Ore Monogatari!! - Amistad, amor y la historia de un adolescente

Muchas veces me planteo, cuando me leo un manga romántico, qué es el amor. Amor entendido como lealtad, como admiración, como devoción o incluso obsesión. Un sentimiento complejo que toma infinidad de matices y que, en ocasiones, se representa del más puro blanco. Quiero hablaros un poco sobre Ore Monogatari!!.

Ore Monogatari!!

¿Qué es un manga shōjo?

Si bien podemos encontrar una inmensa cantidad de obras que, de una manera u otra, tratan el amor como un pilar más o como un elemento de importancia para la historia, es innegable que existen obras cuyo principal motor es precisamente este sentimiento. Generalmente son los llamados mangas shōjos, normalmente mal definidos como aquellos cuya temática central es el amor. Tampoco es que la definición per se del termino me agrade (“manga dirigido para mujeres jóvenes adolescentes”) así que prefiero quedarme con una de las definiciones que más me gustan y creo que encajan mejor con lo que quiero transmitir.

Un manga shōjo es una obra donde el énfasis de la trama se pone en las relaciones humanas. Sentimientos y pensamientos, impulso y raciocinio. ¿Cómo actúa una persona dentro de una determinada situación? La obra plantea a un personaje y desarrolla su historia, pues al final un ser humano no es un ente inmutable sino la unión de todas las experiencias, memorias y relaciones que ocurren a lo largo de su vida, siempre en constante evolución. Por eso me parece interesante hablar de Ore Monogatari!!, un manga donde el amor y la amistad lo son todo y las relaciones interpersonales marcan el ritmo de la historia.

 

Tres patas de un taburete

Quizá, por no decir lo más seguro, lo primero que nos llama la atención de Ore Monogatari!! (¡¡Mi historia!!, haciendo uso del pronombre ore que es un yo usado en Japón generalmente por hombres) es su protagonista, ese gigante musculoso de dieciséis años llamado Takeo Gōda que podría perfectamente pasar por atleta olímpico de halterofilia. Un chaval con un corazón de oro y que invita a todo el mundo a ser su amigo gracias a su carácter amable y servil. Y porque es una tanqueta que hace lo que Rinko Yamatose propone por los demás como podemos ver en la trama donde se desvive por complacer y ayudar a todo el mundo.

Si hablamos de Takeo tenemos que hablar de Rinko Yamato, su pareja. Una chica que es completamente un opuesto a Takeo en cuanto a físico (delgadita y baja) pero igual de buena persona que él. Estudiosa, cocinera, cariñosa y con un punto de celos en ciertas ocasiones es su relación la que lleva el peso de la trama, sus vivencias como pareja y para con sus allegados. Ambos se enamoran tras un encuentro donde ella estaba siendo molestada en el tren, saldándose con un puñetazo de Takeo al acosador y ellos saliendo juntos al poco después.

Y por último, tenemos a Makoto Sunagawa. Si bien podríamos tratar Ore Monogatari!! como un manga romántico de slice of life, es precisamente Sunagawa el que nos muestra lo que hace especial a esta serie: la amistad. Ya no es solo que Takeo y Yamato sean pareja y las cosas que suceden a su alrededor, sino que además contamos con la figura de Sunagawa, confidente y amigo de toda la vida de nuestro protagonista para mostrar el verdadero corazón de la obra: la amistad. Si Takeo y Yamato se dejan llevar constantemente por sus emociones, Sunagawa aporta constantemente ese punto de madurez que contrasta y da ese punto de profundidad a la trama, bastante plana en casi todo momento.

La historia de Takeo Gōda

Esta es, precisamente, una de las relaciones de amistad más bonitas que he visto en un manga. Takeo y Sunagawa se apoyan incondicionalmente mientras viven su día a día de estudiantes. Confían el uno en el otro para apoyarse y pedir consejos y es gracias a él que Takeo pudo comenzar con Yamato, les ayudó en sus crisis de pareja y siempre estuvo ahí para ellos. Solo por esta relación ya merece la pena leer el manga, por ver como unos amigos de la infancia mantienen una relación a lo largo del tiempo donde tener pareja, los estudios y demás vueltas que da la vida no ensombrecen su amistad.

De verdad que es lo más hermoso de toda la obra. Cuando Yamato y Takeo discuten por una tontería, ahí está Suna para ayudar a su amigo a volver con su pareja. Cuando a Suna le sale una chica que se le confiesa, Takeo intenta ayudarlos a estar juntos. Cuando Takeo tiene celos, Suna se encargar de mostrarle lo muchísimo que le ama Yamato. Es este toma y daca de ayuda mutua que manifiestan los dos amigos que hace que la trama avance siempre de manera feliz, arreglando los problemas con determinación y, sobre todo, amor. Porque amor es aquel que sentimos por las personas que nos importan, la amistad no es más que una forma de amor.

En definitiva

Y es que no puede ser más un slice of life de manual. Relaciones humanas, quien toma que decisión, que personajes aparecen y que situaciones se tornan, en esto consiste. Juventud y una relación de pareja con unos personajes que, en mi opinión, son demasiado perfectos. Es lo único que le achaco al manga, esa cantidad de personajes y lo buena gente que son casi todos que a mí me sacó de la obra en ocasiones al ser incapaz de verme reflejado en ella. Es una idealización, pero no por ello es malo para todo el mundo. Depende de que busques encontrar dentro de la obra. Cada situación termina siendo demasiado plana, quizá incluso demasiado larga. Prefiero los capítulos donde se les ve felices que con problemas, principalmente porque al menos los primeros son divertidos.

Me ha gustado Ore Monogatari!!. No es una obra maestra, pero sin duda esta obra creada por Kazune Kawahara (Kōkō Debut, Tomodachi no Hanashi, Aozora Yell) y dibujada por Aruko (Yasuko to Kenji, Kieta Hatsukoi) es una gran obra dentro del medio. Una historia de amor y amistad con un dibujo excelente, pero si no conectas del todo con ella…  puede terminar haciéndose un poco pesada. Una manga que te hace soñar con encontrar conexiones así con personas y vivir una vida propia para contar tu historia personal.

Deja un comentario