Festival de Cine de Sitges desde casa, la nueva normalidad online

El Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya, o más popularmente conocido como Festival de Cine de Sitges, finalizó el domingo pasado. Desde casa, pagando 6€ por las películas más caras, pude ver hasta 14 cintas durante la semana que duró el festival. Algo impensable en un mundo antes del COVID.

Un paso adelante hacia el online

Por supuesto, hay que tener perspectiva. Las causas que han originado la fórmula online las conocemos todos y son una putada. Además, el ver películas desde casa no tiene respuesta a pasear por Sitges y disfrutar de uno de los pueblos más molones de Cataluña, mientras asistes a las sesiones de las películas. Aunque eso implique, claro, hacer cola y tener que recorrerte el pueblo casi corriendo para no perderte la próxima cinta de la lista.

Pero el que se haya abierto una ventana a celebrar el festival de forma Online es maravilloso. El lanzar las películas online es casi una reinvención del evento, y hay que aplaudir la valentía por habilitar una propuesta online. Y es que no está de más hacerse la pregunta de una cartelera online es casi una traición al propio formato del evento.

Accesibilidad ante todo

Si todos los festivales de cine se celebraran online esto posibilitaría que cualquier persona desde casa pudiera disfrutar de las cintas, y esto tiene que ser beneficioso. Mucho más público, muchos más espectadores (salvo limitaciones por licencias), mucha más proyección del festival. ¿Os imagináis un Festival de Cine de Cannes con sección online? ¿O el Festival de San Sebastián? ¿Cuántos cinéfilos no pueden plantearse irse al norte de España a ver películas pero sí que estarán encantados de comprar tickets online para verlas desde casa?

Una relación a balancear

Es cierto que todavía hay mucho que hacer. A nivel de comunicación quizá habría que darle más peso a la parte online, y hacer ver a las propietarias de los derechos que autorizar los visionados online es positivo para ellas. En esta edición del Festival de Cine de Sitges, por ejemplo, un poco más de la mitad del catálogo del Festival se pudo estrenar online; el resto no tenía autorización de los responsables de las cintas. La cinta ganadora, Possessor Uncut, de Brandon Cronenberg, por ejemplo, no formaba parte de la oferta online. Hay trabajo por delante para que algo así no vuelva a suceder: la sección online tiene que poder emitir todas las candidatas de la sección oficial.

En cualquier caso, como fan del Festival de Cine de Sitges, al que he asistido en los últimos años, agradecidísimo que este año se hayan sacado de la mano un formato online y que haya podido disfrutar de las películas desde mi sofá, aunque eso signifique haberme perdido los aplausos tras ver a King Kong destrozar un avión justo delante de la playa de Sitges.

Deja un comentario