Artículo: Horizon: Zero Dawn & The Aloy's girl gang

Cuando alguien me pregunta de qué va Horizon: Zero Dawn (Guerrilla, 2017) mi respuesta suele ser más o menos la misma: una guerrera pelirroja salva a la humanidad en un mundo postapocalíptico mientras caza animales robóticos gigantes. Puede que el color de pelo no os parezca relevante pero LO ES.

NOTA IMPORTANTE: El siguiente texto contiene spoilers. Quizá prefieras no leerlo si no has finalizado Horizon: Zero Dawn y tienes planes de hacerlo
Y sí, soy consciente de que es una descripción bastante vaga si tenemos en cuenta la complejidad de su argumento, pero en términos generales suele despertar la curiosidad de la gente y de ahí a darle una oportunidad al juego hay un paso muy pequeño. Objetivo cumplido. Porque con sus virtudes y sus defectos (que no voy a entrar a analizar aquí) considero que Horizon: Zero Dawn es un juego que todo el mundo debe jugar y muy probablemente, disfrutar. Lo que me lleva directamente al verdadero por qué de estas líneas.

En los días previos a su lanzamiento empezaron a proliferar por redes sociales, foros y páginas especializadas comentarios como: “pinta bien pero es una pena que lo protagonice una mujer porque así no lo voy a jugar”, “la protagonista es fea” y por supuesto, mi favorito entre los favoritos, el premio al comentario del año “a la protagonista no me la follaría”. BRAVO.

Porque por supuesto todo el mundo sabe que el nivel de follabilidad de un personaje es determinante en la calidad de un juego. Y porque aunque así fuera, y aún a sabiendas de que la belleza es subjetiva, permítanme que les diga que a Aloy de los Nora, yo sí me la follaría.

Aloy, la fea

En el fondo me genera cierta satisfacción que las críticas hacía Aloy se basen en su físico. Es el insulto más fácil, el más vacío y el que mejor enmascara el hecho de que lo que realmente les genera rechazo es que se trate de una mujer que podría partirles las piernas. Pero lo que más me satisface de verdad es que durante toda la aventura queda muy patente que Aloy no sería el único de sus problemas.

Y es que desde el corazón de Madre hasta la exótica Meridian, Horizon: Zero Dawn es un juego plagado de mujeres fuertes, complejas y por qué no decirlo, guapas. Todas con una historia a sus espaldas y una misión que cumplir totalmente alejadas del estereotipo de la damisela en apuros. Una auténtica “girl gang”.

El mismo leitmotiv del juego ya nos da una pista nada más comenzar. Aloy no tiene madre. Y eso es un estigma. No es algo extraño si analizamos con más detenimiento la sociedad de los Nora: viven al amparo de una montaña (y diosa) a la que llaman “Madre” y son gobernados por tres matriarcas. Además muestran una igualdad total a la hora de tratar a los más jóvenes de la tribu, dándoles a todos la oportunidad de convertirse en guerreros mediante una dura prueba en la que no se hace ningún tipo de distinción por sexo.

Es más, el líder de dichos guerreros es una mujer, la cacique Sona, quien a lo largo del juego demuestra que no le tiembla el pulso ni a la hora de combatir ni a la de tratar a su propio hijo como a uno más. Si a los detractores de Aloy no les ha dado ya un infartito, mejor que no sigan leyendo.

Dedicada a todos mis haters

La necesidad de Aloy de descubrir quién es su madre y su incansable tenacidad la convertirán en “Buscadora” y nos llevarán más allá de las fronteras de los Nora, no sin antes ayudar a Arana y Nakoa en dos nuevas muestras de valentía y determinación. En el caso de la primera, a recuperar un objeto perteneciente a su madre que ha sido robado por las máquinas. Y en el caso de la segunda, a encontrar al asesino de su padre para vengar su muerte.

Por supuesto que Horizon: Zero Dawn cuenta también con personajes masculinos muy importantes. Pero me resulta curioso, incluso gracioso si se me permite la osadía, que de una manera u otra casi todos acaben siendo superados por Aloy, bien sea físicamente (como los malos malísimos Helis y Dervahl) o “emocionalmente” (como sucede con Erend y el Rey Avad).

