Análisis de Gatling Gears para PlayStation 3

Análisis Gatling Gears

Los juegos descargables se han ganado poco a poco el respeto de los usuarios de todas las plataformas. Han pasado de ser una simple oportunidad para sacar un juego de un humilde equipo de desarrolladores a ser un auténtico campo de batalla de forma cada día más habitual para lanzamientos de peso.

Gatling Gears se presenta como un juego Arcade clásico donde los más veteranos pueden sentirse como en casa. Nos pondremos a los mandos de un mecha en un contexto localizado en una Guerra Mundial alternativa y con los tópicos que ambientaban entonces a cualquier título de corte clásico. Un villano, un planeta en peligro y un héroe. Suficiente

El control está totalmente adaptado a los tiempos que corren. Ya hemos visto en varias ocasiones como sacar el jugo a los dos sticks que tienen los mandos de hoy: el izquierdo nos servirá para movernos y el derecho te permitirá disparar en todas las direcciones. Nada nuevo bajo el Sol salvo que podremos calcular la trayectoria de las bombas a distancia con los gatillos superiores. Parece una tonteria pero en mi opinión la gracia del juego reside en este aspecto, que se acaba antojando fundamental. Con un simple vistazo que eches a Gatling Gears sabrás que se trata de un festival de explosiones gratuitas y un frenetismo epiléptico. Si buscas complicadas combinaciones de botones y profundidad psicológica, no es tu juego.

Los gráficos son coloridos y variados: montañas, ríos, ciudades devastadas, fortalezas enemigas y desguaces están creados con mucho mimo y con una idea de dibujo animado inofensivo que le va al pelo. Las 30 misiones divididas en 5 capítulos que presenta el título presentan dos situaciones básicas, ir del punto A al punto B arrasando con todo y pequeñas áreas estancas que persiguen tu resistencia con oleadas de enemigos. El reclamo que propone Gatling Gears es mejorar tu robot con distintas etapas de armadura y equipamiento, nuevas skins, comportamientos de la armadura y lo que sin duda más me ha gustado, mascotas que te acompañaran en tu camino. Enemigos tiene para dar y tomar, desde robots tala-árboles a otros que tienen cúpulas Tesla que los protegen. A destacar el diseño de todos ellos, especialmente el de aéreos. Auténticas estructuras volantes. Toda pieza de artilleria me recuerda consistentemente al universo Metal Slug. No jokes

Mención especial a los jefes finales, con patrones muy trabajados y muy poco respetuosos con tu paciencia.
La cámara es horrible, rompe el esquema de todo el juego; los enemigos se acercan y se alejan sin ninguna lógica. No te permite retroceder y lo que es peor, el juego es una carrera en contra de la cámara, si te despistas te quedas sin recoger cualquier cosa o encajado en 2 partes del escenario. Muchas estructuras del escenario son propensas a la destrucción. Otras muchas no. El arte que maneja en cuanto a ilustraciones es bastante pobre y no se llega a comprender teniendo algunos diseños ingame super elaborados.

Si te paras a pensar Gatling Gears es una amalgama de juegos clásicos pero con robots. Un juego que vale lo que cuesta, te mantendrá ocupado en las dificultades más altas. Sin duda el retraso a principios de verano de Trenched ahora llamado Iron Brigade le ha venido de perlas ya que manejan contextos parecidos, guardando las distancias. Hoy sigue siendo un buen reclamo a los que esperamos el título de Double Fine.

Que no os confunda la nota, simplemente es un referente para compararlo con juegos que juegan en su misma liga. Gatling Gears es un juego que proporciona lo que promete sin ir más allá. Las mecánicas que utiliza funcionan en el juego y salvo errores graves de cámara algunos niveles repetitivos que no hacen que tu estrategia y tácticas cambien. Entretiene pero impide que Gatling Gears destaque en el catálogo de títulos descargables.

  1. Me ha encantado este juego y sobre todo los comentarios tan acertados.Me siento aburrido de tanto online barato jurjur. Sobre todo de los mechas que en realidad son mecheros tipo clipper pero bueno eso lo sabe todo el mundo.
    Pues nada como diria tintin, hoy me siento mecha, y tu?

Deja un comentario