para crear Ark: Survival Evolved, un título más de supervivencia. Sin embargo, su progreso, la comunidad y sus posibilidades lo han convertido en una de las mejores opciones del mercado actual, muy por delante de Rust, Conan Exiles, The Forest o DayZ.

Convive con dinosaurios

Por si vives en otro mundo y aún no has oído hablar de Ark, te cuento. Su base principal radica en sobrevivir en un mundo lleno de jugadores y dinosaurios. Comienzas sin nada, sin conocimiento alguno, pero rápidamente deberás adaptarte y superarte para que otros usuarios no abusen de ti. Para ello podrás crear tu base, muy al estilo Minecraft; domar dinosaurios, o robar a otros usuarios.

Todo lo mencionado anteriormente es opcional, ya que también puedes unirte a la tribu de alguien y que te lo dé todo hecho, aunque no es lo más recomendable, ya que el título pierde todo sentido. Sin embargo, es menos pesado y algo más divertido, ya que de primeras puedes optar a todas las posibilidades. Para gustos, colores.

A lo largo de nuestra aventura iremos encontrando Notas de Explorador, que nos irán contando varias historias de supervivientes, el pasado de los dinosaurios o secretos escondidos en Ark. Es muy recomendable obtener estos coleccionables, pues estos otorgan potenciadores temporales para subir el nivel de nuestro personaje de forma más rápida. No es fácil encontrarlos, ya que el mundo es muy extenso, pero se puede optar por consultar una guía.

Como buen juego de supervivencia que es, nuestro personaje tendrá un progreso. Subiremos de nivel al construir, cazar, recolectar, elaborar o domar a dinosaurios, y el máximo dependerá de cada servidor. Lo mismo ocurre con los dinosaurios, cuanto más nivel tenga, más difícil será domarlo, pero más poderoso será; aunque cuando lo usemos, podremos subir también su nivel, así como sus atributos. Estos se distribuyen en salud, energía, oxígeno, comida, agua, peso, daño cuerpo a cuerpo, velocidad, habilidad de fabricación, fortaleza e inconsciencia. Dependiendo del nivel, podremos desbloquear planos de fabricación, y como ya os imagináis, cuanto más nivel seamos, mejores cosas podremos construir.

A la hora de domar dinosaurios podremos optar por usar la fuerza bruta, como a puñetazos o a piedrazo limpio; o también ser más inteligentes y crear flechas o dardos somníferos. Esta última resulta más eficaz, pero obviamente nos consumirá más recursos. Otro factor a tener en cuenta es la salud de la criatura, ya que si nos pasamos de salvajes podremos matarlo. Una vez que los hayamos dejado inconscientes tendremos que ponerle una montura, que deberemos traer de casa, así que ya sabéis, antes de salir de caza tendremos que prepararnos bien.

El título cuenta con más de 1000 servidores oficiales, y varios cientos de servidores no oficiales, donde la comunidad es más amigable. Contaremos con dos modos: PvE, donde solo deberemos de preocuparnos de los dinosaurios; y PvP, que tendremos que defendernos de otros jugadores. Por otra parte, los servidores pueden tener reglas especiales, como el Normal, es la experiencia natural; Primitive, no podremos hacer uso del metal y contenido futurista; y Hardcore, donde solo tendremos una única vida.

El objetivo final, o el más importante, es derrotar a los Guardianes de Ark, que podremos activar en los obeliscos siempre que tengamos los Artefactos, que se pueden encontrar en las cuevas del mapa. Estos suponen un gran desafío, y lo ideal es llevar a muchísimos dinosaurios, un buen equipo y a varias personas que te cubran las espaldas. Estos te darán Elemento, que nos servirá para crear, la que es para mí, la mejor armadura del juego, la Tek Tier. Esta armadura nos proporcionará volar, super fuerza, rayos láser, super velocidad, etc. También se puede usar para crear monturas.

Ark: Survival Evolved cuenta con varios mapas, algunos mediante DLC de pago y otros totalmente gratuitos. Para el que se inicie, The Island es el más recomendable, ya que tiene todos los recursos a mano. Luego, si quieres más dificultad puedes optar por The Center o Ragnarok, el cual este último te permite montar en dragones y glifos. Por otra parte, tenemos los DLC de pago, como Aberration, que llegará próximamente; o Scorched Earth, el mapa más difícil de todos por la escasez de agua.

Una de las características que tenemos en la versión de PC es la posibilidad de mods, que nos proporcionarán más contenido. Estos pueden ser activados en el modo un jugador o en servidores no oficiales, siempre que el moderador lo permita. Todo el contenido que haya dependerá exclusivamente de la comunidad, y bueno, de momento no lo están haciendo mal.

Sobrevive tú solo

Por si te lo estabas preguntando: sí, tiene un modo Battle Royale, al parecer ya es una costumbre agregarlo. Siendo sincero, este modo nació muerto, no lo he podido ni probar. La comunidad no lo juega porque sus desarrolladores no le han dado apoyo. Su última actualización fue en diciembre de 2016, y según pone sus características, 72 personas deberán sobrevivir en el mundo Ark, hasta que solo quede uno.

Apartado Técnico

Gráficamente Ark: Survival Evolved es lo mejor y lo peor. Me explico, en algunas ocasiones tiene auténticos momentazos, pero en otros… en otros tela marinera. Hay texturas que no cargan a veces, bugs visuales, oscuridad que no te deja ver, estructuras y dinosaurios que desaparecen y aparecen, etc. Eso sí, los modelados de los dinosaurios, los colores tan vivos, la iluminación y los excrementos restarán importancia a estas minucias. Estos errores visuales no tendrían importancia si el título siguiese en beta, pero recordemos que ya está en su versión final.

En el apartado sonoro de Ark: Survival Evolved no hay mucho que destacar, cumple sin más, aunque es cierto que le vendría bien más variedad de efectos sonoros.Quizás lo más grave del título es su rendimiento, y aunque se haya mejorado desde su paso por Early Access, sigue teniendo problemas. Con un PC de gama alta no se ha podido jugar a 60FPS estables ni en calidad media. En calidad alta no alcanza ni los 40FPS, y las constantes caídas de FPS hace que el título no se disfrute como se debería.

Conclusión

Ark: Survival Evolved es ante todo un juego muy divertido. Es cierto que se disfruta más jugando con amigos, pero en solitario gana más en tema de supervivencia. Las horas de juego son prácticamente interminables, es rejugable a más no poder. Dime tú a quien no le gusta ir a lomos de un T-Rex, construir tu propia fortaleza, robar a otros jugadores o hacer nuevos amigos. Su fallo más grave es su apartado técnico, que, aunque gráficamente luzca espectacular, su rendimiento le resta enteros. Actualmente, es el título de supervivencia más interesante del mercado. [80]

    • Para nada, en ningún momento se puede conseguir las cosas pagando, todo es con tu esfuerzo o con la ayuda de alguna tribu, al menos en servidores oficiales.

      En cuanto en los no-oficiales, es como con todo, para mantenerse necesitan dinero, y los usuarios pueden donar a cambio de alguna que otra ventaja. Pero por lo general, suelen ser skins.

      Y bueno, como ya dije en el análisis, los mapas “más chulos” por así decirlo, son los de pago. Estos traen muchas novedades que estarían bien incluirlas en el juego base.

      En resumen, que me enrollo mucho, mi experiencia ha sido de jugar y solamente jugar para el progresar.

Deja un comentario