[Análisis] Syphon Filter: Logan’s Shadow

null

Análisis realizado para Canal Juegos


Syphon Filter: Logan’s Shadow
es uno de los mejores títulos del catálogo de PSP por encima de toda duda razonable. Sin embargo no sé si tal afirmación es positiva o negativa. La franquicia, originaria de PSX, ha ido evolucionando al paso que han marcado las nuevas máquinas y sus contemporáneos, léase Splinter Cell, para conformar un título al que únicamente se le pueden reprochar un par de apuntes técnicos y su total ausencia de originalidad y capacidad innovadora, algo bastante habitual en estos tiempos y no sólo en PSP.

Éste digno sucesor de Dark Mirror relata los eventos inmediatamente posteriores a los contados en dicho entrega,donde se vuelve a proponer una historia de espías, agentes dobles y conspiraciones que nos pone en el papel del superagente Gabe Logan en la tópica historia de salvar al mundo del terrorismo, etcétera. Para ello, se mezcla un mucho de acción en tercera persona con unas ligeras dosis de infiltración siguiendo los cánones marcados por Splinter Cell, para ofrecer como resultado un título que si bien lo hemos jugado ya con una docena de nombres distintos, al menos tiene la suficiente calidad como para destacar entre la media de la portátil de Sony.

null

Gráficos

Muy cuidados, ofrecen unos de los niveles más altos vistos en PSP. En cuanto al apartado técnico, porque el artístico está tan exento de originalidad como la historia. Lo más importante era hacer que Logan fuera un personaje que resultara creíble y sin duda lo han conseguido. Sin apenas brusquedades, con suavidad, con un buen número de animaciones, el agente se mueve por tierra y agua como un auténtico jabato. Por tanto, excelente trabajo en la animación y volumen del personaje principal, aunque no tanto en los secundarios.

Otro de los aspectos más destacados es el uso de los distintos visores que nos permiten mejorar la vista nocturna, descubrir dispositivos electrónicos o comprobar dónde se esconden los enemigos. Si continuamos con los piropos la recreación de los escenarios es una de las mejores vistas hasta la fecha en PSP: se puede ver a gran distancia y el zoom de algunas armas es espectacular, un buen número de elementos en pantalla y unas ralentizaciones que aparecen muy de vez en cuando. No se puede hablar tan bien de su diseño que está dentro de las normas no escritas y básicas para la recreación de cuarteles enemigos, interiores de barcos y oficinas en las que infiltrarse. Su esquema que obliga a la linealidad en el desarrollo de la misión está a la orden del día, pero técnicamente está al altura. Es un juego bien realizado que entra por los ojos más que por ningún otro sentido.

null

Sonido

Una vez más alabamos a Sony y sus responsables españoles por ofrecernos sus juegos traducidos y doblados, algo no tan habitual como nos gustaría. Además los fx para recrear los disparos realizados con cada arma, los enemigos hablando entre sí y toda la parafernalia auditiva empleada para generar ambientación destacan muy por encima de la media.

Si además tenemos en cuenta que para la banda sonora, realizada ad hoc para el juego, ha sido creada por Azam Ali, cuyo trabajo en Hollywood en cintas como 300 y Matrix Revolutions no pasa desapercibido, tenemos un apartado sonoro de auténtico lujo.

null


Jugabilidad

¡Cuánto echamos de menos el stick analógico derecho en la PSP! Hay tantos juegos de calidad cuyo control se ve mermado por tener que usar los botones cuadrado, triángulo, círculo y equis para mirar alrededor que nos faltarían dedos para contarlos. En Syphon Filter se echa mucho en falta tener un control más rápido y preciso sobre dónde miramos y la velocidad para apuntar, pero son las limitaciones de la máquina y hay que apechugar con ellas. Además, el sistema de control es un tanto complejo, sobre todo para los no habituales de los videojuegos, y cuesta un tiempo cogerle la medida para desenvolverse con soltura. Hay actualización en cuanto al número de movimientos que Logan puede emplear, como el uso del “fuego a ciegas” que claramente está tomado de Gears of War, un salto para evadir las granadas o la inclusión de un nuevo sistema para recuperar energía calcado al de Halo.

El motivo de que el control sea algo lento de asimilar no es otro que la gran cantidad de acciones y movimientos que podemos emplear para completar las misiones, a la par que por el número de armas, munición y gadgets (visores fundamentalmente) que tendremos a nuestra disposición. Sin duda éste es uno de los motivos principales que aconsejan al menos darle una oportunidad: que dentro de la linealidad de las misiones y del simple diseño de escenarios, al menos tenemos la posibilidad de usar al libre albedrío una poderosa maquinaria bélica. Y que tendremos que usarla con frecuencia.

Es imprescindible comenzar con el amplio tutorial para aprender, que no dominar, todas las posibilidades del juego: moverse por los escenarios, ataques cuerpo a cuerpo y a distancia, esconderse y coger a los enemigos por sorpresa, uso de las distintas armas con especial hincapié en el rifle de francotirador y sus distintas municiones, desenvolverser en el agua… Ni que decir tiene que tendremos oportunidad, aunque no la necesidad, de usar todas las habilidades a lo largo de las misiones y que aprender a cubrirse y no ser descubierto será vital para resolver las misiones sin perder la vida en el intento.

El desarrollo en sí del juego se basa en misiones y submisiones, localizadas en distintos puntos del planeta, y que nos obligarán a sacar el máximo partido del Manual del Agente Secreto. Hay misiones más orientadas a pasar desapercibido, en otras donde la acción estará más presente, zonas en las que tendremos que emplear nuestras recién aprendidas habilidades subacuáticas… Como ya he mencionado, no inventa nada nuevo, pero la espectacular ambientación para ser un título portátil y la amplitud y variedad de las misiones que sacan partido de toda la potencia de PSP y del agente Gabe Logan, dan como resultado un título muy completo y que merece la pena disfrutar. Los que se quedaron asombrados con la anterior entrega, Dark Mirror, que no duden que están ante una secuela que está a la altura de lo esperado.

Además el multiplayer vuelve a ser sobresaliente: ocho jugadores en modos ad hoc e infraestructura que pueden competir en partidas deathmatch individual y por equipos, y en dos nuevos modos llamados Recuperación y Sabotaje; el primero es una especie de “capturar la bandera”, mientras que el segundo consiste en sabotear cierto elemento del escenario cumplimentando a la vez determinadas tareas. En total siete amplios mapas, alguno igual que en Dark Mirror pero mejorado para la ocasión, para tenerte entretenido con los colegas en una de las mejores experiencias multiplayer que se han visto en una máquina portátil.

null

Conclusiones

La última aventura de Logan no viene a reinventar nada; es más, ni siquiera lo pretende. Le basta con usar exitosos elementos copiados tanto de sí mismo como de otros juegos y exponerlos todos juntos como una sólida unidad para que la cosa funcione, complaciendo así tanto a los fans de la saga como a aquellos que se introduzcan en ella por vez primera. Entre los reproches que se le pueden hacer está la ausencia de originalidad en su concepción, historia y recreación gráfica, un control al que cuesta acostumbrarse (pero que no podía ser de otra forma) y la IA de los enemigos que presenta unas angustiosas carencias. Por lo menos no engaña, va de frente y en su conjunto es uno de los mejores ejemplos de lo que se puede hacer con el hardware de PSP en cuanto a títulos de acción.

null

  1. Pingback: Resistance Retribution - Análisis PSP | Akihabara Blues

Deja un comentario