MSI Z97I GAMING AC: placa base gaming pequeña y potente

Que en AKB somos amantes del PC es algo que todos sabéis e intentamos que estéis a la última en los análisis de los componentes hardware. Hoy analizamos la placa base MSI Z97i Gaming AC, la primera con chipset Z97 que pasa por nuestras manos.

MSI Z97i  caja frontal

Lo primero, queremos dar las gracias a MSI Iberia y en especial a Nuria Ruano por hacernos llegar esta placa para su análisis. Todos los componentes analizados han sido devueltos a sus respectivos fabricantes.

Los que seguimos el maravilloso mundo del hardware en PC estamos empezando a ver una tendencia, no sabemos si fruto del bombazo de Steam o de intentar hacernos llegar la experiencia de un ordenador a la televisión grande del salón, que es eliminar el concepto de gigantismo o barebones grandes en PC y empezar a, no podemos decir copiar el diseño de las consolas de salón, pero si imitar el espacio de ocupan junto al televisor. Ya existían conceptos de barebones pequeños, pero siempre estaban faltos de potencia y el espacio de la caja o su configuración impedía el uso de componentes de altas prestaciones que podían requerir los videojuegos y únicamente se limitaban a ser media centers o pasarelas entre el ordenador potente de la habitación y el televisor FullHD del salón.

Por fortuna, la informática crece a pasos agigantados y por fin, en este 2014, tenemos a nuestra disposición placas base mini-ITX con todas las virtudes de sus hermanas mayores en tamaño y solo algunas limitaciones, que las da el tamaño, por supuesto. En el análisis que nos ocupa hoy veremos algunas diferencias en lo que a disposición y limitación de los componentes que podemos usar en una placa mini-ITX frente a una ATX convencional más que a diferencias de rendimiento que son prácticamente inexistentes.

El tamaño no siempre importa y MSI lo demuestra con la MSI Z97i Gaming AC.

Esta afirmación es más rotunda que nunca en cuanto tenemos la caja de la placa base MSI Z97i Gaming AC en nuestras manos. No es que sea pequeña, es muy pequeña en comparación con los componentes hardware que estamos acostumbrados a usar, pero ya veremos que el tamaño no limita la potencia. En la siguiente foto tenéis una comparativa de tamaños frente a una placa base ATX Asus P5K3 Deluxe.

Comparativa ATX vs mini ITX_1

Tras ver la comparativa de tamaños, podríamos decir que una placa mini-ITX es un tercio de una ATX, vamos a analizar lo primero que nos entra por los ojos a la hora de comprar un producto nuevo: el empaquetado -muy importante en un componente hardware-, y los accesorios que nos incluye MSI dentro de esta placa base.

Nada más abrir la caja nos encontramos con la placa base en su plástico protector anticonductor y debajo de esta, tenemos todo el contenido que incluye la MSI Z97i Gaming AC: dos DVD de drivers y utilidades, el manual de la placa base, una guía de instalación rápida, la pieza para ajustar la placa a la trasera del barebone y el añadido Wi-Fi junto a sus dos antenas. Tenemos todo lo necesario para conectar nuestra placa base a nuestro barebone que, como ha sido mi caso, es una caja de PC Thermaltake bastante grande, pero sería aconsejable aprovechar esta placa para montarla en un barebone específico para este tamaño de placa como el MSI Nightblade, que ya analizamos en AKB.

El montaje de los componentes en la placa base no puede ser más simple y, como siempre, hemos montado nuestro Intel i5 4670K como procesador -todo un bicho si lo que queremos es jugar-, el disipador de serie que viene con el micro -aunque no es el recomendado-, nuestra AMD 5850, un SSD Samsung de 120 GB y un par de placas de RAM de 2 GB a 1066 Mhz CL9. Como veis son algunos componentes antiguos que se ajustan perfectamente en rendimiento a una placa base tan moderna como esta, por lo que no necesitamos hacer una reinversión total a la hora de actualizar nuestro PC, o montarnos un equipo pequeño para el televisor del salón.

