[Nintendo Gamers Media Summit] Crónica de un corresponsal en la tierra del Brownie

La cita de esta ocasión especial, al contrario de lo habitual, era un tanto lejos. No solo por el camino hasta el aeropuerto, sino también por el largo viaje posterior. La invitación de hace 2 semanas a una gran presentación se convirtió en este día y medio en el Nintendo Gamers Media Summit 2010.

Mal empezaba la cosa para mí, porque minutos antes de subir al avión, los impresentables de Orange (no sé cómo se me ocurre confiar en ellos) me informaban de que no tendría servicio de datos en roaming (para poder actualizar rapidamente desde el móvil en el evento) con la tarjeta que había comprado por la mañana, cuando antes de hacerlo me confirmaron varias veces, y yo comprobé en varios sitios, que sí sería así.


Afortunadamente, aunque ya sin esa cobertura para por si fallaba (que fue lo que ocurrió) o directamente no había wifi en el recinto, el viaje de ida mejoró muchísimo cuando Cristina de Nintendo empezó a repartir DSi y DSi XL entre los asistentes. Las partidas multi al Mario Kart en el avión me cambiaron el estado de animo.

El vuelo no fue todo lo tranquilo que cabría desear, con algunas turbulencias (si llegamos a pasar encima de cierta isla yo mismo hago que nos estrellemos -uy, lo mismo ahora me toman por terrorista-), y un aterrizaje un poco «intenso».

En unas dos horas (genial Barajas, no como el aeropuerto de London City) y tras el primer viaje en «taxis» británicos (menudos chanchullos tienen allí con ese tema) con conductores «especiales», llegábamos a nuestro hotel, el Holiday Greenwich, sobre las 19:30 hora local (una menos que aquí) del miércoles.

Tras hacer el check-in de rigor, y conocer nuestras habitaciones (dobles para dormir cada uno solo, menudo desperdicio, Nintendo), fuimos al recinto del O₂ Arena a cenar, el mismo lugar donde unas 12 horas después, al día siguiente, tendría lugar el evento. Unos 840 € costó la cena de los casi 30 españoles en una pizzería agradable, y con buena comida (como cerdos nos pusimos). Desgraciadamente, no todo puede ser perfecto, y en la carta de postres no había brownie. (Ya empezaba a ponerme nervioso por no encontrar el delicioso pastel.)

Después de cenar, algunos fueron un rato de fiesta, pero los más precavidos (o cansados, como gustéis en llamarlo), como un servidor, acabamos en la cama a la 1 de la madrugada, intentando recuperarnos para el día fuerte. Y así, a las 9:30 del jueves, tras zamparnos un típico desayuno ingles con salchichas y huevos revueltos, emprendimos el viaje hacía nuestro destino, hacía lo desconocido (pero hypeado)…

Ahora en el O₂ Arena nos esperaban azafat@s de Nintendo con el distintivo del evento y la dirección a tomar para llegar, como en las películas. En la entrada empezamos a reunirnos con los grupos de medios de otros países, como alemanes o italianos. Con un poco de retraso, y bastantes minutos de espera para acceder al guardarropa, y después marcarnos con unas pulseras de colores cual ganado a la ultima moda, entrabamos en la sala donde todo llegaría a su fin.

Nada más acceder podíamos ver los puestos de juego dispuestos en las esquinas con Sin & Punishment 2 y Monster Hunter tri, más Wario Ware DIY y FlingSmash algo ocultos. Lo que también estaba oculto, como luego descubrimos, fueron los numerosos puestos de Super Mario Galaxy 2.

Y la primera, como se suele decir, fue en toda la cara: nada de fotos ni vídeos, ni una. Yo solo llevaba una cámara de tamaño normal, pero para los compis que llevaban equipo más grande, y los miembros de medios de televisión imaginaos la gracia de la medida. Es por este motivo por el que no hay fotos del ambiente que vivimos.

Mientras terminábamos de configurar el wifi, que ya desde el principio nos complicó la existencia, salía al escenario una mujer, que al empezar a hablar nos dijo que era Shelly Pearce, jefa de producto europeo de Nintendo.

