Análisis de Def Jam Icon (PS3)

ANÁLISIS REALIZADO PARA CANAL JUEGOS

¿Eres fan del sobrado de The Game? ¿Te sabes todas las canciones del guaperas de Sean Paul? ¿Vas al gimnasio para ponerte más cachas que Ludacris? Si has respondido afirmativamente a las preguntas anteriores, que sepas que Def Jam Icon va a convertirse en tu juego preferido. Y no estoy de coña, n163r5.

INTRODUCCIÓN
Def Jam Icon es la tercera iteración de la serie de juegos de lucha resultantes de la colaboración entre el gigante Electronic Arts y el sello de música rap Def Jam. Esta saga se ha caracterizado por poner frente a frente a algunos de los raperos más famosos de los USA para que se toquen la cara los unos a los otros más de lo que sus estilistas quisieran. Y es que la aureola de tipos peligrosos salidos de los peores barrios de las ciudades casa a la perfección con el background necesario para crear un juego de ésto de repartir hostias. Ríete de la pobre justificación del Torneo del Puño de Hierro o de la ¿historia? de los personajes de Virtua Fighter: Nada es más creíble que ver a dos armarios roperos vestidos con cadenas y cuero repartiéndose hasta dejarse tibios.

Con un estilo de lucha más cercano al Wrestling que a las artes marciales y gracias al carisma de sus protagonistas, los juegos de Def Jam han tenido su público. Este Icon no va a ser una excepción, y a los ingredientes de las anteriores entregas ha añadido unos cuantos ingredientes para seguir engatusando al personal.

En esta ocasión los raperos participantes son, entre otros, Big Boy, Bun B, E-40, The Game, Ghostface Killah, Jim Jones, Lil Jon, Ludacris, Method Man, Mike Jones, Paul Wall, Redman, Sean Paul, Sticky Fingaz, T.I. y Young Jeezy. Aunque seguramente echaréis de menos a alguno de vuestros favoritos, lo cierto es que los existentes conforman una gran representación de los raperos pertenecientes al sello Def Jam más famosos del momento.

GRÁFICOS

Los combates han sido orquestados por el mismo equipo que se encargó del fotorrealista Fight Night 3 y eso se nota. Los raperos son el vivo retrato de sus homónimos reales – cadenas, tatuajes y peinados incluidos – y las animaciones son de muy alto nivel. Además, los escenarios en los que transcurren las luchas están perfectamente diseñados y repletos de mil y un detalles, además de reaccionar a la canción que esté sonando en cada momento. Como colofón, las pantallas están repletas de objetos que podréis destrozar, ya sea con vuestros golpes o lanzando a vuestro adversario. Los menús de juego no son tan espectaculares, pero cumplen su cometido. Y del editor de personajes tan sólo decir que está al nivel y es tan completo como otros juegos de EA. (Casi) nada que criticar en este apartado.

SONIDO
Supongo que nadie se sorprenderá si afirmo que la banda sonora de Def Jam Icon está conformada íntegramente por canciones raperas. Si te gusta el género estarás encantado, pues seguramente estarán incluidas algunos de los temas que más suenan actualmente. Sino, me parece que te has equivocado de juego, y más teniendo en cuenta que en la versión PlayStation 3 no se permite importar tu propia música al juego, algo que sí es posible en su homónima de Xbox 360 ¿Porqué no habrá utilizado EA las enormes posibilidades de conexión USB que permite la máquina de Sony? Los raperos, además, tendrán todo un repertorio de insultos e improperios que irán soltando durante los combates. Vamos, que no sólo se parecerán a sus alter egos por su físico, sino también por su envenenada verborrea. La censura parece brillar por su ausencia, algo que aplaudo, porque siempre me ha parecido una soberana tontería que cantantes de color sean atacados por usar la palabra “Niger” (negrata). Es como si yo tratara de ofender a mi padre llamándole “Blanquito”.


JUGABILIDAD

El modo principal de Def Jam Icon es el Modo Historia, aquí bautizado como “Build a Label” (Monta un Sello Discográfico). El objetigo es atesorar el máximo dinero que puedas, contratar a los mejores artistas, seducir a las más bellas féminas de la ciudad – las cuáles no sólo os pondrán al rojo vivo a vosotros, sino también a vuestras tarjetas bancarias – y ganarse el respeto de los raperos rivales en los combates que se irán sucediendo. Además, tendréis que ir pagando los caprichos de vuestras estrellas si queréis que estén contentas y borden su trabajo. A grandes trazos, en eso consiste este modo, que podría llamarse perfectamente “Modo Testosterona”.

A pesar de toda la parafernalia montada con el modo “Build a Label”, el meollo de la cuestión siguen siendo las sesiones de reparto de golpes o combates entre gigantes del ego.
Teniendo en cuenta que los luchadores son raperos, la música tenía que tener un papel muy importante en todo el asunto. Y así es, mucho más que en los anteriores Def Jam. Antes de cada combate seleccionas qué canción va a ser tu tema durante el envite. Podrás activarla cuando tu adversario esté besando la lona – o mejor dicho el frío asfalto, porque aquí el ring es la misma calle. La gracia del asunto es que los escenarios reaccionarán a la música, haciendo que cosas no demasiado buenas para el que esté en el lugar equivocado sucedan. Así, explosiones y otras caricias ocurrirán en determinados puntos del escenario cuando una parte de tu tema esté sonando. La clave es enviar a tu adversario a esa parte del nivel de un golpe o de un lanzamiento para así conseguir un dañino combo que te proporcione una ventaja que pueda resultar decisiva para el combate y, utilizando los controles de DJ, hacer sonar el estribillo de la canción. Una fórmula francamente original pero que no consigue esconder las limitaciones del combate machacabotones de toda la vida.

El otro modo importante de juego, el Versus, está disponible también de forma online y en él encontramos cosas tan interesantes como la posibilidad de configurar diferentes mensajes que recibirá el jugador que se enfrente a vosotros, algo ciertamente aprovechable para soltarle alguna que otra fanfarronada. Estos mensajitos cobran mayor importancia en esta versión que en la de la 360, porque en la de PS3 no habrá posibilidad de hablar por voz con vuestro contrincante.

CONCLUSIÓN
Dado el estado actual del catálogo actual de PlayStation 3, la verdad es que se agradece la aparición de un juego – sea cual sea su naturaleza. Dej Jam Icon no pasará a la historia como el mejor título de lucha del catálogo de PS3 – aunque de momento no tiene mucha competencia -, pero eso no le impide ofrecer un apartado visual de primer nivel y algunos toques de Sim bastante interesantes. El conjunto, sin embargo, no acaba de cuajar, sobre todo por las carencias de los combates, y el resultado final es un título aceptable para el público en general y más que interesante para los fanáticos del rap.

PUNTOS BUENOS
* Los gráficos son casi fotorealistas.
* El uso tan original de la música durante los combates.
* La banda sonora y los efectos de sonido.
* El carisma de los raperos-luchadores es incuestionable.
* Algunos toques del modo “Build a Label”.

PUNTOS MALOS

* Como juego de lucha tiene muchas limitaciones.
* No poder importar tu propia música.
* El modo “Build A Label” tiene muchas limitaciones como simulador.
* La falta de armas durante los combates.

Deja un comentario