Ar Nosurge, análisis para PS3

A estas alturas, no creo que haya muchas dudas sobre la solvencia de Gust a la hora de producir buenos JRPGs de medio presupuesto, tan solo debemos fijarnos en el notable crecimiento durante esta generación de la saga Atelier, pero parece que con Ar Nosurge no han sido capaces de tocar las teclas correctas.

Ar Nosurge

Ar Nosurge nos presenta una compleja historia que busca ser el nexo de unión entre las tramas de Ar Tonelico y Ciel Nosurge y que viviremos a través de los ojos de dos parejas de personajes muy singulares. En primer lugar están Delta y Casty que tratan de defender su ciudad, Felion, de la amenaza que suponen los ataques de los Sharl. Por otro lado tenemos a Ion y a su robot Earthes que trataran de buscar una solución pacífica al conflicto mientras tratan de buscar una forma mágica de volver a su planeta natal. Partiendo de estas premisas moderadamente simples, la historia de Ar Nosurge explora las razones que llevan a cada raza a actuar y nos presenta una serie de intrigas políticas y titiriteros en la sombra.

En cierta manera, Ar Nosurge hereda parte de la amplia tradición de novelas visuales que tanto éxito tiene en Japón y nos presenta un guión denso con personajes bien trabajados pero que puede resultar poco accesible para el amplio público. Para sacar el mejor partido a este título hay que invertir mucho tiempo a leer texto y aceptar su ritmo pausado.

A nivel de jugabilidad, Gust se apararta de los estándares a nivel de batalla y nos propone luchar contra oleadas de enemigos que incluyen todos los enemigos de una zona. Básicamente dispondremos de 5 turnos para batir a todos nuestros adversarios con un sistema que consiste en ir realizando combos con una serie limitada de ataques vinculados a los botones del Dual Shock y si cumplimos ciertas condiciones (como acabar con una oleada), el número de movimientos disponibles se reseteará sin que el contador de turnos avance.

Así, durante el combate, tendremos al protagonista masculino de la pareja realizando esas acciones mientras que la doncella prepara su canto. Las canciones son uno de los ejes centrales de la historia puesto que gracias a ellas, la intérprete puede manifestar un gran poder y, en el contexto de la batalla y una vez logramos llenar la barra de carga con nuestros ataques, nos pueden servir como movimiento definitivo.

El problema con el sistema de batalla es la curva de dificultad ante los enemigos que nos propone, con zonas plagadas de adversarios triviales que transforman la tarea de subir de nivel en algo anodino y enemigos finales cuyo nivel de dificultad resulta exasperante. Esa convención que tenemos en el JRPG donde el jugador tiene una posibilidad razonable ante un enemigo final si ha ido solventando todos los combates que se le presentan en su aventura, se rompe completamente.

A nivel de crecimiento de personajes, por un lado tenemos el típico sistema de niveles en el que iremos mejorando nuestros atributos a medida que ganemos experiencia. En segundo lugar, podremos vincular mejoras específicas a cada personaje mediante un ritual en baños termales en los que deberemos conocer mejor a nuestra compañera y que expone ese punto de erotismo naive que debe resultar transgresor en estándares japoneses.

Para desbloquear esas mejoras, Ar Nosurge nos presenta un sistema llamado Genométrica que nos permite indagar en el subconsciente de los personajes y vivir una especie de historias paralelas que ejemplifican sus sentimientos. En el caso de Casty y la línea argumental de esa pareja, el camino a seguir en esas historias es bastante lineal pero, por otro lado, el camino a seguir en el lado de Ion es más difuso y requerirá de más pruebas y errores. Más allá de si las historias son más o menos interesantes, este sistema es una muestra más del estilo de juego que es Ar Nosurge y la cantidad de tiempo de lectura que nos exige para sacarle el mejor partido.

Finalmente, tenemos el sistema de Síntesis en el que podremos crear objetos que al asociarlos a alguno de nuestros ataques, nos aportaran algunos bonuses. La implementación del sistema, por eso, es absurda y la razón es que la creación de esos ítems los podremos llevar a cabo en ciertas tiendas donde podremos desbloquear nuevas mejoras al crear sus antecesores y hablando con el responsable del lugar. Es decir, para acceder a las mejores objetos posibles tendremos que invertir horas en un ciclo que consiste en (1) crear los ítems disponibles y (2) hablar con el vendedor para desbloquear nuevos ítems.