Shelly dio una breve charla, porque desde el principio dijo que allí habíamos ido a jugar, y eso es lo que ibamos a hacer. Con las manos en los bolsillos (ains…), nos fue enseñando y dando fechas de: Super Mario Galaxy 2, del que confirmó que la dificultad ha aumentado respecto a la primera parte. Estará con nosotros, si Miyamoto quiere, el 11 de junio; Monster Hunter Tri, que llegará el 23 de abril con el juego online gratuito; de Dragon Quest IX solo dieron la fecha, ni una sola imagen. En España se llamará «Centinelas del firmamento», y podremos hacernos con él en verano; Sin & Punishment 2 Succesor of the Skies, el 7 de mayo; FlingSmash, un juego poco ambicioso pero de jugabilidad muy accesible, diseñado para Wii Motion Plus, y que se incluirá con estos cacharros a partir del verano (juraría que este antes era para WiiWare…); DSi XL, siendo el único hardware que veríamos en el evento, y que podremos adquirir desde el 5 de marzo, a un precio de 179 €; por ultimo, vimos el logo de Metroid Other M, que saldrá en el tercer cuarto del año, y que podríamos jugar después, a puerta cerrada y por turnos.

Eso, para mí, significaba a las 16:15 (tenía el color morado), y la charla acababa de terminar a las 11:15. ¡5 horas de espera!

Entonces fue cuando comprendimos que habíamos imaginado demasiado. Que si Zelda, Motherbound, Xenoblade, The Last Story, Sonic en Galaxy 2, DS 2, Wii HD o reescalador por hardware… Tengo que aprender a controlar el hype (Tenían que tratarlo en la seguridad social, como el estrés…)

El telón del escenario se levantó, y vimos una gran cantidad de puestos de juego para SMG2, todos con su sillón, y su azafat@ británic@ de pura cepa, bien vestidos (Pepe/Cristina, se me olvidó pediros un polo de esos con el eslogan enjoy NINTENDO!!!, gracias), que te atendían en lo que necesitases, y lo mejor de todo, ¡conocían el juego, sabían cómo se jugaba, y qué tenías y podías hacer para avanzar! En «detalles» como esos se ve la calidad de un evento, no como las chicas monas pero sin la menor idea del juego que se suelen poner en las citas nacionales.

A pesar del gran aforo que permitía esa zona de juego, la cola para jugar a Mario se formó rapidamente, y dado que teníamos bastante tiempo para jugar, la espera era larga. No obstante, el juego lo merecía, y tras un buen rato, me tocó ponerme a los mandos.

Así, danzando de una zona a otra, escribiendo apuntes y esperando turnos, charlando con los compis que me cruzaba, fue pasando la mañana, hasta que llegó la hora de la comida. Y si la pizza de la cena si que estaba muy buena, el catering de fusión de diversas nacionalidades que sirvieron entonces no valía para nada. Y encima se acabó rápido, por lo que me quede con hambre. Para rizar el rizo, aquí tampoco hubo brownie. Mi sed de venganza aumentaba.

Una vez comido, pues qué iba a hacer, más vicio y más apuntes, hasta que Cristina bajó a por mí ya que nos habían adelantado el turno para Metroid (trafico de influencias). Lo que vi en esa sala cambió el curso del día, puesto que, aunque SMG2 y S&P son dos joyas imprescindibles, ya se conocía como serían, pero el juego de Samus seguía en la más completa oscuridad jugable, y lo que pudimos probar desterró con un gran destello esas tinieblas.

Salí extasiado, y decidí aprovechar la escasa hora restante dándole más cera a esa beta de Mario, lo que me confirmó el endiablado aumento de dificultad. La ultima fase disponible es criminal (ahora no encuentro imágenes para enseñárosla, sorry), morí unas quince veces y solo llegue hasta la mitad. Lo dice un experto en plataformas.

Y así, la jornada llegaba a su fin. Cargamos con nuestros bártulos camino al aeropuerto de London City, con la antelación habitual para estas cosas, pero sin tener ni idea del caos que allí reinaba: más de una hora de espera para llegar a los controles de seguridad, que ademas son mucho más problemáticos que aquí, o así me lo pareció.

Galería del Evento:

Un poco más de aguante, amenizado por una merienda (aunque guiri, nada de bocatas de jamón del bueno), y llegamos al avión, y con otro mucho de paciencia, despegamos por fin rumbo a nuestra patria querida. Llegamos a las 23 de la noche, tras un vuelo menos accidentado que el primero, y una hora de retraso.

De esta manera acababa esta pequeña aventura de Nintendo, a los que damos las gracias más que nunca por haber contado con nosotros (eramos muy pocos los medios pequeños como nosotros -si no los únicos- entre tanto grande). Esperar las impresiones de SMG2, MOM, S&P2, y los demás para los próximos días.

  1. Lamento el retraso, si ya soy lento escribiendo, por algún motivo no envié esto cuando lo tenía, y ha tenido que venir el jefe buscándolo… -_-x

Deja un comentario