En el montaje solo hemos encontrado una pequeña pega, es algo que es imposible de cambiar por el diseño de la placa base en sí y es la situación de un tornillo, el que está junto a la memoria RAM y que puede complicar algo su ajuste al barebone, pero nada que no se solucione con cuidado y moviendo la presilla de la memoria. Esta placa base solo tiene presillas en una zona de las memorias RAM por lo que sacarlas es más simple aunque, como siempre hay que hacer con componentes informáticos, hay que interactuar con paciencia.

Estas son las características técnicas de esta placa base MSI Z97i Gaming AC:

  • CPU: 4ª y 5º generación de los procesadores Intel Core, Intel Pentium y Celeron
  • Shocket de la CPU: LGA 1150
  • Chipset: Intel Z97 Express
  • Gráficos: 1 x PCI-E 3.0 x16 (solo admite una tarjeta gráfica, por espacio)
  • Conexiones gráficas: DisplayPort, 2x HDMI (requiere un procesador con gráfica integrada)
  • RAM: 2 DIMMs, compatible con memoria RAM dual channel hasta DDR3-3200 (con OC)
  • SATA / eSATA: 4x SATA 6 Gb/s y 2x eSATA 6 Gb/s
  • RAID SATA: Raid 0, 1, 5, 10, solo disponible desde los puertos SATA1 a SATA4
  • Puertos USB: 6x USB 3.0 y 6x USB 2.0
  • LAN: Tarjeta de red Killer E2205
  • Wireless: Tarjeta WiFi IEEE 802.11 a/b/g/n/ac + Bluetooth 4.0
  • Audio: 7.1 HD
  •  

    Como vemos por las especificaciones, no estamos hablando de una placa base que elimine características más allá de las normales por la reducción de tamaño. Esta es la única limitación y las conexiones que nos ofrece, son suficientes para la mayoría de los usuarios. Vamos a ver detenidamente la configuración de los componentes y las conexiones.

    MSI Z97i Gaming AC placa base

    Como vemos en la imagen general, lo primero que nos llama la atención es que esta placa solo tiene dos módulos de memoria RAM. Si somos buenos recicladores de componentes de otros ordenadores y teníamos cuatro módulos de memoria para reutilizar, nos daremos con un canto en los dientes. Se nos limita a usar dos módulos, eso sí, DDR3 de hasta 3200 Mhz con OC de doble canal. ¿Qué significa esto? Tendremos que colocar dos módulos idénticos si queremos aprovechar las velocidades de la memoria RAM. Si vais a actualizar memoria os aconsejo este artículo sobre qué memoria RAM es mejor para nuestro equipo.

    Tenemos una sola ranura PCI-E 16x para la tarjeta gráfica. Esto si puede ser un problema, no por el hecho de tener que limitarnos a una sola gráfica en nuestro equipo, cosa que tenemos el 90% de los usuarios de PC, sino por el tamaño. Si queremos incluir una tarjeta gráfica potente en un barebone mini-ITX, que sería lo lógico si usamos esta placa base, tendremos que limitarnos a tarjetas del tamaño de la caja. La propia MSI tiene tarjetas gráficas potentes para placas base mini-ITX como la MSI 760 mini-ITX o la 770, en un formato acorde al objetivo de tamaño que buscamos si adquirimos la Z97i Gaming AC.

    MSI Z97 completa conexion1

    Cuatro SATA a 6 Gb/s pueden parecer pocos si los comparamos con una placa base de tipo ATX, pero ya os puedo decir que es más que suficiente. Tenemos la posibilidad de hacer multiples combinaciones con esos cuatro conectores SATA: un raid de dos SSD, el raid de dos SSD junto a un par de discos duros mecánicos, un raid de discos duros mecánicos, un SSD para el sistema operativo y uno mecánico para los datos, programas y juegos. Imaginación y posibilidades para estas cuatro conexiones internas. Un gran punto positivo es su posición vertical, aunque tendremos el mismo problema de siempre con los conectores SATA y tendremos que usar el conector plano y no el que tiene forma de L si vamos a usar dos puertos SATA que estén uno encima de otro.

