Microanálisis Monster Hunter 2 Freedom

Si pensabas que el MMORPG más arcade que te podías echar a la cara era World of Warcraft, vengo a abrirte los ojos: No es así. Phantasy Star Online o la serie Monster Hunter dan una lección de simplicidad a WOW, aunque bien es cierto que, a veces, se agradece algo de profundidad en un título de estas características.

Los Phantasy Star Online y los Monster Hunter tienen en común muchas cosas, empezando por el planteamiento de que la interacción con los demás jugadores se limita únicamente en las misiones y en los lugares destinados a tal efecto, como el Lobby de la serie de Sega. Pero eso de construirte una casa y buscarte una profesión poco tiene que ver con un Monster Hunter, para ir centrándonos en el tema.

De lo que se trata en Monster Hunter 2 Freedom es de cazar bichos, conseguir objetos y recompensas y comprar las armas más poderosas. Hasta el punto que lleguéis a enemigos ante los que tan sólo tendréis posibilidades de alzaros con la victoria si unís vuestras habilidades a las de hasta otros 3 aventureros. Incluso se han incluído modos de batalla para que os enfrentéis a vuestros colegas y demostrarles quien domina el cotarro.

Gráficos de primer nivel y secuencias de intro que se os quedarán grabadas en la memoria se encargan de plasmar en pantalla 270 niveles que vienen “de serie” y otros 30 que podréis descargar online en un juego que os durará tanto como queráis. Sólo superar el modo entrenamiento os llevará unas 5 horas si completáis cada una de las misiones-lecciones incluídas, por lo que tendréis juego para rato. Y ya no hablo de intentar conseguir todas las armas, objetos y accesorios que se pueden encontrar en el título de Capcom, porque eso llevaría toda una eternidad, si es que lo llegáis a alcanzar alguna vez. Una revelación, un auténtico seguro de vida para las PSP de aquellos que ya habían defenestrado a la portátil de Sony: Por juegos como éste la PlayStation Portable tiene una razón de peso para existir.

Porque Monster Hunter 2 Freedom ofrece misiones, recompensas y sobre todo monstruos para parar un tren. O dos. Lástima que en uno de los lugares en los que más se juega a una portátil, en los trayectos largos, no se tenga asegurado el acceso a una Wifi mediante la cuál conectarse a Internet y poder así embarcarse en aventuras a 4 bandas. Pero, por fortuna, individualmente también se puede disfrutar de él. Un gran título que viene a reemplazar a su antecesor mejorando cada aspecto pero sin renunciar a la fórmula que le convirtió en el juego de PSP más exitoso en Japón. Que no es moco de pavo. Concluyendo, un juego 100% aconsejable para los amantes de los hack’n’slash con algo de profundidad y para los melancólicos de Phantasy Star Online.

Análisis GameTrailers:

  1. Pingback: Análisis de Monster Hunter Tri para Wii | Akihabara Blues

Deja un comentario