Análisis de Daemon x Machina, menos historia, más mechas

Daemon x Machina, el nuevo juego de mechas para Nintendo Switch no ha acabado de convencer. Un 70 en Metacritic y notas por debajo de 7 en los principales medios españoles parecen ser muestra de ello. Pero, ¿estamos realmente ante un mal juego?, en este análisis les dejo mi opinión al respecto.

Daemon x Machina

Vamos al grano

Pues como la respuesta es completamente subjetiva, mi opinión es que no, Daemon x Machina no es un mal juego. Tiene sus fallos, por supuesto. Pero, personalmente, creo que hay una serie de factores que han hecho que sobresalgan sus defectos. Pero vayamos por partes. Vale, este juego no va a destacar por su historia. Somos un mercenario que pilota un Mecha, y tenemos que cumplir las misiones que nos van ofreciendo. Se podría resumir así el argumento del juego sin ningún problema. Y ojo, no le hace falta más. Porque realmente donde destaca el juego es cuando nos ponemos a los mandos de nuestro Mecha.

El argumento es un pelín más elaborado, nos situamos en un mundo post-apocalíptico, provocado por la caída de la luna. La humanidad creó una inteligencia artificial para ayudarle a reconstruir el mundo, pero también han aparecido máquinas, los conocidos como Inmortals. Es asi como los humanos ponen en juego su supervivencia enfrentando a estos enemigos.

Además de que no acaba de engancharnos por tópica, el problema es la manera en que nos la van contando. Cuando aceptamos una misión nos contarán en qué consiste y veremos a varios de los mercenarios hablando y dialogando entre ellos. Conforme van avanzando las misiones nos damos cuenta de que poco afecta esto a las mismas, ya que la propia misión nos marca los objetivos. Durante la misión en si, los compañeros interactuan entre ellos, pero es muy complicado de seguir, ya que los diálogos son una parte más de la interfaz y movernos, disparar, buscar a los enemigos y además leer, es bastante difícil.

Un comienzo caótico

La primera misión es un auténtico caos. Se nos presentan todos los controles, que no son pocos. Tardaremos un poco en acostumbrarnos a manejar el mecha, pero una vez lo hagamos, es una auténtica gozada. Pistolas, metralletas, fusiles de asalto, láser, espadas, escudos, cohetes, cañones… Hay multitud de armas muy diferentes entre ellas, Las cuales no estarán todas a disposición en el momento empieza la misión, por lo que tendremos que elegir. En la práctica a la mayoría de las misiones podremos llevar las armas con las que más cómodos nos sintamos. Pero hay algunos casos donde ciertas armas parecen hechas para cierto nivel.

No sólo las armas, podremos configurar pieza a pieza todo el cuerpo de nuestro mecha. Podremos elegir elementos que nos darán mucha vida, pero limitarán nuestra velocidad, otros con mucha velocidad,
pero vida más limitada, con más alcance de radar… Pasará lo mismo que con las armas, la mayor parte de las veces podremos llevar la que más nos guste, pero en algunas tendremos mucha ventaja llevando alguna pieza en concreto.

Mejorar nuestro equipo

Podremos conseguir armas y equipo en las distintas misiones que hagamos. Por supuesto, también tendremos una tienda donde comprar. Pero lo más interesante es la fábrica, donde podemos construir nuevas piezas a partir de las que ya tenemos, permitiendo asi mejoras en base a elementos que ya no requerimos.

Esta parte es divertida porque podremos pasar mucho tiempo mirando las opciones y comparando estadísticas. Pero echo de menos alguna opción más sencilla para comparar las piezas o que nos sugiera que hacer. A veces la diferencia entre las piezas no es mucha y hay que analizar con cuidado si nos interesa cambiarla o no.

Enfrentando al resto del mundo

Daemon X Machina cuenta con un modo online donde su principal virtud se centra en la posibilidad de conseguir equipo. Podemos crear una sala o unirnos a alguna que ya exista. Elegiremos entre una serie de misiones y completarlas con otros compañeros. Podremos comunicarnos con mensajes predefinidos, pero como os he dicho antes, si es difícil leer, imaginaros leer y escribir mientras esquivas, te mueves y disparas.

De todos modos, no os preocupéis por eso, porque no hace mucha falta comunicarnos. Todos sabemos lo que hay que hacer y en general la gente juega bastante en serio, lo que bastante bueno, ya que es muy común que las otras personas en el online decidan simplemente ir a pasar el rato o dañar la experiencia de los demás.

Conclusiones

Puedo decir que esperaba mas de Daemon x Machina. La parte de la historia es floja y no está bien contada. Tan es así, que el juego se convierte en una serie de misiones una detrás de otra, haciendo que nos olvidemos completamente de la historia.

>Las misiones son bastante cortas. Eso, unido al hecho de no tener una historia potente, hace que el juego no aguante bien sesiones muy largas. Por el contrario, si nuestro tiempo es limitado, mejorará mucho nuestra opinión del juego.Esto lleva a generar la siguiente pregunta, ¿me lo compro o no?. Esto depende, si lo que queréis es estar un fin de semana sin soltar la Switch, disfrutar de una historia potente y compleja, pues mejor que no.

Ahora, si no tenéis mucho tiempo para jugar de forma continua, seguramente sí que debáis hacerlo. Partidas cortas, intensas, con multitud de opciones de personalización para todo tipo de jugadores… No lo dudéis, porque hay veces que nos divierte más un juego de 7 que otro de 10. Lo importante es saber a qué queremos jugar. [80]

Deja un comentario