Análisis: Kirby Star Allies, analizamos el retorno del héroe sonrosado

Son innumerables los personajes icónicos relacionados con Nintendo. Mario nos ha deleitado por más de treinta años con sus saltos en juegos tan maravillosos como el último Super Mario Odyssey.

Link lleva casi el mismo tiempo haciendo lo propio con obras mayúsculas como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, aunque haya levantado más de un debate interesante. Otros como Donkey Kong o Samus Aran preparan su regreso en Switch.

En forma de reedición con Donkey Kong Country: Tropical Freeze, uno de los títulos más sobresalientes del catálogo de Wii U, y como continuación con el esperadísimo Metroid Prime 4. Ahora es el momento de la vuelta de Kirby, el adorable globo rosa que lleva conquistándonos con sus aventuras desde su primera aparición en Game Boy con Kirby’s Dream Land en 1992 y que retorna con Kirby Star Allies, esta vez para los circuitos de Nintendo Switch.

El desarrollo ha corrido a cargo, como no podría ser de otro modo, de HAL Laboratory. La célebre Second-party de la gran N es también la responsable de otra franquicia tan importante como la saga Super Smash Bros., cuya próxima entrega ha sido recientemente anunciada en el último Nintendo Direct. De los últimos videojuegos principales protagonizados por Kirby, como Kirby Planet Robobot (2016, 3DS), Kirby y el Pincel Arcoíris (2015, Wii U) o Kirby: Triple Deluxe (2014, 3DS), es con este último con el que quizás guarde más parecido en lo estético Kirby Star Allies.

¡Un oscuro mal acecha a la galaxia!

La premisa básica es que tras la explosión de un enorme corazón mágico en un planeta lejano por la influencia de una criatura misteriosa, los fragmentos se dispersan por todo el universo alcanzando incluso a Dream Land y causando que muchos de los habitantes caigan bajo una oscura influencia. Por fortuna, al contactar uno de estos sobre nuestro héroe sonrosado no sólo no cae bajo sus efluvios sino que le dota del poder de la amistad.

Esto último es básico puesto que gracias a ello Kirby podrá conseguir aliados que le ayuden a devolver la normalidad al universo y combatir la última amenaza, que se irá revelando de forma más clara según avancemos en el juego. Se unirán a nuestra causa hasta otros tres personajes, que lucharán a nuestro lado hasta se vacíe su barra de vida (siempre que no les reanimemos) o hasta que queramos añadir a otro aliado que lo sustituya, gracias a la capacidad adquirida por Kirby. Todo ello ahonda en la variedad de las refriegas.

Al ser cuatro personajes, las luchas son mucho más imprevisibles y es posible que de primeras nos parezcan un tanto caóticas pero lo cierto es que la posibilidad de combinar habilidades y realizar incluso ataques conjuntos dota a esta propuesta de una nueva dimensión en lo jugable, aunque también pueda parecernos que a veces el reto puro del combate sea algo menor ya que nuestros aliados se bastan y se sobran para repartir estopa sin tregua a todo enemigo en pantalla. Es una pena que en este punto la exigencia no sea algo mayor.

Toda la esencia de Kirby, ahora en compañía

Dentro de la premisa básica de plataformas en perspectiva 2D de acción a la que los títulos de la saga casi siempre suelen ir ligados, Kirby Star Allies cumple a la perfección con lo esperado. Son innumerables las habilidades que podremos equiparnos y su diversidad de ataques es genial, al igual que las combinaciones a las que antes hacíamos referencia, fruto de avanzar con todo un equipo a nuestras espaldas. Si queremos ataques melee tendremos habilidades como la de Luchador u otras con armas como Bastón, Espada o Ninja.

También optar por ataques mágicos como los que ofrecen las de Fuego, Agua, Plasma, Hielo o Rayo y esto solo por citar unas cuantas de las decenas disponibles, cada cual más sorprendente, como Araña, Limpiador o Yo-yo. Lo ideal es formar un grupo con características variadas y de fácil combinación, aunque es el propio escenario el que suele indicar cuál es la más necesaria para superar con éxito el reto del momento o del nivel. Y, si es necesario, Kirby podrá incluso subirse en uno de sus aliados y controlarlo de manera directa, si es lo que deseamos de forma puntual para aprovechar sus características.

Entre la multitud de compañeros que combatirán a nuestro lado estarán también los denominados Amigos de Ensueño. Estos no son otros que personajes clave en el universo de Kirby como Rey Dedede, Meta Knight o incluso, tras la reciente actualización, Marx, Gooey y la tripleta formada por Rick, Kine y Coo (sí, los tres a la vez, alternándose en la lucha). Toda esta dinámica de grupo hace que jugar a este título en cooperativo local convierta la experiencia en una mucho más divertida.

Podremos conectar varios mandos Pro o incluso utilizar los Joy-con por separado, hasta un máximo de cuatro personas a la vez. La variedad de enemigos es bastante buena lo que ayuda a no caer en la monotonía, al igual que lo es la diversidad de escenarios y entornos en los cuatro mundos de los que consta el juego, visitando de nuevo un Dream Land más bonito que nunca u otras zonas diversas de Planeta Pop y del resto de la galaxia.

Además, se opta por momentos en casi cambiar de género con algunas de las Técnicas de amistad, que combinan la acción de todo el grupo para realizar una actuación extraordinaria de los cuatro personajes. Los jefes serán los que nos pongan en más de un aprieto, sobre todo hacia el final de la aventura, con patrones de ataque originales que nos causarán bastantes enredos aunque tampoco con una dificultad desmedida, en especial si hemos atinado en nuestra elección de compañeros con un personaje ante cuya habilidad o características sea débil el rival.

¿Un juego demasiado sencillo?

