Impresiones de Dragon Age Inquisition para PC

Si BioWare ya había demostrado su maestría en la fantasía medieval con Baldur’s Gate y su continuación, era raro que no se hubieran vuelto a abonar a un género que tenían controlado después de Neverwinter Nights. Como si se hubieran olvidado de lo que habían hecho, Star Wars Knights of the Old Republic, Jade Empire, la opera espacial Mass Effect y ese experimento con la mascota de Sega llamado Sonic Chronicles The Dark Brotherhood que no funcionó a nivel de ventas alejaban más y más a la desarrolladora de un camino que seguramente estaría trufado de éxitos. Pero llegó Dragon Age Origins y la crítica no dudo en rendirse a sus pies (en esta santa casa, también). Algo justito en consolas en el apartado gráfico (en menor medida en PC), era un canto a los fanáticos del género, donde una historia épica y un sistema simple pero profundo se cogían de la mano para que encontráramos al Archidemonio y paráramos a sus huestes. Dragon Age II no supo seguir el legado del predecesor, con una casualización que no gustó al personal. ¿Dragon Age Inquisition volverá a la senda correcta?

Dragon Age Inquisition Enemy

Eso no lo sabremos hasta que tengamos el juego final en nuestras manos el próximo 21 de noviembre pero EA España nos dejó ir a sus oficinas para hincarle el diente a la demo de la nueva entrega de la franquicia. Para poneros en situación, nos hallamos en Thedas, una tierra que ya visitamos antaño pero que está ahora sumida en un cataclismo sin precedentes, donde los dragones sólo dejan destrucción a su paso y el caos reína entre hermandades, naciones y pueblos. Tú, como líder de la Inquisición, tendrás que poner orden a tanta barbarie y, para ello, no te quedará otra que hacer uso de la fuerza. O quizás no ya que Bioware quiere que las elecciones tengan peso real en la historia como siempre se ha caracterizado en sus videojuegos, pero en Dragon Age Inquisition aún más al tener las riendas de una organización entera que deberá proteger los pueblos de Thedas.

La misión que pudimos jugar transcurría en una ciénaga que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. La lluvia empapaba las ropas de los personajes mientras la misión nos era encomendada: debíamos rescatar a nuestros aliados presos, encerrados en el puesto de avanzada de los Avvar. Empezábamos a explorar la ciénaga y en un primer vistazo al apartado gráfico, sólo podíamos llegar a una conclusión: era simplemente correcto pero no deslumbrante, signo de que no se ha aprovechado todo el potencial de la tercera iteración del motor Frostbite. Posteriormente, sí que se notaba la potencia escondida cuando las magias y los efectos de los ataques entraban en acción, sin ningún tipo de ralentización aunque nuestros tres compañeros del grupo desplegaran sus poderes a la vez. Esperemos que el apartado gráfico mejore hasta la fecha de lanzamiento (o, por lo menos, que los ordenadores más potentes del mercado le saquen todo el partido) aunque empiezo a observar que nos encontramos en la generación de las partículas. Por otro lado, la ambientación estaba conseguida, dibujando las torres de un castillo o de un molino en la lejanía mientras nos adentramos más y más dentro de las aguas infestadas de no muertos. Los rayos iluminaban el escenario y el sonido de la lluvia nos golpeaba incesantemente a través de los auriculares.

De repente, nos encontramos con una extraña columna de la que sobresale una antorcha. El mago de nuestro grupo, ni corto ni perezoso, la enciende. Craso error. Nos encontramos con que hemos llamado la atención de un buen número de enemigos. Nos preparamos para el combate pero en Dragon Age Inquisition hay dos maneras de hacerlo: una a la vieja usanza, apretando el gatillo para realizar el ataque normal y los demás botones para ataques especiales asignados para hasta seis habilidades; y otra a través del nuevo modo táctico. Este último para la acción y nos permite planificar tranquilamente las acciones que tomarán nuestros personajes en el transcurso de la batalla: desde defender a un personaje que está a punto de morir hasta atacar al objetivo que queramos. Esta misma estrategia se puede llevar a cabo desde una rueda activable desde los gatillos de nuestro mando, haciendo el ritmo mucho más rápido y menos engorroso.

