¿Arroja EL ESTRATEGA algo de esperanza a Destiny 2?

Bungie ha anunciado recientemente el segundo DLC para Destiny 2. Con una trayectoria previa bastante deficiente, tendremos que ver si esta expansión es capaz de devolver al juego al nivel de su primera entrega.

El lanzamiento de Destiny 2 ha sido, cuanto menos, triste. Con una primera entrega que llegó a ser de gran calidad y con un contenido muy bien pensado para alargar las horas de juego y del agrado de los fans. La secuela llegó recortada en numerosos contenidos y cambios que nadie comprendió muy bien, siendo el segundo juego más debatido en Metacritic en la actualidad (sin superar los 50 puntos en la votación de la comunidad en la misma web).

Esto se agravó cuando, apenas unos meses después del lanzamiento del juego en consolas (y escasamente un mes del lanzamiento en PC) se lanzó su primer DLC “La maldición de Osiris”, que añadía un contenido paupérrimo y que fue duramente criticado por los fans. Actualmente sostiene un terrible 1,4 en Metacritic. Lejos de las tristes notas que pueda tener el juego en esta web, no hay mas que pasarse por los foros o por el Reddit de la comunidad para ver la crítica constante y los incesantes debates que se forman respecto a cualquier aspecto del juego.

Pero Bungie no se ha rendido. Con el tiempo se han logrado aproximar a la comunidad y han tratado de transmitir sus planes con cierta transparencia. Por un lado, no se iban a echar atrás con el contenido planeado de pago, pero no han dejado de lado al fan con algunas actualizaciones gratuitas.

El Estratega añadirá numerosas armas al elenco de botín obtenible

“Warmind” es la oportunidad

Está claro que el juego hoy en día sigue sin estar por encima del primero en sus fases finales. (salvando el apartado técnico, claro está) Pero, por alguna razón, los fans parecen tener cierta esperanza con esta expansión. Su resumen de contenido es claro: Más de todo. Nuevas armas, nuevo arco argumental, nuevas zonas… Quizá todo esto unido a los cambios que ha ido recibiendo el juego puedan permitir que, por fin, se le dé una oportunidad. El 8 de mayo saldremos de dudas.

Deja un comentario