«Pure es una bomba» [Análisis]

Pure fue uno de los juegos que más me impactó en la pasada Games Convention de Leipzig. Fue su trabajado e hiper detallado aspecto gráfico lo que me llamó la atención en primer lugar, aunque las partidas que pude echar me hicieron intuir una jugabilidad que no le andaba a la zaga. Ahora, tras haberlo disfrutado de la versión final en la tranquilidad del hogar, confirmo mis impresiones iniciales: Pure es una bomba.



Cierto es que Pure no revoluciona. No ofrece nada nuevo que no se haya visto ya en otros juegos, a excepción quizá de los tremendamente espectaculares saltos por los barrancos (y detalle de la vegetación, y los fondos animados, y la profundidad de los escenarios…), toda una delicatessen gráfica que nace justificada para dar tiempo a los jugadores a ejecutar el repertorio de acrobacias que la gente de Blackrock Studio ha incluido en Pure.

Me gustaría destacar la cuidadísima relación entre el feeling en el control, las diferentes superficies, la suspensión del quad y la vibración. Todo ello, perfectamente coordinado, produce unas sensaciones increíbles que seguro que sabrá apreciar todo aquel que se ponga a sus mandos.

Otra de las señas de identidad de Pure es el completísimo editor de quads
. Gracias a él podréis crear un vehículo escogiendo todas y cada una de las piezas que lo componen. Y creedme si os digo que son unas cuantas, número que además crecerá a medida que vayamos completando carreras. Ésto intenta compensar la carencia de otros vehículos, una carencia que el propio equipo desarrollador nos confesó que fue la mejor manera de asegurarse que los quads estaban implementados tan bien como fueran capaces.

Las pistas incluidas funcionan a la perfección tanto como escenario de carreras de alta velocidad como campeonatos de trucos, y sirven de perfecto escenario a los modos de juego individual y online por su tamaño, diferentes rutas y trazados altamente competitivos.

Otra de las confesiones del equipo de Blackrock Studio es que el hecho de que no haya ninguna forma de «atacar» al resto de competidores no ha sido provocado por órdenes de arriba – es un juego producido por Disney -, sino por el deseo del equipo de que el jugador se centrara en competir y no en luchas alejadas de la competición en si.


Opino que la falta de violencia o posibilidades de interacción con los demás corredores es la mayor carencia de Pure, un título que, por conjugar un apartado técnico de ensueño con una delicia de control, considero que está por encima del resto de alternativas del género, MotorStorm: Pacific Rift incluido.

  1. [quote comment=»141796″]¿la falta de violencia una carencia para este juego? Pos anda que no estamos faltos de sangre xD[/quote]

    XD Me refiero a que no hay piques entre los pilotos, es como si corrieras solo 😛

  2. Por el contrario creo que esa falta de violencia le viene que ni pintada al juego, la experiencia quedaría algo diluida si nos centrásemos en repartir felpa al adelantar o ser adelantados. Un diez para este juego.

    Un saludo

  3. Juegazo Pure.

    Parece que se ha gestado un nuevo súb-género de juegos de carrera de fuerte dote arcade, con vehículos exóticos todo terreno y mucho, mucho barro. (Pure, Motorstorm, Baja)

  4. Pingback: Mejor tarde que nunca: Llegan los Trofeos a Pure | Akihabara Blues

  5. Pingback: Nail’d: Galería del sucesor espiritual de Pure [Galería] | Akihabara Blues

  6. Pingback: Akihabara Blues

Deja un comentario