Análisis de Toy Story 3 para Xbox 360




Con la película en la que se basa dominando las carteleras mundiales, Toy Story 3 lo tiene fácil para convertirse en un superventas. Pero sus responsables no han querido únicamente crear un producto que se aproveche del tirón de la franquicia en la que se basa, sino que han incluido ciertos detalles que convierten a Toy Story 3 en un videojuego aconsejable para todo tipo de jugadores.

Una partida a Toy Story 3 está controlada por un tablero estilo juego de mesa en el que están representados todos los niveles de los que consta la adaptación del film de Pixar y Disney. La mayoría de los elementos de dicho tablero son fases, pero hay uno muy especial que acaba robando el protagonismo a la mecánica de plataformeo. Ese elemento o zona es la llamada Caja de Juguetes.

Al más puro estilo Dungeon Keeper y controlando a nuestro muñeco preferido, el modo Toy Box nos pondrá a cargo de un pueblo. Podremos modificar los edificios ya existentes, construir de nuevos, comprar juguetes, modificar la apariencia de los ciudadanos, desbloquear zonas… Una evolución que ampliará sus posibilidades a medida que vayamos cumpliendo las tareas que los habitantes del pueblo nos irán proponiendo.

Dichas tareas serán en su gran mayoría minimisiones que no os llevarán más de unos pocos minutos y que os reportarán cierta cantidad de oro que podréis invertir en desbloquear nuevos ciudadanos, juguetes, edificios…

El atractivo del modo Caja de Juguetes es tal que no será raro que os olvidéis del modo Historia, aunque tened en cuenta que en dicho modo habrá infinidad de desbloqueables que podréis usar en el modo Caja de Juguetes.

A nivel técnico Toy Story 3 no sorprende, con algún que otro problema en la sincronización de voces, que por cierto están en perfecto castellano. En lo que respecta a los gráficos, cumplen, pero sin ningún exceso. El apartado visual tiene margen de mejora porque, aunque representa todos los elementos de la película, no se puede decir que sea espectacular como sí lo es la cinta en la que se basa.

Toy Story 3 es un producto muy entretenido que sobrepasa con creces las expectativas que tenía depositadas en él. Y todo gracias al modo Caja de Juguetes. No es un Must Have ni un Triple A, pero es divertido. Que es de lo que se trata, ¿No?

Deja un comentario