Nobody Saves the World. Diferentes formas para solucionar un problema

El nuevo juego de Drinkbox Studios, Nobody Saves the World, es uno de esos que cuando te agarra no te suelta, ni siquiera cuando lo terminas. Su juego más ambicioso hasta la fecha, es también el más divertido de todos.

nobody saves the world

No eres nadie

Como su nombre lo indica, en Nobody Saves the World somos nadie. Un personaje que aparece de repente en un pueblo, donde nadie lo conoce, pero que tiene en su poder la varita de Nostramagus, el mago más poderoso del lugar.

Nuestro primer encuentro será con Randy, su aprendiz. Un sujeto petulante y que se cree mejor que todos. El único que puede salvar al mundo de la calamidad. Una especie de hongo que se esparce por el lugar y acaba con todo a su paso.

Dando forma a la salvación

No seremos un nadie por mucho tiempo. Después de nuestro primer enfrentamiento a los enemigos del lugar se nos explica que tenemos la habilidad de cambiar entre formas. La primera, una rata, que puede morder y envenenar.

nobody saves the world

Es en este punto donde conocemos las mecánicas del juego. A medida que superamos retos de cada transformación, vamos ganando experiencia y obteniendo grados, desde F hasta S. Durante esa evolución se consiguen nuevas habilidades y la posibilidad de transformarse en más personajes.

Tenemos de todo y cada uno de ellos cuenta con habilidades diferentes. Caballero, fisicoculturista, babosa, huego, tortuga, sirena. La lista es larga, pero lo más importante es que dichos personajes, en cierto punto, pueden compartir habilidades.

Todo consiste en cambiar

Suena tentador quedarse con un solo personaje, pero es necesario cambiar, porque algunos tienen habilidades con daño especial. Ya se aturdir, envenenar, iluminar, y en varios enfrentamientos nos vamos a encontrar enemigos con defensas específicas.

nobody saves the world

Aquí podemos hacer dos cosas, cambiar por personajes con esos ataques o asignar esos ataques al personaje de turno. No solo por el combate, sino también por superar retos, porque en cierto momento es necesario combinar para subir de rango.

También es necesario cambiar por táctica. En Nobody Saves the World algunos personajes hacen más daño, tienen más salud o más maná o pueden atravesar el agua. De hecho esto es lo que más me ha gustado del juego, que obliga a utilizar todos los personajes.

Recorriendo castillos y calabozos

Para superar a la calamidad es necesario recuperar cinco fragmentos de gema que se encuentran en castillos y para abrirlos es necesario tener la magia suficiente, la cual se mide en varitas y que se consigue en castillos más pequeños.

nobody saves the world

Es en estos donde se puede aprovechar para aumentar el rango de los personajes, ya que cada instancia tiene características particulares. Enemigos con cierta protección o condiciones que afectan a todos, como una donde el daño que se reciba o se haga es de 9999, es decir, con un golpe matas, pero con uno también mueres.

Cada instancia, castillo o región son totalmente diferentes. Con una gran variedad de enemigos y secretos. A lo largo de la aventura vamos encontrando cofres, mariposas de maná o misiones secundarias.

En la variedad está el placer

Nobody Saves the World es un juego que invita a estar cambiando. La exploración nos lleva a utilizar diferentes personajes y algunos acertijos solo se pueden resolver seleccionando al personaje correcto. Probablemente cerca del final ya se tengan un par de transformaciones predilectas, pero por lo menos tener el árbol completo es necesario.

nobody saves the world

Dentro de las misiones secundarias tenemos caballeros, ladrones y magos. Cada uno de ellos nos obliga a realizar diferentes actividades y esto nos da experiencia. Todo dentro del juego tiene beneficios, tanto en dinero, como en experiencia.

Creo que ahí está el gancho de Nobody Saves the World. Toda acción tiene una recompensa e invita a seguir explorando, conociendo el último rincón de este lugar repleto de enemigos y secretos.

Que no falte el humor

Algo característico en los juegos de Drinkbox Studios es el humor. Lo conocí por primera vez en Guacamelee y confirmo en Nobody Saves the World que es marca de la casa. La mayoría de los personajes tienen dicho enfoque y algunas situaciones son hilarantes.

Las misiones no se quedan atrás. Una de las secundarias nos lleva a traducir lo que dicen los delfines. Una vez completada, la investigadora descubre que #$%& son puras groserías. Esto le da un toque más ligero al título.

De hecho todos los personajes que presenta el juego son muy interesantes y nutren mucho la aventura. En si la trama no es muy elaborada, se puede decir que es hasta evidente, pero la interacción con los personajes los nutre mucho y genera conexiones interesantes.

Cada vez quieres más

Es difícil despegarse de Nobody Saves the World. Las mecánicas hacen que cada instante quieras conocer más, subir la nota a algún personaje, terminar las misiones de las facciones, empollar el huevo, hablar con los habitantes del lugar.

nobody saves the world

Si a eso le sumas una mecánicas muy sencillas, pero bien aplicadas. Tienes un juego que cuando te das cuenta, han pasado más de 20 horas para poderlo terminar, las cuales no se sienten, simplemente se disfrutan.

Conclusiones

Me encanta como los juegos independientes siguen creciendo, el hype que me generan si es real, en la mayoría de los casos, y con Nobody Saves the World no fue la excepción. Una especie de RPG no tan exigente, con mecánicas muy interesantes.

A pesar de que la misión principal puede sonar repetitiva, no lo es. Cada instancia es diferente y obligar a utilizar diferentes personajes y habilidades le da muchísima variedad. Si a eso se le suma todo lo que se puede explorar, las misiones secundarias y los coleccionables. El juego entrega muchas horas de aventura.

nobody saves the world

El único pero que tengo tiene que ver con el control al momento de orientar los ataques, pero es algo a lo que uno se acostumbra al final. En general es un juego muy entretenido y uno de mis favoritos en lo que va del 2022.[90]

Deja un comentario