Análisis de Red faction Armageddon para Xbox 360

Análisis de Red faction Armageddon

¡Ay mi Red Faction! ¿Qué han hecho contigo? ¿Donde está esa lucha de clases a favor del proletariado? Hemos cambiado a los Rojos revolucionarios por un descendiente de los Mason, con ubertecnológicos poderes azules, corporativistas y autoritarios. Con todo ese poderío se encargara de eliminar a los habitantes originales de Marte. Si cuando viste Avatar se te quedo una espinita clavada al ver como esos hippiosos azulines vencieron al glorioso ejercito humano, aquí podrás desquitarte.


Esta pose es toda un declaración de intenciones…

Red faction Armageddon vuelve a variar el estilo de juego de la saga, alejándonos de las primeras entregas a modo de FPS y pasando por el sandbox de “Guerrilla”, llegamos a una aventura en tercera persona mas lineal. El estilo de juego se podría comparar a “Dead Space” pero eliminando la tensión y apostando por la acción directa. Mantenemos ese afán de la saga por destruir y contamos con algunas posibilidades tácticas a la hora de usar el escenario a nuestro favor. Realmente esta nueva entrega no cuenta con casi ninguna novedad en ese aspecto respecto a “Guerrilla”, nos han vendido el tema de la destrucción mejorada con el Geomod 2.5, pero a la hora de la verdad funciona igual de bien que antes pero esta vez en escenarios mas recogidos. Como Atila el Huno, por donde pasa Mason no crece la hierva o el ladrillo… para evitarlo disponemos en todo momento de la habilidad de reconstrucción con la Nanoforja, que nos permitirá ir restaurando los escenarios que tiramos a nuestro paso.


A Mason solo le regalaban “Mecanos” de pequeño.

La variedad de armas es uno de los mejores aspectos de “Armageddon”, tenemos desde las útiles bombas de nanitos deconstructores a la clásica escopeta, pasando por cosas tan divertidas como la pistola Iman, parecida al gancho que podemos usar en “Just Cause 2” pero bastante mas a lo bruto, pudiendo arrancar literalmente medio edificio para tirarlo a la cara de un enemigo.

Las fases son lineales pero ofrecen exploración suficiente como para no resultar pasilleras o extremadamente angostas, esta exploración se vera recompensada con contenedores de chatarra que podremos usar para mejorar a nuestro personaje y los útiles de la nanoforja. Estos poderes van desde un empujón de fuerza a lo Jedi, hasta un escudo burbuja al mas puro estilo Halo.


Más equipado que Isaac Clarke de Picnic.

También contamos con vehículos que nos llevaran por zonas de alta densidad enemiga de la que podremos dar buena cuanta con la capacidad ofensiva de estos. Son zonas divertidas, aun mas lineales que el resto y es una lástima que no se aprovechen mas utilizando diferentes rutas y dando opciones tácticas. Tras daros un paseo con la nave o con el andador os aseguro que no querréis bajar en un rato.

Las armas, poderes y uso de la destrucción del escenario hacen que el título sea bastante fácil hasta en los niveles de dificultad altos, además los enemigos no dan demasiado problemas, no es que tengan una inteligencia abrumadora y la mitad de las veces la dificultad radicará más en acertarles, dado su naturaleza saltimbanqui. Eso afecta a la hora de sentir tensión en algún momento, no es lo mismo luchar contra por ejemplo peligrosos Zombis o Aliens necromorfos, a lidiar con estos primos acróbatas de Espinete. Pero tampoco es algo que busque el título ya que aquí se apuesta mas por la acción desenfrenada. No esperéis un “Survival Horror”.

Gráficamente es un título un poco cojo, el motor físico impresiona y es efectista, así como unos efectos de luces bastante resultones. Por otro lado tenemos problemas de rendimiento, un considerable tearing, unos dientes de sierra dignos de Leroy Merlin y poco cuidado en los detalles. Cosas como cadáveres en muy baja resolución, así como algunas texturas y otros elementos que aunque no siendo propios del motor gráfico, dejan ver poco amor por el detalle. Por ejemplo vídeos entre fase pixelados y en baja resolución o el poder andar por incendios sin percatarse de nada, puede parecer una pijada pero a mi, que el fuego no queme me parece que es algo bastante básico.


¡Oh No! ¡¡Ha muerto por una bajada drastica de resolución duodenarl!!

El sonido también mantiene un nivel medio, pocas melodías destacan en la BSO y el doblaje es aceptable, pero en inglés, con algunos actores que se repiten demasiado en las grabaciones que encontramos durante el juego. Grabaciones que además tienen el fallo de no estar subtituladas y tendremos que escucharlas en perfecto inglés cuando las recojamos, perdiendo parte de la ambientación si no dominamos el idioma.

Para completar el título contamos además de la campaña con los modos Infección y Ruina.

En Infección debemos superar oleadas de enemigos mientras intentamos sobrevivir o defender edificios con hasta 3 amigos más, un modo muy divertido y que aporta un buen número de horas de juego. Cada una de las 8 fases (con 8 iguales más, pero sin luz) cuenta con hasta 30 oleadas en las que nuestros poderes y armas aumentaran de forma progresiva, así como la dificultad enemiga.


El barrio rojo Marciano…

El modo Ruina es un desmadre destructivo en el que con ayuda de las armas, debemos dar buena cuenta de cinco escenarios en un tiempo límite. También contamos con un modo libre sin límites. Aquí puedes dar rienda suelta al albañil demoledor que hay en ti. Hay que señalar el lado negativo y es que en “Guerrilla”, este modo estaba mejor llevado, tenia muchas mas opciones (armas, modos, mapas, tiempo, progresión de la munición, etc…) y muchos más mapas. Aquí son pocos y sacados de secciones de la campaña. Un bajón un tanto incompresible. Otro detalle es que este modo se debe activar mediante código (el equivalente al controvertido onlinepass). No será la tónica general, pero mi código no sirve, tras ponerme varias veces en contacto con THQ aun sigo esperando a que me envíen uno válido y solo he podido probar el modo Demo que incluye.

En definitiva, lo que encontrareis en Red Faction Armageddon, es una campaña muy frenética, divertida, rejugable y con muchos extras a modo de trucos desbloqueables, pero de corta duración (unas 7/8 horas) y con un argumento sin demasiadas explicaciones y que a pesar de ser tópico podía al menos aspirar a ser coherente. Contamos como añadido con el desafiante modo Infección con cooperativo y el modo Ruina para picaitos de las demoliciones y las tablas de puntuación. En su conjunto ofrecen muchas horas de diversión pero no superan al anterior título de la saga ni ofrecen novedad en ningún apartado, de hecho queda por debajo de este en la mayoría y además a pierde algunos modos multi-jugador muy interesantes por el camino.

  1. Pingback: Análisis de Red faction Armageddon para Xbox 360 | Akihabara Blues | Canal 3D

Deja un comentario