Animal Crossing New Leaf es uno de los juegos más adictivos del momento

Puede que a Nintendo no le vayan muy bien las cosas con su consola de sobremesa, pero lo que es innegable es el éxito que está gozando su portátil 3D, con un catálogo de juegazos como son Super Mario 3D Land, Castlevania Mirror of Fate o el reciente Donkey Kong Country Returns 3D, entre muchos otros.

Si el catálogo de Nintendo 3DS es uno de los mejores de los que puede disfrutar una consola, ahora nos llega una nueva joya que merece estar en las estanterías de todos los hogares: Animal Crossing New Leaf. Un auténtico robavidas que estará reclamando nuestra atención constantemente y al que le dedicarás al menos una parte de tu tiempo durante el día. Horas de diversión te esperan con este nuevo título con el que no podrás despegarte de la pantalla. ¡La vida en el pueblo aguarda!

Animal Crossing

La vida en el pueblo aguarda

A diferencia de otros capítulos de la saga, en New Leaf desempeñas el papel de alcalde de manera obligatoria, con todas las ventajas y responsabilidades que ello supone. Como alcalde no sólo deberás mejorar la calidad de vida del pueblo, sino también cumplir una serie de proyectos con los que satisfacer las necesidades de tus habitantes. El juego emplea el reloj de la consola para saber si estás jugando de día o de noche, de modo que si en la vida real juegas de noche también lo será en tu mundo virtual. Gracias a las ordenanzas municipales puedes establecer los horarios en los que abrirán los negocios para que se adapten a tus necesidades, de manera que si un jugador prefiere jugar entrada la noche no tenga que esperar al nuevo día para realizar las compras oportunas. La estética infantil de la que hace gala el título puede confundir a los usuarios haciéndoles creer que se encuentran ante un juego sencillo, pero esto no es así ya que nos encontramos ante un título muy complejo y exigente que requiere nuestro tiempo.

Animal Crossing

Un político extraordinario

Además de las ordenanzas tenemos la opción de planificar proyectos municipales, es decir, construcciones que podemos realizar en cualquier parte del pueblo como fuentes, farolas, puentes, etc. Al principio serán escasos, pero a medida que crece nuestra población se irán desbloqueando otros mucho más complejos y costosos. El juego permite reubicar construcciones como bancos o farolas a otros lugares mientras que otras más elaboradas como cafeterías o plazas serán inamovibles, de modo que debemos estar muy seguros del lugar idóneo a la hora de colocarlas, ya que sólo disponemos de una única oportunidad.

El mundo se divide en tres zonas bien diferenciadas: por una parte tenemos el pueblo en sí con sus zonas de vegetación, viviendas y playa; en segundo lugar se encuentra la zona comercial y por último la isla, un punto de encuentro donde participar en desafiantes minijuegos con otros jugadores de todo el globo gracias a la conexión wifi. En la zona comercial nos encontramos todo tipo de negocios donde gastar nuestro dinero en nuevos objetos que permitan mejorar el pueblo y lograr una experiencia más fructífera. Una de las tiendas de mayor importancia es la tienda de reciclaje, donde podemos vender tanto los objetos que vayamos recolectando como los muebles que ya no necesitemos. Tampoco faltarán viejos conocidos como nuestro amigo Tom Nook, que regenta una inmobiliaria donde ampliar y mejorar nuestro hogar. Además, sus sobrinos nos venderán todo tipo de utensilios vitales como palas, redes o cañas de pescar con los que dar caza a decenas de insectos, peces y otros muchos objetos coleccionables.

Animal Crossing

Hogar dulce hogar

Mantener el pueblo limpio, ordenado y decorado resulta crucial, pero también lo es establecer una estrecha relación con tus vecinos. Cada uno muestra una personalidad característica y sus objetivos son distintos a los del resto. Por ejemplo, uno es un deportista nato que se obsesiona con su estado físico, otro por montar fiestas en su casa, mientras que las chicas se interesan por la moda y los complementos. Si conseguimos establecer una buena relación con ellos nos recompensan con nuevas vestimentas y muebles para nuestro hogar, además de otros secretos. En ocasiones nos pedirán algunos recados que, si los cumplimos con éxito, premiarán el esfuerzo.

Respecto a su apartado online, decir que New Leaf cumple con las expectativas. Podemos visitar pueblos vecinos o de gente de todo el mundo, pudiendo recolectar frutas, plantas y materiales que nos ayuden a mejorar nuestro hogar. Para poder jugar entre amigos es necesario intercambiar códigos de amigo, con la opción de enviar mensajes y regalos de manera directa. Enviar mensajes tanto a amigos como a la propia consola puede resultar un tanto incómodo, ya que debemos emplear el stylus para escribir en el teclado virtual, negándonos la opción de dictar el texto a través del micrófono de la consola. Para facilitar la escritura se ha incorporado una librería con las palabras más utilizadas, de manera que podamos escribir de manera ágil, pero el resultado sigue siendo algo torpe y repito que la opción de poder dictarle a la consola habría sido todo un acierto.

Animal Crossing

Juega con tus amigos

Pasear por Animal Crossing es una delicia, tanto a nivel gráfico como visual. Gráficamente luce espectacular y a pesar de mostrar una amplia paleta de colores y elementos en pantalla en ningún momento presenta síntomas de ralentización. El efecto 3D de la consola es también muy bello pero no resulta tan destacable como en otros títulos. No existen elementos que sobresalgan de la pantalla o impresionen tanto como por ejemplo en Super Mario 3D Land, sino que simplemente añade profundidad al escenario, por lo que se puede disfrutar del juego igual de bien en 2D que en 3D. Los efectos de sonido cumplen a la perfección, con un amplio repertorio de canciones que varían a lo largo del día y el lugar.

Animal Crossing New Leaf me ha sorprendido muy gratamente. La vida en el pueblo es de lo más completa y siempre hay tareas por realizar. Adictivo como el que más, el título de Nintendo te mantiene pegado a la pantalla a la espera de que descubras alguno de sus cientos de posibilidades. No es un juego con un objetivo concreto, sino que le dedicarás las horas que consideres oportunas en función de tus necesidades y la ganas que le pongas, mejorando la ciudad y ampliando la experiencia. Si quieres un cartucho divertido y adictivo con muchísimas horas de diversión New Leaf es tu juego. En cambio, si no te agradan este tipo de experiencias tan pausadas y necesitas más acción puede que no te guste su planteamiento, pero lo que sí está claro es que tiene un encanto que resulta dífícil de resistirse. Cómpralo, juégalo y verás que la experiencia puede resultar de lo más gratificante. [85]

Deja un comentario