Luces y sombras en DucksTales Remastered

Somos presa de nuestro pasado. Tanto un servidor como la mayoría de los que leéis estas líneas nos dejamos seducir muchas veces por remakes de juegos que marcaron una época para nosotros. Pero, ¿realmente todos merecen la pena?

DuckTales Remastered

El último caso que ha llegado a esta casa es el de DuckTales: Remastered, un juego que fue un bombazo en su día para muchos miembros de esta casa y al que ahora Capcom le ha logrado dar un lavado de cara y traérnoslo en bandeja de plata a PC, PS3, Xbox 360 y, por supuesto, para Wii U, consola en la cual hemos podido analizar el juego gracias a Nintendo.

Si nos centramos en el apartado técnico simplemente debemos aplaudir la labor de Capcom. En vez de intentar conformarse con hacer un mero port del original sin molestarse siquiera en arreglar el apartado gráfico para DuckTales han decidido volver a construir de nuevo el juego, desde la primera piedra hasta la última, alcanzando una calidad gráfica que cuida hasta el más mínimo detalle y que hace que verdaderamente nos sumerjamos en el mundo del Tío Gilito y compañía.

DuckTales Remastered

Lo mismo podemos decir de la banda sonora, la cual se ha remasterizado completamente, adquiriendo un sonido limpio y muy logrado que se colará por nuestros oídos y que nos permitirá viajar a nuestra juventud en la que jugábamos a la versión original del juego sentados en el suelo de nuestro salón con el bocata de Nocilla preparado por nuestras madres a un lado y aporreando el mando de nuestra consola mientras intentábamos pasarnos cualquiera de los niveles de este DuckTales.

Pero, amigos míos, no todo son bondades en el juego de Gilito y es que, en el apartado jugable es donde encontraremos las principales lagunas del título y es que el tiempo no pasa en balde y la evolución que han pegado los plataformas en el mundo de los videojuegos dejan el culo del Tío Gilito con las plumas al aire.

Pero no lanzaré mis dagas todavía, pongamos primero lo bueno en la balanza, la dificultad del juego es bastante elevada y será el caramelo (además de los recuerdos de nuestra niñez) que más nos permitirá engancharnos a este Ducktales, de hecho, gracias a ella y a los extras que podremos ir desbloqueando con el dinero que vayamos ganando superando las diferentes pantallas casi olvidaremos que en realidad estamos ante un juego que cuenta con muy pocos niveles con una mecánica muy parecida entre todos ellos y es que hoy en día, pegar un bastonazo o saltar sobre un enemigo puede que no sea suficiente atractivo para un plataformas.

DuckTales Remastered

Otra de las cosas malas de este remake y la que más me molesta la encuentro en el control, que quizás no se ha mimado todo lo que se debería, a veces he sentido como si Gilito tardara demasiado en obedecer a nuestras órdenes y además me he encontrado con un detalle bastante feo y que se podría arreglar fácilmente y es que, cuando vamos botando impulsándonos con el bastón de este viejo tacaño, si tenemos la mala suerte de caer cerca de uno de los bordes del suelo pararemos de botar automáticamente, algo que provocará algunas muertes que no resultan nada agradables para el jugador.

En cuanto a la versión que hemos podido probar de Wii U el único extra lo encontraremos en la posibilidad de poder jugar el título en la pantalla del mando de la consola de Nintendo, título que, por cierto, le queda como anillo al dedo a la misma, lo que me recuerda que sería un juego ideal para una consola portátil como la propia 3DS de la gran N o la PS VITA.

Conclusiones

Hay luces y sombras en DuckTales Remastered. Lo primero que quiero aplaudir es el esfuerzo de Capcom y compañía en el apartado técnico. En esta ocasión no se han conformado con portar el juego directamente de su versión antigua sino que han vuelto a construir todo el apartado gráfico y sonoro dotando a este plataformas de un aspecto inmejorable.

Sin embargo en el aspecto jugable sí tenemos cosas que reprocharle y es que algunos fallos en el control y la brevedad del juego no justifican los casi 15 euros por los que está a la venta en formato descargable. Eso sí, por lo menos es difícil y adictivo y cuenta con algunos extras que harán que más de uno se deje la vida en intentar recolectar el dinero suficiente a lo largo de todos los niveles para conseguir desbloquear estos bonitos añadidos. [72]

  1. Buen analisis pero aun asi varios apuntes:
    – es una remasterizacion y no un juego nuevo por lo que deben respetarse las mecanicas y jugabilidad de antaño
    – un plataformas es un plataformas y sigue funcionando igual de bien tanto si se emplea un baston para saltar como si no, no vamos a cambiar la mecanica solo porque sea un titulo antiguo y porque a la generacion actual se le pongan ahora las cosas tan faciles
    – no se puede incorporar el doblaje original en español ya que el actor que lo interpretaba, Carlos Revilla, fallecio.
    – el juego es un amor y se han respetado todas las virtudes que hacian grande al original, tomandose incluso la molestia de contar con los dobladores originales en ingles

    Enfin no voy a seguir para no ponerme pesao. Aver si logro de algun modo hacerme con el y publicar una segunda opinion. Y sí, este juego le viene como anillo al dedo a 3DS que seguro seria la plataforma en la que mas se disfrutaria

    • – Deben respetarse las mecánicas, sí, pero se TIENEN QUE ARREGLAR los fallos de control de antaño.

      – No recordaba lo de Revilla, pero en ningún momento lo comento en el análisis, no me parece importante aunque se agradecería.

      – El juego es un amor, sí, eso no justifica que a día de hoy sea corto y tenga un control regulero, además es excesivamente caro.

      – Hoy en día hay un montón de alternativas al mismo precio o más baratas y más largas y divertidas que DuckTales, lo siento, pero el juego de forma global y poniendo en la balanza virtudes y defectos no merece ni media décima más de nota.

    • Joder, lo de Revilla me ha dejado mal sabor de boca. Pero, de todos modos, hay otros dobladores muy pros en este país que le clavarian la voz o, al menos, harian algo interesante con el cascarrabias de Gilito.

      Estoy con Saul. La VOSE siempre. Menos con las cosas de la infancia, ahí siempre el doblaje.

  2. Solo la melodia 80’s de la canción del título me ha hecho sonreir como un imbécil :__________)

    ¡Anda que no me tragué yo esta serie en su dia cientos de veces!

Deja un comentario