No pudo ser: Miyamoto se quedó sin Príncipe de Asturias

Al final no pudo ser y los ganadores del Premio Príncipe de Asturias en la categoría de Comunicación y Humanidades han sido los sociólogos Alain Touraine y Zygmunt Bauman. Shigeru Miyamoto se queda así a las puertas de recibir un galardón por toda su carrera.

null

    • a Roswell le podéis proponer al de las artes para que aparezca junto a Allen, Almodovar, Foster o el orfeón donostiarra

      Y sí, Gamelab que promocionó la candidatura de Miya ha dicho que el próximo año lo vuelven a intentar

  1. Todavía se ve a los videojuegos como una cosa de niños sin importancia y más aquí. Seguro que el 90 % del jurado ni siquiera sabía quien era ese «chino» con el pelo a lo Beatle… Pero vamos, que Hitchcock no gano un oscar en su vida y no por eso deja de ser un genio. Lo mismo con Miyamoto.

  2. en parte es una pena… pero realmenten creeis q es mas importante la labor de un diseñador de videojuegos que la de un sociologo, o la de un escritor.. yo que se…

    no me posiciono, solo me lo pregunto.

  3. Dice uno que si sabrían los del jurado quién era «el chino ese». Y digo yo, ¿sabrá el chino, y el resto del mundo, qué coño es el premio Príncipe de Asturias? xD

  4. A mi lo que me jode es que lo han propuesto por el éxito de la Wii.

    Miyamoto se merece el Príncipe de Asturias y todos los premios del mundo pero por juegos como Zelda: A Link to the Past, no por conseguir colocar una wii en cada hogar.

  5. NO es sólo el hecho de colocar una Wii en cada hogar, es el haber conseguido lo impensable, que TODO el mundo se acerque a los videojuegos, aunque no sea de la forma que nos gusta a nosotros. Este tío, ha «normalizado» la visión que tenía mucha gente de los videojuegos como algo para niños y/o frikis-psicópatas que viven encerrados en cuevas. Ahora si dices que tienes más de treinta años y juegas a la consola no te miran como a un bicho raro.

  6. Y no te lo discuto, pero a veces los artistas dan el pelotazo con sus obras menos «inspiradas» pero que gustan más al «rebaño», y con eso consiguen que sus primeras obras (que realmente son las buenas) sean conocidas y lleguen a más gente y no sólo a los eruditos del arte.

Deja un comentario