Atelier Escha & Logy: Alquimistas del cielo crepuscular

Parece mentira que hayan pasado ya casi cuatro meses de mi análisis del primer juego de la compilación Atelier Dusk DX. Había que ponerle solución, y después de mucho tiempo me he puesto al callo y joder, me ha sorprendido el juego para bien. Atelier Escha & Logy: Alchemist of the Dusk Sky es mucho, pero mucho, mejor que su precuela.

Sin reinventar la rueda

En el apartado de la historia en esta segunda entrega pasamos de buscar a nuestra hermana desaparecida a tener que investigar una ruinas voladoras que nadie jamás ha podido entrar además de ayudar a los ciudadanos de nuestra región que aún se recupera de una catástrofe conocida como “el anochecer”. El desarrollo de la misma es similar (aunque de una forma más madura) a como lo hacemos en el primer juego: cutscenes cuando llegamos a un lugar donde uno de nuestros amigos quiere decirnos algo y, sobre todo, al pasar el mes.

Simple, muy anime, se agradece ese tono más oscuro que el que teníamos en la primera entrega y, sobre todo, a sus dos protagonistas. Donde antes teníamos a Ayesha, que poco más y le salían decimales en el dos más dos, ahora tenemos a Escha, una joven alquimista nativa del pueblo central de la historia y que aprendió del oficio gracias a su madre, y a Logy, otro alquimista, con un aire mucho más maduro y con un estilo de alquimia más moderno debido a su origen de ciudad. Los dos personajes le dan sopas con onda a Ayesha, pero lo mejor es la interacción que existe del uno al otro. Se tratan como compañeros de trabajo la mayor parte del tiempo y a mi gusto, prefiero eso a un juego de “uy que vergüenza, me ha mirado 0.1 segundos de más…”.

Conversando con Marion

Marion vuelve, pero esta vez como nuestra jefa

Oficiales Escha y Logy de servicio

En Atelier Escha & Logy tenemos una forma de avanzar bastante más clara que en Ayesha, y es la asignación de nuestras misiones. Somos trabajadores del gremio de alquimistas afincados en el pueblo de Colseit donde nuestra jefa es una vieja conocida del primero, Marion. Ella nos dirá los objetivos por cada trimestre y nosotros deberemos elegir hasta donde queremos llegar con las mismas, pudiendo hacer solo la principal o el resto de misiones opcionales, con las que conseguiremos prestigio y mejores recompensas.

Algo que siempre se agradece es la vuelta de caras conocidas. Marion, Linca, la bruja idiota, Nio y Harry vuelven a la carga en esta aventura, y, salvo Harry, todos como personajes seleccionables en nuestro equipo. A estos se le añade un nuevo plantel de personajes que, teniendo ramalazos de cliché puro de shonen japones, son bastante graciosos y oye, un poco de cariño si que les pillas.

Sintesis en Atelier Escha & Logy

Removiendo el caldero

Al final, jugar a Atelier por la trama… como que no. Se agradece el cambio (al menos ahora los protagonistas me gustan) pero lo importante del juego es el crafteo y el combate. Y es aquí donde Atelier Escha & Logy demuestra las mejoras con respecto a su secuela, y en especial en el tema del combate, del cual hablaré más tarde. Craftear dentro del juego es igual de sencillo que en el primero pero la forma de introducir los elementos permite un mayor juego que en la precuela. Para empezar, tenemos que introducir los elementos, lo cuales tienen a su vez un elemento asignado (de cuatro) y unas propiedad heredables. Sintetizar un objeto desde una base de material e ir avanzando jugando con los puntos y las habilidades propias de cada alquimista nos proporcionarán una cantidad de ventajas que no podéis ni imaginaros.

Por ejemplo, a principio de juego puedes sintetizar un tipo de bomba que, de normal, es una birria. Pero jugando bien tus cartas y con conocimiento del sistema de síntesis de objetos puedes crear las mismas bombas con un 200% del daño y dos usos extra. Todo simplemente partiendo de los objetos que coges en el campo y consigues derrotando a los enemigos. Cada alquimista además es el encargado de sintetizar un tipo de objetos (armas y armaduras Logy, objetos y consumibles Escha) dotándoles de más personalidad y añadiendo un componente de versatilidad a los mismos, pues las habilidades propias de uno no son las mismas que las del otro.

Esplorando el mundo de Atelier Escha & Logy

Explorando el terreno

El combate es sin duda el mejor lavado de cara que podría haber recibido el juego. Conservando lo mejor del original (básicamente, nada) se le ha añadido una capa de profundidad que permite dos cosas que aceleran los combates y agregan un componente de estrategia. Primero, dentro de combate ahora los objetos los pueden usar dos personas en lugar de una (lógico, son dos alquimistas, dos protas) por lo que los objetos, combinados con la nueva forma de sintetizar, cobran un protagonismo mayor que en el original. Lo dicho, si sabes hacer uso de la alquimia y sacarle jugo, puedes hacerte con objetos que limpian batallas bastante fácil.

Y a esto súmale, además, la posibilidad de usar los objetos sin preocuparte por ellos. Los útiles consumibles que llevemos equipados se restablecen al regresar al pueblo, pero a cambio se nos limita la capacidad de la cesta al prestigio que tengamos como agentes. Esto balancea el juego, porque si pudieras llevarte, no se, 20 bombas de hielo de las buenas nada más avanzar un poco, simplemente te limpias las áreas casi sin darte cuenta.

Y otro añadido muy interesante es la formación de los grupos. En lugar de poder llevar solo a tres, en Atelier Escha & Logy nos llevamos a todos juntos de fiesta. El combate sigue siendo a tres personas, pero mediante los comandos de encadenado podemos incluso pegar en un turno de un personaje hasta 6 golpes en total. Esto se debe a que a cada miembro del grupo se le asigna un personaje de apoyo que le cubre las espaldas. En lugar de usar a los otros miembros para cubrir al aliado objetivo, usamos a su vinculado para protegerle y además intercambiar posición con él, ganando por tanto sus habilidades propias y con toda la vida.

Concept art de Colseit

Pues al final me ha gustado

Hay algo en esta saga que me atrae como la miel a las moscas. No se si es la estética, mi manía de desbloquear todo en los juegos (y la alquimia me mira seductoramente en ese apartado) o el hecho de que, por algún motivo que aún soy incapaz de determinar, soy su público objetivo. O una combinación de todas, que se yo. Lo que tengo claro es que, como producto, es mucho mejor que su precuela en básicamente todos los aspectos, porque hasta gráficamente ese aspecto tan “crepuscular”, con tonos terrosos y una mayor definición de los personajes me permite no solo disfrutarlo, sino decir que, si te molan estos juegos, Atelier Escha & Logy: Alchemist of the Dusk Sky es un must. Y además el subtitulo me encanta. [75]

Deja un comentario