Análisis de Scott Pilgrim contra El Mundo para PS3

Debido al éxito de la novela gráfica del canadiense Bryan Lee y su paso a la gran pantalla, UbiSoft nos adapta la obra del noveno arte al mundo de los videojuegos. Como ya nos podemos imaginar desde la primera vez que leemos el título, Scott Pilgrim Contra El Mundo es, dicho en pocas palabras, un beat’em up (un juego de peleas callejeras) al más puro estilo de Streets of Rage o Double Dragon que mantiene la estética retro de antaño añadiéndole fluidez, una mayor gama de colores y sonidos, un poco de RPG, mucha personalidad y risas garantizadas.




El argumento del juego es simple: Scott se enamora de Ramona Flowers, una chica que conoce en una fiesta de su instituto. Empiezan a salir juntos y comienzan los problemas, los siete ex-novios le quieren partir la cara al nuevo afortunado. Pero por suerte nuestro prota no está solo y cuenta, además de su novia, con dos amigos suyos que forman parte de la misma banda de rock, Stills y Kim.

Antes de comenzar/reanudar la aventura podemos elegir entre tres modos de dificultad diferentes, seleccionamos uno de los cuatro personajes disponibles (más uno secreto que podremos desbloquear), así como el color del pelo o camiseta. Hecho esto, podemos empezar a limpiar las calles, sea solo o con hasta tres amigos más en modo multijugador. Y aquí viene el primer pero, y es que el juego no dispone de un multijugador online, aunque os garantizo que no lo echaréis de menos si tenéis un compañero del vicio. Además de resultar más divertido, la dificultad se reduce considerablemente, ya que podremos “despertar” a nuestros compañeros batidos antes de que mueran.

Los controles y la mecánica del juego son practicamente idénticos a otros clásicos del género. Tenemos un ataque rápido, uno más fuerte, bloqueo, salto, y dos habilidades que consumen “puntos de coraje”: ataque de área y una pequeña invocación. Y no menos importante, todo un arsenal de armas que encontraremos por los suelos o que podremos conseguir de nuestros rivales; desde objetos típicos como bates, palos, cubos de basura; hasta otros no tan comunes como guitarras, paraguas o los propios enemigos batidos.

Esto es solo el comienzo, ya que a medida que obtenemos puntos de experiencia (ya sea completando niveles o comprando consumibles en las muchas tiendas repartidas por el mapa) subimos de nivel, mejoramos nuestros atributos (puntos de salud, velocidad, defensa…) y desbloqueamos nuevas habilidades que nos facilitarán mucho el trabajo. El dinero lo ganaremos fácilmente en forma de monedas eliminando rivales o desde algunas salas secretas, lo que en otros juegos llaman “bonus stages”.

A lo largo de nuestro camino nunca andaremos solos, siempre nos hará compañía una variada fauna de enemigos que querrán probar nuestros puños. Los típicos malotes de la calle, paparazzis, ninjas, zombies, extraterrestres, gordos disfrazados y mucho más; sin olvidarnos obviamente del jefe que se nos presentará justo en la meta final. Cada uno más friki y malote que el anterior, y cada uno con sus pros y talón de Aquiles.

Como ya he comentado al principio, en lo que a gráficos se refiere se mantiene el espíritu de los noventa (todo hecho a base de sprites, al más puro estilo pixel art), rejuveneciéndolo con el alto nivel de detalle y animaciones muy fluidas. Los efectos de sonido no es que llamen mucho la atención, sí la banda sonora que hasta resulta bastante “cañera” para ser de 8 bits.

Mención especial al nivel de cuidado y la variedad en el diseño de los niveles, así como la gran cantidad de guiños a otros videojuegos, animes o series de televisión. Si nos fijamos bien, encontraremos tanto elementos típicos de clásicos como Street Fighter, Super Mario Bros o Sonic; así como pequeños guiños a Mazinger Z, El Coche Fantástico, Indiana Jones, etc.

Resumiendo, Scott Pilgrim contra El Mundo es un título muy completo y divertido, pensado para jugarse en multijugador, que gustará tanto a los que han podido disfrutar en su día de una consola de 16 bits como a los que buscan un beat’em up retro a la actualidad. Bastante cuidado, rejugable, nivel de dificultad decente, extras que desbloquear… qué más se le puede pedir? Sí, vale, quizá un multijugador online. Juego ya disponible en PS Network y a partir del 25 de agosto en Xbox LIVE.

    • Pues tú te lo pierdes.

      Qué obsesión tiene la gente con el multijugador online, oye…

      Una cosa es que a la gente le guste, y otra que directamente descarten los juegos porque no esté incluído ese modo…

      Pues con su single player y su multijugador offline, he disfrutado mucho más con este juego que con la gran mayoría de juegos con multijudaor online… He dicho.

      En serio, Arki, dale una oportunidad, aunque sea a la demo. Y si te gusta, no dudes en comprarlo, que sólo cuesta 10€.

    • Te lo vas a pasar aún mejor con el jefe final, o mejor dicho, con la fase final xD

      Si tuviera que puntuar este juego le daría un notable alto.

Deja un comentario