Análisis de AR-K para PC

Tres años después de lanzar el primer episodio de AR-K en PC, Gato Salvaje ha conseguido llevar su juego a Steam con los dos primeros episodios acabados tras superar su campaña de financiación mediante Kickstarter. AR-K es una aventura gráfica episódica planteada como una serie de televisión con un guión que pretende enganchar al jugador.

AR-K

La versión de AR-K que podemos adquirir actualmente en Steam contiene los dos primeros episodios titulados “Lo que la esfera se llevó” y “La chica que nunca estuvo allí”. En ellos se nos narra la historia de Alicia Van Volish, una joven estudiante de periodismo con unas habilidades deductivas sobresalientes que fue expulsada de su antiguo trabajo en el cuerpo de policía después de que se encontrara en su mochila una misteriosa esfera que parece no querer salir de su vida. La trama llama la atención por las incógnitas que presenta y hace que queremos avanzar siempre un poquito más en cada nivel para descubrir qué es la esfera y que relación tiene Alicia con ella.

Una vez tomamos el control de nuestra protagonista nos damos de frente con una aventura gráfica Point and Click clásica que podría recordar a franquicias como Broken Sword. Todo en el proyecto de Gato Salvaje parece idílico y maravilloso para los amantes de las aventuras gráficas, hasta que llevas media hora jugando, o intentándolo al menos. De forma totalmente incomprensible AR-K está más cerca de un proyecto en un estado prematuro de desarrollo que de un videojuego totalmente finalizado. La cantidad de errores que pueblan los niveles sumados a las importantes carencias de las que adolece la experiencia hacen de este lanzamiento algo que difícilmente entretiene y que llega a ser incluso frustrante.

AR-K

Zonas que se quedan bloqueadas sin que podamos pinchar en ninguna parte obligándonos a salir al menú principal y volver a cargar la partida, la falta de un menú de opciones, por básico que sea; líneas de texto que no aparecen, diálogos que no saltan cuando deben, acciones que deberían tener cierto efecto en los niveles y que no lo tienen en absoluto. Todo en AR-K parece diseñado con prisa y sin ningún mimo por parte de sus creadores, desconocemos que tipo de problemas -a parte de los económicos típicos del desarrollo en nuestro país- han tenido que superar los gallegos de Gato Salvaje durante el desarrollo de AR-K, pero no se nos ocurre ninguno que justifique el lanzamiento de este producto al precio de 10€, vendiéndose, además, los dos episodios restantes por separado.

Mentiría si dijera, por mal que suene, que no me cuesta más criticar negativamente un producto nacional de lo que podría costarme con cualquier otro juego desarrollado fuera. Pero recomendar AR-K a cualquiera, al menos a su precio actual, me parecería poco menos que un engaño. Sobre todo cuesta asimilar este desastre en un proyecto que tenía ciertas bazas para convertirse en una de las grandes aventuras gráficas del año. Una de esas bazas es la voz de Alicia en su versión inglesa, que es doblaba por Ash Sroka, actriz de doblaje que ponía voz a Tali en la trilogía Mass Effect. El proyecto también cuenta con el aclamado guionista Greg Rucka, quien ha trabajado en algunos de los cómics más importantes de DC Comics y Marvel y que se ha encargado de escribir los episodios 3 y 4 de AR-K así como de revisar los dos primeros.

AR-K

Un simple parche podría solucionar la mayoría de las taras que convierten la experiencia de AR-K en un sopor más que en una aventura divertida, y decimos simple por el concepto de parche, no por la cantidad de errores que habría que solventar, que no son pocos. Sin todo estos problemas AR-K sería una aventura gráfica más que decente, con un guión interesante, una animación en 3D que recuerda a aventuras clásicas como SAM & MAX de Telltale. Los personajes presentes a lo largo de toda la aventura tienen el carisma y el punto cómico necesario para que queramos conocerlos mejor. Conviene comentar que AR-K está ambientando en un futuro de colonización espacial por parte de la humanidad y en el que seres de otros planetas conviven junto a los humanos con total normalidad, una decisión de diseño que llama la atención y otorga un soplo de aire fresco al catálogo reciente del género.

Todo lo aquí contado no significa que debamos poner una cruz negra a los trabajadores Gato Salvaje y repudiar todos sus proyectos. Personalmente estoy deseando ver publicados los siguientes dos capítulos de AR-K para comprobar el efecto que ha tenido la mano de Greg Rucka en el guión de dichos capítulos y si en el desarrollo de los mismos se ha puesto algo más de empeño y se han pulido los errores aquí presentes con el presupuesto conseguido durante la financiación de Kickstarter. Además, estoy pendientes de su futuro en Canadá y de lo que allí podrán hacer con menos dificultades económicas, más ayudas y un estudio mejor en el que trabajar. AR-K, en mi opinión, no es una experiencia recomendable a día de hoy, cuando se escriben estas líneas, pero mantengo la fe en la capacidad de este estudio gallego para sus futuros trabajos. [40]

Deja un comentario