Riders Republic, tu cara me suena

Tuve la oportunidad de jugar unas buenas horas a Riders Republic, el título multijugador de Ubisoft que nos lleva a practicar deportes extremos en un gran mundo, con diferentes climas, retos, equipos y sobre todo muchos competidores. Estas son mis impresiones.

Usando fórmulas exitosas

Este primer acercamiento a Riders Republic me deja algo muy claro. El juego tiene mucho parecido a la saga Forza Horizon. La interfaz gráfica, los tipos de evento categorizados por nivel de vehículo, un punto de encuentro estilo festival. Pero no los culpo, la fórmula le ha funcionado a Playground Games y al cambiar las carreras de autos por bicicletas, esquís y ala delta sigue siendo efectivo.

Otro juego que llega a la mente es SSX. De hecho Ubisoft ya tuvo un acercamiento de este tipo con Steep. Un título donde la nieve y los juegos extremos se combinan. De nuevo, no está mal y ese estilo tan arcade no le cae nada mal a Riders Republic.

Una pequeña probada

Esta beta abierta nos permite jugar con bicicletas y esquís o también snowboard con el fin de conocer algunos de los eventos alrededor del mundo, que como ya lo dije, es bastante amplio. Incluso existen eventos, ítems o lugares ocultos para descubrir. A medida que superamos eventos ganamos estrellas, que nos permiten acceder a eventos más importantes.

Al estilo de Forza Horizon, tenemos diferentes tipos de pistas y eventos. Downhill, circuitos, acrobacias, además existen retos dentro de cada nivel, por ejemplo, aterrizar ciertos trucos, llegar en cierta posición o terminar en un tiempo determinado.

A pesar de que el tiempo para probar Riders Republic fue corto, creo que es suficiente para conocer y motivar a jugar esta nueva propuesta, además de practicar algunas de sus mecánicas, en especial el aterrizar manualmente. Creo que dominar esta técnica es clave para conseguir muchos puntos, ya que al aterrizar de forma asistida no nos genera ninguno.

Personalización por montones

En Riders Republic no solo es posible personalizar los vehículos o cambiar su categoría, los personajes también cuentan con múltiples opciones de personalización. Particularmente me gustaron mucho los disfraces, el de dinosaurio es genial. Pero es posible conseguir trajes, cascos, zapatos y mucho más. Muy al estilo de Ubisoft, los micropagos hacen parte del juego.

Al tener tantos objetos por obtener la necesidad de competir es constante, no solo por las estrellas, sino también por el dinero para conseguir alguno de los artículos pronto, ya que estos van rotando periódicamente en la tienda y no se sabe cuando puedan regresar.

Solo o acompañado

Riders Republic se ha venido vendiendo como una gran experiencia multijugador e impresiona ver la cantidad de jugadores en el mapa, sin embargo, también es posible jugarlo en solitario, ajustar la dificultad y seleccionar la categoría. Jugando solo es posible retroceder a un estado anterior si es que nos equivocamos al tomar una curva, así es muy al estilo de…, ya me entendieron.

Algo que noté es que las colisiones no están muy bien implementadas, por momentos se pierde el control de la bicicleta sin nadie cerca, pero cuando varios jugadores están juntos, en mi caso, estos se superponen, sin presentar ningún tipo de colisión, supongo que son cosas de la beta.

Controles que requieren práctica

Otro de los puntos importantes del juego son sus controles. Lo relacionado a la conducción es simple, acelerar y frenar. Las acrobacias tienen un poco más de dificultad, pero es necesario aprender la combinación, comenzar con giros sencillos y después aumentar la dificultad con algún giro lateral o movimiento especial.

Nuevamente el tema del aterrizaje. Si seleccionamos automático, siempre vamos a caer de pie, pero no nos da puntos, el manual es el más difícil de todos, pero no deja de ser un tema de práctica y no machacar todos los botones al tiempo, porque la probabilidad de besar el suelo es alta, lo digo por experiencia.

Una propuesta interesante

Riders Republic saldrá a la venta el 28 de Octubre de 2021 y creo que es una propuesta muy interesante. Utilizado una fórmula exitosa cambiando las carreras de autos por juegos extremos, además de motivar a jugarlo constantemente, solo o en compañía.

La cantidad de opciones de personalización es bastante amplia y variada, además de generar mucha satisfacción cuando se domina el tema del aterrizaje manual y se tiene la suficiente práctica al momento de completar los trucos.

Es muy probable que este título, como la mayoría de juegos del estudio francés, comience a evolucionar con eventos, nuevos mapas, escenarios o temporadas, esto último ya es prácticamente obligatorio en los títulos multijugador.

Deja un comentario