Análisis de Medal of Honor (Xbox 360)


Adiós a la Segunda Guerra Mundial. Con esta simple sentencia podemos definir el renacimiento de la franquicia bélica por excelencia de Electronic Arts, que tocó fondo con subtítulos como Vanguard y Rising Sun. Para el renacimiento han tenido en cuenta tres claves que hoy día parecen imprescindibles para hacer un videojuego bélico de calidad: realismo actual, violencia extrema y fuerte componente multijugador.

Así abandonamos Normandía, Pearl Harbor y Guadalcanal para trasladarnos a escenarios donde los malos ya no portan esvátiscas, sino turbantes, lucen espesas barbas y creen en un dios distinto al de los occidentales. Y como un juego de actualidad con un escenario bélico apropiado para la portada de un periódico no sería igual sin su correspondiente ración de polémica, tenemos que luchar con y contra los talibanes, ejemplo de todo mal subyacente y que viene a ocupar la posición que en su momento ocuparon los nazis, los comunistas, los vietnamitas o los alienígenas. Porque los malos siempre son ellos y nunca nosotros…

Medal of Honor

Medal of Honor se divide en dos partes clarísimamente diferenciadas, tal y como se nos demuestra desde el menú principal o por el más simple y obvio hecho de que la campaña y el multijugador han sido desarrollados por dos estudios distintos. La primera ha estado a cargo de Danger Close, también conocida como EA Los Angeles, autora de los últimos Command & Conquer y de los previos Medal of Honor; el multiplayer ha corrido a manos de DICE, una de las desarrolladoras más en forma del panorama actual y creadora de Mirror’s Edge o la saga Battlefield. El resultado de la comunión de ambos estudios es notable, aunque irregular en ciertos aspectos que atañen a la innovación y la originalidad, amén de las lógicas comparativas con sus referentes, sendos Modern Warfare en la campaña, y Battlefield en el multi, en los que sale, lógicamente, perdedor.

Medal of Honor

De la campaña podemos decir que era necesario abandonar la Segunda Gran Guerra, a Hitler, a los nazis y dar un salto de realismo hacia los conflictos actuales. La ocupación de Afganistán es protagonista de una historia con altibajos en la que además de los talibanes aparecen terroristas chechenos. Lo más positivo de la historia es la diversidad que demuestra a través de los personajes y las situaciones, ofreciendo suficiente variedad como para contentar a todos. Desde las clásicas ratoneras suburbiales (el nivel de las favelas de Modern Warfare 2 parece haber causado impacto) hasta los escenarios abiertos que debemos recorrer on-rails disparando montados en vehículos. Aunque su duración no es extraordinaria tampoco rebaja con creces la cotidianeidad de los juegos de guerra actuales; otros problemas, como el escaso nivel de dificultad, la mínima IA que demuestran los enemigos o los marcados caminos que nos obligan a seguir en la historia pesan más en su valoración global. Debemos sumarle una notable ausencia de originalidad y la más que clara inspiración en ciertas secuencias y decorados en sus máximos rivales, por lo que en la comparativa sale perdiendo, amén de un apartado técnico ligeramente por debajo de lo esperado (aunque sin llegar a los alarmantes niveles de bochorno de Halo: Reach).

Medal of Honor

Por otra parte tenemos el multijugador, donde la engrasada mano de Digital Illusions se nota, aunque no llega a las dosis de amplitud ni a los explosivos escenarios de Bad Company 2, por lo que el resultado es un fuerte componente multijugador, muy competitivo, exigente en su dificultad y progresión y lo suficientemente variado para añadirle muchas horas de juego a los gamers más experimentados y que más horas pasan online.

Medal of Honor

Medal of Honor es un título recomendable y si no tuviéramos con qué compararlo podría haber implantado un nuevo estándar en la industria. Pero para eso llega tres años tarde. Parte con la ventaja de ha llegado al mercado antes que su principal rival, que no es otro que CoD: Black Ops, y que su multijugador juega con las seña de identidad y la experiencia que es capaz de aportar la desarrolladora sueca. A pesar de que bajo mi punto de vista es un buen punto de partida para el renacimiento de la saga MoH (las medias de Metacritic y Gamerankings no parecen opinar lo mismo) considero que Electronic Arts debería emplear el mismo gasto en marketing y adaptar las fechas de lanzamiento de Bad Company, su franquicia bélica más importante en estos momentos, para que pueda pelear de tú a tú contra la feroz competencia. Medal of Honor ha sido tratada con mucho más amor, y posiblemente sin tanto merecimiento, que los últimos Battlefield. Y nunca es tarde para rectificar y poner a cada una en el lugar que se merece.

  1. A mi me parece brutal el juego. Comparto mucho tu opinion pero añado que el modo mision del online online es un de los mejores que se pueden jugar ahora mismo, es una autentico explosión de adrenalina ese modo, sin duda lo mejor de todo el juego., Señalar ademas lo cuidada que esta la versión de PS3 teniendo una edición exclusiva con Medal Of Honor Frontlines en HD y con servidores dedicados. Bravo por DICE, me han conquistado de por vida XD

  2. ¿En verdad hay tanta diferencia entre la calidad del modo campaña y la del modo online, como he leido en muchas críticas? Yo a este nuevo MoH le tenia muchas ganas pero poco a poco se ha ido desinflando mi hype por el. Además la beta del verano tampoco me termino de enganchar, aunque supongo que habran arreglado todos sus fallos…

  3. yo sigo con mis dudas…. si MOH o COD… el COD me tira muchisisisimo pa tras… pq es un refrito del refrito (MW2) del COD4… y no me vale los 70 napos que vale…

    el MOH me tira bastante mas… pero esto de dos desarrolladoras… no se no se…

  4. mis dudas esta entre este o el black ops que para variar me lo pillaba si no fuera que solo dispongo money para elegir uno, nos e cual sera el mejor supongo que este por vairedad tira mas aunque me han dicho que la voz del prota es penosa (cosa que yo valoro vastante el doblaje) ya que no quiero ver el juego por no comprarlo antes de ver el otro. por otro lado esta el modo zombi y/o las operaciones especiales que me enganchan vastante, un buen analisis que me induce a pillarmelo pero un modo zombi para mi es como un buen par de tetas, (da igual lo fea que sea que si estan bien puestas XD) en fin esperare al 9 de noviembre

Deja un comentario