Análisis de NBA Live 10 (Xbox 360)

null

Un, dos, tres… dos pasitos p’alante lolailo. Un, dos, tres… un pasito p’atrás. Hey chavales, aquí me pilláis cantando la primera canción que me ha venido a la mente tras jugar a NBA Live 10. Cada año la saga baloncesto de EA da un pasito hacia delante y ofrece mejoras que poco a poco la van acercando a su rival. Este año podríamos destacar la integración cuasi-perfecta del ADN dinámico (viene un código para toda la temporada junto al juego, nada de gastarse más dinero del que ya de por sí vale), la espectacular recreación facial o el sistema de ataque 1 vs. 1. Pero como en la canción de Ricardo Martín, por cada dos pasos que se dan al frente se da uno hacia atrás. Y en este caso el mayor afectado es el desarrollo de los partidos en sí, mermados principalmente por el pésimo comportamiento de la IA de nuestros compañeros que suelen hacer la estatua con bastante frecuencia y por un ajustado sistema defensivo prácticamente inquebrantable.

null

Otra de las novedades destacadas es la Adidas Live Run en el podemos echar unos partiditos cinco contra cinco y en el que podemos formar equipos auto-consistentes que funcionan como un clan y competir online contra otros “clanes”. Por supuesto todo la parafernalia online nos permite acceder a estadísticas en tiempo real, noticias y un largo etcétera informativo sobre la liba de baloncesto estadounidense.

La temporada dinámica nos permite meternos en el papel de la franquicia de nuestros amores y seguir minuciosamente su evolución en el campeonato. Si por ejemplo elegimos a los Lakers y Bynum se lesiona por enésima vez no podremos contar con él durante los partidos en los que esté lesionado en la vida real. Que Gasol promedia cinco rebotes por partido más que antes, la mejora aparece en sus estadísticas y se ve aplicado con rigor en el juego; que el dedo roto de Kobe comienza a hacer que pierda efectividad (es broma, ni cortándoselo dejaría de anotar el colega) se mimetizará en la temporada.

null

Si la temporada dinámica es demasiado hardcore por su realismo podemos tirar de la siempre efectiva Dinastía, en la que además de controlar los partidos podemos hacer de manager y encargarnos de fichajes, entrenamientos, personal… Contamos además con la posibilidad de saltarnos la temporada regular y competir directamente en los emocionantes play-offs. Y si lo que te gusta es jugar online tienes la posibilidad de organizar ligas en las que competirás hasta con 30 colegas por la gloria de los Grizzlies o del equipo que te toque en suerte.

null

En cuanto al baloncesto en sí, además de la mejora del modo pick & roll que nos permite hacer enfrentar los uno contra uno de forma espectacular, encontramos la mayor parte de los problemas del juego. Desde errores técnicos que hacen que el balón sólo va donde queremos si tenemos pulsado el botón de pase en el que se marca con un botón el compañero de destino, el que cuando reciben el balón den un paso atrás con el peligro que conlleva en los campo-atrás o atascos menores cuando los balones atraviesan a los jugadores para llegar a su destino o que las marcas tiendan a perderse por si mismas y cuando saltas a hacer un tapón realmente estás dando la espalda al jugador que al que tratabas de obstaculizar. Tiene cosas buenas además del pick & roll, como las jugadas rápidas y las opciones estratégicas que son bastante sencillas de utilizar y funcionan medianamente bien, y a nivel gráfico el juego presenta un acabado cada vez más detallado. Los cortes entre animaciones son prácticamente inapreciables, la recreación facial y muscular está notablemente lograda y la ambientación de los partidos ha mejorado respecto a los últimos años, aunque sigue un par de temporadas detrás de su principal rival.

null

En cuanto a los ajustes de sonido, en NBA Live 10 volvemos a contar con las voces digitalizadas de Sixto y Daimiel. Lo que parece una buena noticia, que lo es, ójala todos los títulos estuvieran doblados, no lo es tanto cuando la variedad de los comentarios goza de un abanico muy limitado de expresiones, los ajustes de volumen son menos que escasos y las frases entrecortadas están… realmente entrecortadas (Canasta de… Bryant; falta personal de… Gasol). Necesita, puede y debe mejorar.

  1. La verdad es que no es un mal juego ni muchísimo menos, lo que pasa es que su rival es muuuy superior. Ojala algún día veamos a los dos juegos más igualados.

    Salu2

    PD: menudo careto el de Gasol en la tercera foto xDDDDD

  2. la saga de 2K le lleva aun mucha ventaja pues aunque los NBA Live siempre resultan muy entretenidos, la profundidad de su rival aun esta a años luz. El basket parece que a EA le cuesta mas en esta generacion, tras superar a su rival en lo futbolistico.

Deja un comentario