Es cierto que hay una historia secundaria asociada a todo el proceso de Síntesis que nos permitirá conocer mejor a los responsables de las tiendas y su relevancia en la historia, pero os aseguro que resulta muy aburrido iterar en esos ciclos.

Ar Nosurge

Técnicamente el juego es, a lo sumo, mediocre. Al empezar el texto ponía de manifiesto la habilidad de Gust a la hora de sacar el mejor partido a presupuestos ajustados pero, en este caso, Ar Nosurge nos presenta entornos vacíos cargados de texturas de baja calidad carentes de animación y con unos NPC estáticos que ni son capaces de dar vida a los espacios, ni aportan nada a la historia.

Gust no lo ha logrado. Entiendo que Ar Nosurge es un juego de nicho que busca un público muy especializado pero uno espera que a estas alturas de la generación, pese a lo limitado del apartado técnico, se cumplan unos mínimos y que se a nivel de diseño exista una cierta continuidad en sus diversos apartados. Una partida media a este título puede consistir en horas de ir siguiendo una historia secundaria en Genometrics o explorar el particular sentido del humor japonés gracias a las tramas vinculadas al sistema de síntesis o, incluso, farmear hordas y hordas de enemigos anodinos. Es cierto que el universo que se nos presenta es muy completo y tanto la historia como los personajes tienen una construcción interesante, pero la implementación es tosca y poco imaginativa. Además, el hecho que un juego tan cargado de texto llegue en inglés puede disuadir a más de uno. [40]

  1. Que review mas espantosa. Pura quejadera respecto a los aspectos tecnicos, el exceso de texto o la dificultad imposible en las batallas (que resulta falsa para aquellos que de verdad se han molestado en sacarle partido al sistema de sintesis, las purificaciones y los equipamientos) y nada que mirar respecto a la construccion del universo, los personajes o la historia en general.

    • En primer lugar, permíteme que te agradezca que te hayas tomado un momento para rebatir mi crítica y, desde la discrepancia, acepto tus observaciones. Me gustaría animarte a que compartieras tu punto de vista porque, al fin y al cabo, hay una infinidad de perfiles de jugadores distintos y estoy convencido que en AKB habrá mucha gente que podría compartir tu punto de vista.

      En segundo lugar, es probable que no haya enfatizado suficiente la calidad del guión que hay detrás de Ar Nosurge. En algún momento de la crítica comento que, probablemente, este sea su punto más fuerte junto con la excelente construcción de sus personajes (tanto a nivel de personalidad como de trasfondo personal).

      Discrepo en el hecho que sus carencias técnicas sean menospreciables. Desde mi punto de vista, la construcción de entornos y modelados de personajes está muy por debajo de lo que un usuario de PS3 debería exigir.

      Desde mi punto de vista, la cantidad de texto no es un problema tanto porque haya mucho, sino porque su implementación es algo descuidada. Entiendo que en pro de aportar riqueza al universo del juego se pueda sacrificar accesibilidad pero creo que en la historia (más o menos) reciente del videojuego tenemos ejemplos como Persona 4 que aprovechan mucho mejor las virtudes de las novelas gráficas sin que sea un perjuicio para la experiencia de juego.

      Y, finalmente, respecto a las batallas, para mi el inconveniente es que en su amplia mayoría son demasiado fáciles y, en contraposición, aparecen de repente bosses que representan un reto que está muy alejado con los cánones que el juego establece en ese momento.

      A ver, en definitiva, Ar Nosurge es un juego de nicho que está muy identificado con un estilo japonés muy extremo y entiendo perfectamente y respeto que pueda encantarte. Yo, como crítico, creo que el juego padece problemas graves tanto técnicos como de diseño y de ahí mi valoración.

      Gracias por tu comentario.

      • Excelente explicación, pero sigue sin agradarme el hecho de que critiques un juego por estar totalmente en inglés. Es solo un opinión, Saludos.

        • Lo del inglés no pretendía ser una crítica per se y no tiene ningún efecto en la nota.

          De todos modos, Ar Nosurge es un juego que, para sacarle el mejor partido, se debe leer mucho y creo que era importante avisar que el juego viene localizado en inglés. Era más un comentario informativo.

          Gracias por tu apunte.

Deja un comentario