No consigo saber si la actitud de Aloy hacia estos dos últimos es fruto de la inocencia de quien ha pasado toda su vida aislada y protegida, o más bien de la responsabilidad de quien es consciente del peso de su misión. Pero sea como fuere, resulta interesante ver a una protagonista tan fuerte rechazar con tanta naturalidad el interés amoroso que despierta allá por donde va. De hecho, reconozco que me estoy riendo a carcajadas solo con pensar en esos pobres infelices que la despreciaron refugiados tras sus pantallas, como si creyeran que una mujer como ella podría darles siquiera una oportunidad para rechazarla.

El rostro de la friendzone


El caso de Erend es especialmente significativo si consideramos que vive a la sombra de otra mujer: su hermana Ersa, capitana de la vanguardia Oseram al servicio del Rey Sol. No solo nos encontramos de nuevo con una mujer guerrera liderando soldados, sino que su papel es determinante en el ascenso al trono de Avad y la consecución y mantenimiento de la paz entre los Oseram y los Carja.

Pero uno de los grandes méritos de Guerrilla, más allá del equipazo de personajes femeninos que ha creado para Horizon, es conseguir representar en ellos varios tipos de belleza sin caer en los tópicos ni la sexualización. Tribus diferentes con sus físicos y atuendos característicos, personalidades diferentes, razas diferentes… todo encaja y es práctico y creíble en el contexto que nos presenta el juego. Como ejemplo, dos de mis personajes favoritos: Talanah y Vanasha.

No os dejéis engañar por el aspecto dulce y tierno de la primera. Talanah será nuestra maestra y guía en la Logia de Cazadores, tarea que le es encomendada por el Halcón Solar Ahsis con el mismo desprecio que muestra cuando conoce a Aloy. El líder de la Logia es un hombre vanidoso y aferrado a las tradiciones que no ve con buenos ojos la presencia de extranjeras en su particular club de caza.

Completo antagonista de Talanah, la joven que no solo trata de honrar a su padre y hermano caídos, sino que siempre se muestra dispuesta a ayudar a quienes más lo necesitan. Ágil, fuerte y valiente, su unión con Aloy le dará el empujón necesario para cazar al temible Rojafauce y alzarse así como nuevo Halcón Solar. Y es que las mujeres de Horizon: Zero Dawn son fuertes por sí mismas, pero cuando se unen, son invencibles.

Con esta carita se cazan atronadores

Si hay algo que se le puede reprochar a Guerrilla son los abdominales de Vanasha. No creo que haya mujer (ni hombre) en el mundo a la que esos músculos no le hagan sentir complejos.
Van a juego con su personalidad, eso sí, arrolladora y bravucona, fachada del carácter sacrificado y disciplinado que iremos descubriendo conforme avancemos en su misión. Y es que como ya he mencionado, todos estos personajes tienen su “por qué” y no solo están ahí porque sean bonitos. Arrastran las historias que dan sentido al juego porque el interés de Horizon: Zero Dawn no se mantiene solo con robots.

La armadura no le cubre el abdomen porque es obvio que ahí rebotan las flechas

Podría seguir hablando de más personajes femeninos como Aluki, Teersa, Janeva, Petra… la lista es larga e interesante. Pero quien sin duda se merece el puesto de honor codo con codo con Aloy, es la doctora Elisabet Sobeck. Científica, ingeniera robótica y salvadora de nuestro mundo gracias a su sacrificio personal y a GAIA, la inteligencia artificial creada para dirigir el renacimiento de nuestro planeta.

Una vez más y remontándome al comienzo de este texto, no creo que la elección del nombre sea pura coincidencia: Gaia, la madre Tierra. La madre de todo ser vivo conocido. Así es como la búsqueda de los orígenes de Aloy culmina con el descubrimiento de los orígenes del mundo.

¿Es entonces Horizon: Zero Dawn el juego con la mejor protagonista femenina? La Industria del Videojuego parece haberse puesto las pilas y es una pregunta que da para debate. A algunas de las pioneras como Lara Croft o Samus Aran les han salido muchas competidoras dispuestas a arrebatarles la corona y no cabe duda de que eso es algo fantástico. Pero para mí la respuesta está clara: . No solo por Aloy, personaje casi perfecto en cualquier aspecto, si no por todas las mujeres que aparecen en el juego y cuya diversidad puede permitir identificarse a cualquier jugadora. La mejor girl gang imaginable.

Y mientras espero con ansia volver a controlar a esta badass pelirroja en el DLC “The Frozen Wilds” (7 de noviembre) sonrío satisfecha pensando que el mejor castigo para todos aquellos cuyos prejuicios les han impedido jugar a Horizon: Zero Dawn es, precisamente, perdérselo.

Deja un comentario