    El siguiente punto a destacar de esta placa base es la posición del chip de audio, que como siempre MSI intenta aislar todo lo posible de cualquier tipo de interferencia y una novedad, unos USB exclusivos y preparados para conectar sistemas de audio y limitar en todo lo posible lo mismo que el chip, las interferencias y el temido ruido rosa.

    Aunque quizá el punto a favor de este equipo, además de la inclusión de Wi-Fi con doble antena, es el chip Ethernet Killer E2205. Tendremos que usarlo con cuidado ya que da prioridad a los paquetes que salgan y entren a nuestros videojuegos y, por ejemplo, si tenemos un lanzador de un juego y abrimos el navegador, este nos irá a pedales. Podemos bajar el ping y mejorar el rendimiento online gracias a esta tarjeta, que como digo, es un plus y uno de los mejores componentes que incorpora esta placa base.

    Resumiendo en las posibilidades, ¿podríamos montar un equipo gaming en un barebone mini-ITX con la MSI Z97i Gaming AC? Por supuesto, con esta placa base tenemos todo lo necesario para fabricar un equipo dedicado a jugar y que no desmerezca en nada a un equipo ATX. La potencia y el reducido tamaño si pueden estar juntas como hemos visto en el montaje, componentes y conexiones de esta placa base mini-ITX.

    Con la parte hardware analizada, vamos a centrarnos ahora en el software que acompaña a este producto de MSI. Como ya estamos acostumbrados desde hace tiempo, la BIOS es totalmente gráfica y muy amigable para los usuarios que no estén familiarizados con las posibilidades y cambios que no ofrece este gestional en el PC. En las fotos podéis ver que todos los elementos quedan perfectamente marcados en el mapa de conexiones que incluye la BIOS, que es uno de los elementos más útiles, ya que si conectamos algo mal no saldrá marcado en este pequeño esquema de conexiones. El OC, si tenemos un micro de la serie K de Intel, se hace de manera automática si activamos el botón OC Genie de la BIOS, pasamos de 3,4 GHZ a 4,2 GHZ sin problemas excesivos de temperaturas si tenemos un buen disipador y turbina en la placa. En nuestro caso, no hemos hecho demasiadas pruebas de OC ya que lo montamos con el disipador y ventilador de serie que venía con el micro para intentar igualar el rendimiento que conseguiríamos al montarlo en un barebone mini-ITX, que por espacio nos impediría montar una turbina.

    Podemos en todo momento monitorizar la temperatura de todos los componentes y cambiar las revoluciones de los ventiladores que tengamos en nuestro barebone junto al ventilador que disipa el calor del microprocesador. Esto lo podemos hacer desde la BIOS o desde el programa que incorpora MSI para el escritorio de Windows en el que podemos hacer todos los cambios y modificar los mismos parámetros que desde la BIOS del PC. Los drivers se instalan de forma prácticamente automática, simplemente introducir el DVD y seleccionar lo que queremos instalar de la lista de drivers y programas. Como punto novedoso, MSI te da seis meses de licencia para el programa de captura de videojuegos y emisión en directo Xplit Gamecaster.

    Concluimos el análisis con un pequeño resumen de esta MSI Z97i Gaming AC. Estamos frente a la placa base de referencia si queremos montar un PC gaming en un barebone mini-ITX. Tenemos todo el potencial para montar un auténtico animal que mueva todos los juegos con soltura y en un espacio reducido, casi parecido al que ocupan las consolas o un poco mayor. En cambio, si queremos montar la placa base en un barebone ATX tenemos mejores opciones por parte de MSI en su serie Gaming, por lo que quedaría descartada a un segundo plano. Sin duda esta MSI Z97i Gaming AC es el camino al que nos va a llevar la tecnología en los próximos años dentro del mundo gaming en PC: miniaturización, calidad de componentes y potencia. Este redactor se ha quedado prendado de las posibilidades que tiene esta placa base a pesar de tu tamaño y la recomiendo, sin ninguna duda, si queréis montaros vuestra propia SteamBox en el salón. [93]

    Sello de calidad AKB

    1. La puedes poner, el problema es la fuente y el barebone. El barebone que analizamos permitía tarjetas muy grandes y tochas por lo que el problema será más la caja que la propia placa.

    Deja un comentario