Son situaciones que ofrecen un reto bien planteado sin caer en la severidad ni la penalización excesiva. Tampoco podemos dejar de comentar de forma breve lo memorable que resulta la batalla final e incluso la pantalla de créditos, sin entrar en más detalles para conservar el factor sorpresa.

El gran debate que ha causado este juego es si es demasiado fácil o no. En mi opinión, es el combate el que resulta sencillo, sobre todo por la inclusión de los tres compañeros extra que pueden solventar por si solos muchas de las amenazas sin que tengamos apenas que mover un dedo. Fruto de ello, es probable que pronto empecemos a acumular un gran número de vidas en nuestro haber y que sean pocas las ocasiones en las que lleguemos a perder una de ellas. Si tu objetivo es simplemente terminar la historia y pasar al siguiente título es muy posible entonces que este Kirby Star Allies si te resulte fácil y algo corto, unas seis o siete horas con cierta calma.

Otra cosa diferente es que aspiremos a sacar el máximo partido al juego, conseguir todas las piezas de puzle, grandes y pequeñas, y con ello llegar a completar las ilustraciones disponibles. Eso nos brindará muchas horas extra y nos obligará a que nos devanemos los sesos en cada escenario para cumplir con todos los pequeños desafíos de habilidad que nos encontremos a nuestro paso y que pudiéramos haber pasado por alto si fuésemos más a saco. Por ello es conveniente explorar sin prisas cada nivel y tratar de no dejar nada por hacer o conseguir hasta alcanzar el siempre deseado 100%.

Mucho por hacer tras salvar la situación

Si la aventura principal nos dejara con ganas de más, siempre está la opción de echar mano a los diversos minijuegos que acompañan a este Kirby Star Allies. Algunos son bastante curiosos, como Duelo de hachas o Batazo estelar heroico. En el primero competiremos contra la IA o contra otros tres amigos en tres niveles de dificultad para ir sacando trozos de madera de un árbol alargado, esquivando bichos y bombas que afectarán a nuestro ritmo talando, perdiendo valiosos segundos en la disputa por obtener la mayor puntuación. En el segundo, también con tres dificultades y junto a otros tres competidores, afrontaremos la amenaza inminente de un enorme meteorito que se acerca a nuestro mundo y que deberemos devolver con toda nuestra fuerza al espacio de un batazo. El ganador será, por supuesto, el que consiga alejarlo a una mayor distancia años/luz.

En cambio, Todos con ????? y El dilema del guerrero son variantes del modo principal y sólo tendremos acceso una vez hayamos completado este. Mientras que en el primero deberemos sortear diversos niveles en el menor tiempo posible con nuestro equipo de cuatro miembros, en el segundo lo que haremos es enfrentarnos a los jefes para tratar de vencerlos con rapidez. Al final de ambos quedará constancia en la pantalla de nuestros tiempos, por si nos apetece tratar una vez más de superarlos, ofreciendo aquí un reto extra nada desdeñable.

El Kirby más Kawaii

Sin duda, Kirby Star Allies es uno de esos títulos que entra desde el primer instante por los ojos por resultar colorido, encantador y, sobre todo, muy bonito. El apartado artístico impresiona como también lo hacen a sobremanera las animaciones de todo lo que se mueve en pantalla, ya sean personajes, sus ataques o el resto de elementos del escenario y del paisaje, un despliegue en lo visual que luce igual de bien en las 6,2 pulgadas de LCD de Nintendo Switch como en el modo sobremesa en un televisor grande.

Ver como se desenvuelve Kirby nos dibujará más de una sonrisa en la cara por la soltura con la que se mueve con sus pequeñas gafas de buceo en el agua o con la que lanza golpes cual temible guerrero, por citar un par de ejemplos. Y las animaciones de nuestros compañeros y enemigos no se quedan atrás. Incluso el efecto de elementos como el agua, el hielo o el fuego al interactuar con el escenario está muy conseguido.

La alegre banda sonora tampoco desmerece el resultado global e incluso es posible que brille con más fuerza, logrando que jugar a este Kirby sea todo un antídoto contra el mal humor o te arregle el día más aciago (es escuchar el tema de Green Greens y despertarse al instante la nostalgia…). Un gran trabajo de nuevo de Hirokazu Ando y su equipo al que también acompañan los efectos sonoros del juego, encajando como anillo al dedo con el resto del aspecto visual. Por supuesto, a ello se une la habitual buena labor de Nintendo al localizar sus desarrollos a nuestro idioma. Ninguna queja puede caber al respecto.

El retorno de nuestro entrañable y redondo amigo rosa ha culminado en un juego notable, con muchas más luces que sombras. Son títulos que siempre destacan por el cariño invertido por sus creadores, con una jugabilidad muy rica en posibilidades gracias al enorme abanico de habilidades que Kirby podrá inhalar según sea su deseo y las múltiples combinaciones que se pueden dar gracias a nuestros compañeros de equipo, amigos y aliados en la nueva batalla universal, sobre todo si lo jugamos en compañía de una, dos o incluso tres personas más a nuestro lado en el sofá para culminar la formación.

En lo audiovisual, Kirby Star Allies luce como nunca y quedaremos pronto prendados de la pantalla. También es cierto que el combate puede resultarnos poco exigente y sumemos vidas y vidas a nuestro contador, sin apenas perderlas, o que la aventura nos resulte algo corta si lo único que nos interesa es terminar la trama y pasar al siguiente título de nuestra colección. Si es así, quizás no sea tu juego y te pueda terminar decepcionando. Sólo exprimiendo al máximo cada nivel y modo de juego será como sacaremos el mayor partido a esta primera aparición de Kirby en los circuitos de Nintendo Switch. ¡Es hora de que triunfe el verdadero poder de la amistad! [80]

Deja un comentario