Siempre quise convertirme en un ser superior

Aunque creo que sólo cumple uno de los requisitos de la lista de Kristian (el de jugar al fútbol con las cabezas de los marines), yo cada vez que veo tales chorretones de sangre surgiendo de las aortas amputadas, cada vez que veo a una cría de alien cabrona enganchándose en la carita de un marine calvo, cada vez que un boquete del tamaño de mi puño se abre en la cabeza de un ser humano es que me pongo brutote. Porque, admitidlo amigos, en caso de que nos enfrentáramos a Aliens y Depredadores lo inteligente sería cambiar de bando y unirse a los seguros vencedores. Además, ¿hasta ahora quién te ha puteado? ¿Los alienígenas o los bancos? Y quien dice bancos dice empresarios, profesores, curas, aseguradoras… Lo dicho, que me abduzcan, por favor.

Deja un comentario