Donde hubo fuego, cenizas quedan: Impresiones de Dark Souls Remastered

From Software y Bandai Namco han hecho posible que podamos volver a Lordran. Dark Souls Remastered ya se encuentra entre nosotros y en AKB ya hemos desafiado varias veces a la Muerte.

La muerte siempre llama dos veces

Bueno, en Lordran llama tres, y cuatro, y cinco… Teníamos ganas de volver a recorrer esos escenarios que un día lograron marcarnos para siempre. Dark Souls llegó en 2011 y se convirtió en un auténtico fenómeno de masas, creando una de las comunidades más fieles que hemos visto en mucho tiempo. Aunque no conviene olvidar que todo comenzó con Demon’s Souls (PlayStation 3, 2009), la realidad es que el monstruo llamado «Saga Souls» tardó un par de años en mostrar todo su poder.

Actualmente, la saga principal no tiene intención alguna de volver, al menos no como la conocemos; Dark Souls III cerró el capítulo de la llama original. No obstante, tampoco sería raro que algún día volvamos a ver algún que otro «pariente» como Bloodborne. Sin ir más lejos, el estudio nipón desvelará Shadows Die Twice durante la próxima —e inminente— edición del E3 de Los Ángeles, aunque aún no sabemos ante qué tipo de propuesta estamos.

¿Dark Souls necesitaba una revisión? Son muchos los debates que se han librado durante los últimos meses. «En PC ya iba más o menos bien», «con mods el juego es prácticamente igual que el remaster», «debería ser gratis para los que ya lo compramos a través de Steam»… Sin duda, aquí tenemos algunas de las opiniones más recurrentes a la hora de justificar la llegada de Dark Souls Remastered. Personalmente, no pretendo entrar en debate alguno, pero, lo que sí puedo asegurar, es que todos nos merecíamos volver a Lordran bajo las nuevas condiciones que tenemos a nuestra disposición.

Las novedades

Dark Souls Remastered trae consigo dos novedades tan evidentes como necesarias: su apartado técnico y su faceta multijugador. Si nos centramos en lo primero, las mejoras son tan evidentes como lo que supone enfrentar las escasas 25 imágenes por segundo del título original —que a veces no llegaban ni a 15— con las 60 prácticamente inamovibles de las que ahora disfruta. Eso, junto al aumento de resolución, que pasa de 720p a 1080p dan lugar a una experiencia mucho más satisfactoria.

No estamos ante un remake, ni tampoco ante un gran despliegue técnico, pero, no obstante, sí que podemos decir que las diferencias se palpan al minuto siguiente de ponernos a los mandos del juego. Algunas texturas lucen mucho mejor que antes, las zonas problemáticas del título original (Izalith Perdida, Ciudad Infestada o Ruinas de Nuevo Londo, por ejemplo) ahora se muestran con total viveza, ofreciéndonos una experiencia que nunca pudimos disfrutar en ninguna consola.

Por otro lado tenemos las funciones multijugador, un aspecto en el que se ha trabado a conciencia y en el que sí podemos afirmar que han llevado a cabo el despliegue necesario para brindarnos algo que todos nos merecíamos. La inclusión de servidores dedicados es todo un acierto y —por fin— podemos conectar con un amigo sin depender de la suerte. Además, ahora podemos establecer una contraseña para asegurarnos de que solo jugamos con la persona que deseamos, de forma idéntica a lo visto tanto en Bloodborne como en Dark Souls III.

Cuatro jugadores, dos jefazos y ni un solo problema de conexión

En los dos días que llevo jugando, he disfrutado de partidas con Alejandro Castillo, compañero de AKB y no hemos tenido ningún problema de conexión. Batallas contra jefes finales, invasiones al mundo de otros usuarios y algún que otro combate multitudinario, sin un solo motivo para quejarnos. Por último, se ha ampliado el máximo de jugadores por sesión, llegando hasta seis, ¿sois conscientes de la que se podría liar en el Coliseo del Bosque Real de Oolacile? Ya era de disfrutar de un multijugador a la altura.

La mejor versión hasta la fecha

Dark Souls Remastered no supone una revolución, pero mejora todo lo que había que mejorar. El trabajo realizado en cuando a las funciones multijugador está a la altura de uno de los mejores juegos de la última década y las mejoras técnicas y visuales dan lugar a una experiencia renovada. Mi recuerdo del título de From Software me llevaba a sufrir dolores de cabeza cada vez que me tocaba dar un paseo por la Ciudad Infestada o descender a las Ruinas de los Demonios para llegar a Izalith Perdida y ahora eso ha pasado a la historia; da gusto ver la fluidez con la que se sucede todo.

¿Merece la pena hacerse con esta nueva versión? Cada persona es libre de adquirir o no un producto, faltaría más. Yo, a título personal, me siento afortunado de volver a explorar los confines de Lordran bajo estas nuevas condiciones. Es hora de volver al Abismo. De volver a enlazar el fuego. De volver a morir…

  1. El juego no me llama nada la atención, lo tengo en digital porque lo regalaron el GOLD, je.

    Pero lo que sí me la llama es que se siga poniendo sólo una plataforma, casualmente siempre es PS4, cuando precisamente esta sale para todas.

    Me parece correcto que se mencione en qué plataforma se ha jugado un título a la hora de hacer análisis, más teniendo en cuenta que no siempre viene igual en todas, pero no que no se mencione las demás para las que sale, sean las que sean.

Deja un comentario