DAI-Dragon-Attack

Podremos adoptar una gran variedad de enfoques durante la batalla, ya no sólo a nivel de táctica sino de personaje, que podremos cambiar en cualquier momento con una simple pulsación. De esta manera, podremos probar los diversos estilos con los que cuentan tus compañeros de grupo. El mago nos permitirá decantar nuestro sistema hacia los ataques a distancia, efectos secundarios y magias de área, provocando el máximo daño siempre que lo alejemos lo suficiente del combate. El pícaro se aprovechará de su rapidez para apuñalar a los enemigos, haciendo de él un personaje que está en continuo movimiento, esquivando y acercándose continuamente para provocar el máximo daño por segundo. Por último, el guerrero basa su fortaleza en la fuerza bruta y la defensa: es nuestro tanque. Aunque la figura principal siempre será la de nuestro personaje, el Inquisidor, que podremos configurar a nuestro gusto (también podremos elegir a nuestros compañeros).

En cuanto al combate en sí, los enemigos no nos lo pondrán fácil. Son grupos numerosos, que intentan combinar el ataque a larga y corta distancia, avasallándote con su número al mínimo descuido que tengas. La combinación de las habilidades de todos los personajes y una buena gestión de la batalla se hacen decisivos para superar cualquier lance que tengamos. Además, algunos oponentes tendrán protecciones que harán aún más engorroso lidiar con ellos, debiendo rodearles para hacerles caer. Como podéis notar, el combate tiene un ritmo mucho más rápido que Dragon Age Origins, acercándose a Dragon Age 2 en su concepción. A mí, personalmente, me parece todo un acierto ya que en la primera entrega se hacía pesado e incómodo el control del personaje, no respondiendo tan bien como debería.

Exterminados nuestros contrincantes, era hora de explorar. ¡Y vaya que exploraremos!. En la demo tardamos casi una hora en completar todo el área, recogiendo objetos, tomando rutas alternativas y parándonos a contemplar los impactantes paisajes. El juego te anima a este proceso, además de con variedad en los escenarios, consiguiendo experiencia cada vez que descubrimos una nueva zona (en las ciénagas, había ocho), entradas de la enciclopedia que profundizan en el lore del mundo de Thedas u objetos que podremos recoger del suelo o de las alhajas que inocentes viajeros habían dejado en su camino.

Dragon Age Inquisition Enemy 2

Una vez descubiertos todos los rincones, era hora de tomar el camino hacia nuestro objetivo principal. La fortaleza estaba bien vigilada pero zigzagueando entre los grupos de enemigos, conseguimos llegar hasta la sala en la que nos esperaban nuestros compañeros. Y el jefe final de zona. Duro de pelar, estuvo a punto de terminar con todo el grupo hasta que el Inquisidor le dio el golpe de gracia. Es aquí, en las peleas con estos todopoderosos oponentes, donde creemos que Dragon Age Inquisition brillará más, ya que debemos profundizar en su sistema de combate al máximo para salir airosos del envite, tirar de épica y coordinar los poderes rozando casi la perfección para minimizar el daño que recibiremos.

Falta por ver si el sistema de elecciones tiene consecuencias reales sobre el devenir de la historia (las dos elecciones que tuvimos que hacer con la rueda no son suficiente para valorar nada), cómo funciona el sistema de equipo y la evolución del personaje, y si Dragon Age Inquisition es un buen RPG, largo, variado, con una historia interesante y un buen número de misiones secundarias por completar, que supere a su inmediato predecesor y a la primera parte. Por ahora, la Inquisición apunta maneras y sólo tendremos que esperar al 21 de noviembre para saber si podrán terminar con el mal que asola Thedas.

Dragon Age Inquisition Leliana

  1. Que ganas de ponerle las manos en cima a este, nada más acabar de leer tu texto he puesto a bajar Origins en Steam para pasármelo con todas las expansiones, que apenas recuerdo nada de mis primeras partidas en Xbox.

    Gran texto Fer, gracias por pasarte a probarlo y contárnoslo por aquí.

    • Cosas más raras se han visto en esta vida. Aun así, yo no termino de ver gastándome 70€ para sentarme sobre la pantalla XD

      Gracias por leerlo, jaumeAV

    • Vista en 3º persona con posibilidad de pasarla a isométrica en el modo táctico. Se me había olvidado comentarlo.

      Si tienes alguna duda, encantado de contestártela.

Deja un comentario