Impresiones: KONE Pro Air, menuda maravilla de ratón

Gracias a la agencia TNPR he podido probar el ratón KONE Pro Air, un ratón inalámbrico que hoy mismo se ha puesto a la venta. Hace unos días me hice eco de su próximo lanzamiento, tanto de este KONE Pro Air como de la versión con cable.

Sensaciones inmejorables

Tras probar la versión inalámbrica durante unas cuantas horas, sigo alucinado con su poco peso, aunque esto hace que tenga la sensación que se va a romper en algún momento por una hipotética debilidad, también causada por un tacto de plástico, sí, pero de plástico que parece muy caro (si es que eso tiene sentido). Spoiler: no se me ha roto.

Un ratón top

Primero me gustaría dejar claro que no soy para nada un experto en ratones. Dispongo de varios, pero para ofimática no me importa en absoluto utilizar un touchpad, por ejemplo. Para jugar, eso sí, sí que busco una calidad, aunque no me considero un sibarita. Pero este KONE Pro Air supera todos mis estándares.

Así, lo primero que me ha llamado la atención es la calidad del cable conector USB a USBC, que viene incluído para cargar el ratón. Es un cable estilo cordón, con unos acabados que dan sensación de mucha calidad y que te harán jubilár ipso facto a alguno de los cables que ya tienes colgando en tu ordenador.

Hay que destacar también KONE Pro Air permiten utilizarse estando conectados, lo que es sin duda un plus para los que, como yo, utilizamos el Magic Mouse de Apple en su día a día, un ratón que va muy bien hasta que se le acaba la batería y tienes que dejar de usarlo.

No pesan nada

Cuando digo que no pesan nada es que no pesa NADA. 75 gramos. Tengo un Steelseries Sensei y un
Logitech G203 Lightsync, los dos con cable, y los dos dan sensación, a ojo de buen cubero, de pesar muchísimo más. En la realidad, los Sensei pesan 92 gramos y los G203 85 gramos. Los KONE Pro con cable, 66 gramos y el modelo que yo he podido probar, los KONE Pro Air, que son inalámbricos, tan solo 9 gramos más.

Como nota técnica comentar que la conexión inalámbrica de los KONE Pro Air puede ser tanto por Bluetooth como por conexión 2.4GHZ, contando con una duración estimada de la batería de más de 100 horas, lo que es una brutalidad. Además, cuenta con carga rápida, con una duración de unas 5 horas de batería cargándolos tan solo 10 minutos.

Un espectáculo

Si el peso, el ser inalámbricos y la duración de la batería no te parecen suficientes motivos para hacertes con uno, quizá te llame la atención su iluminación RGBA de 16.8 millones de colores, que a mi me ha dejado todo loco por ser el primer ratón iluminado que he probado, o su sensor de 19000 DPI. A nivel técnico es una bestia. El precio, eso sí, es acorde con su calidad y no es para todos los bolsillos: 129 euros. La versión con cable, como comparación, sale bastante más económica, 79 euros.

Deja un comentario