Análisis de Trópico 4 para PC

2 años después de la última expansión, FX Interactive nos trae el juego de estrategia dictatorial por excelencia con pocas novedades a cambio de un precio reducido que vale la pena sopesar.

El modo principal del juego consta de 20 misiones, con diferentes trasfondos cada uno, aunque en ocasiones parezcan repetirse el estilo de juego. Durante nuestras partidas podremos decidir si ser un dictador y acaparar dinero para nuestro beneficio o ser democrático y ayudar a nuestros ciudadanos. Pero no todo es tan fácil, nuestras acciones tienen repercusiones en la población, teniendo que llegar incluso a controlar rebeliones contra tu flamante dictadura.

Básicamente el juego no se diferencia de cualquier juego de gestión de ciudades, pero la posibilidad de jugar a políticos corruptos le da un toque de dificultad y alevosía que a más de uno le gustará probar. No podrás contentar a todas las facciones de tu población con la creación de tus edificios, por lo que intentar llevar un ambiente neutral llega a complicarse en algunos momentos. Pero no te engañes, estamos aquí para lucrarnos, así que deberás hacerte un colchón, en tu cuenta suiza, para tu futura jubilación, por lo que sopesa realmente que quieres construir y a quién quieres contentar.

¡Aló presidente!

Principalmente contamos con facciones muy marcadas en nuestros ciudadanos como capitalistas, militares, comunistas, religiosos etc. que te darán más de un problema durante tus mandatos. Así que asegúrate de construir lo básico y decidir cómo ganar dinero fácil para asegurarte medio camino a la victoria.

Al ser un juego-expansión veremos sonidos y efectos ya usados en títulos anteriores, por lo que la mejora gráfica es leve y casi toda dedicada a las pocas opciones nuevas. La música sigue a un nivel muy bueno con auténticos momentos surrealistas al combinar ciertas músicas con acciones del juego.

Voloolare uoh uoh

A pesar de ser un juego que no aporta apenas novedades, su bajo precio, unos 20€ en el mercado, hace que pasemos por alto gran parte de estas carencias, ya que conserva la jugabilidad y saber hacer de su anterior título, haciendo así una opción de compra factible por un buen juego de estrategia.[7]

  1. tio, vaya análisis, has dicho lo que pone en la carátula del juego jaja. Poca coña, como yo no lo gané en AB, me lo pedí para mi cumpleaños, y le llevo un vicio tremendo. Me ha pasado de todos, desde incendios, a manifestaciones con carteles de «muere pendejo». Otra cosa es que EEUU me intentó asesinar pero mató a un doble mío, en otra ocasión se me quedaron mineros sepultados en escombros que tuve que salvar, y hoy creo que ha sido la primera misión en la que el banco mundial no me ha salvado las arcas negativas jeje. Y eso de que no puedes mantener a todas las facciones contentas, es mentira, es fácil conseguirlo desde el Almanaque, haces lo que piden, luego contrarrestas negativos con un buen discurso electoral y todos al 100%. Lo que más cuesta es subir la felicidad del pueblo por encima de 70%, por muchas viviendas y sueldos bajos, los cabrones nunca están contentos. En otra ocasión me han salido ministros corruptos o la consejera de educación se me volvió stripper. Hay mil posibilidades en este juego que lástima que no hayas hecho una análisis algo más profundo, yo solo puedo decir que como estrategia política es muy completo y complejo pero que se le coge el truquillo rápido, eso sí, hay situaciones muy «INSANES» y delhirantes. MUY recomendado a quien le guste la estrategia económica y política.

      • ostras perdona pues, no tenía ni idea, pero es que justo todo lo que se escribe en el análisis, es lo que pone en la portada y en el libreto de instrucciones. En la Hobby Consolas también cuando lo analizaron pasó algo parecido y me quedé a cuadros, no decían nada de nada casi, más que lo evidente o lo que se podía hacer en la primera misión, incluso se atrevieron a decir que todo recaía o en la industria o en el turismo y que todas las misiones eran iguales, esto es un poco incierto porque si bien es la primera fuente de ingresos, hay muchísimos factores que te obligan a amoldarte al juego continuamente, y a la que te despistas, si no están los militares con los golpes de estado, están las superpotencias intentando asesinarte, por otro lado los rebeldes a lo Ché Guevara que te sacan a patadas de palacio, hay que ir con mil ojos para que no te echen de la isla, XD a mí me echaron una vez y te joroban toda la misión sin pestañear jeje ya os hago el reanálisis mañana, un saludo!.

Deja un comentario