Libro: Console Wars, una ventana a la guerra Sega vs Nintendo

No hace demasiado Sega era ocupaba un lugar destacadísimo en la Industria de los Videojuegos. Hasta el último suspiro de esa maravilla llamada Dreamcast muchos nos negamos a creer que la compañía de Sonic iba a abandonar el mercado del hardware.

Nielsen, Toyoda y Kalinske, protagonistas de Console Wars

Blake J. Harris, en Console Wars, disecciona, centrándose en el mercado yankee aunque con miradas de reojo a Japón y a los inicios tanto de Sega como de Nintendo, la que podría considerarse como época dorada de Sega como fabricante de consolas, cuando Génesis (el nombre de la MegaDrive en USA), se enfrentó, con un cuchillo entre los dientes, a la entonces aparentemente todopoderosa Nintendo, la Gran N, que parecía convertir en oro todo lo que tocaba.

Con el salto a las 32 bits muchas cosas cambiaron, y potentes actores se quedaron con un gran trozo de ese gran pastel del que tanto Nintendo como Sega eran responsables de haber creado. Console Wars (Blake J.Harris, 2014) es una novela de no ficción – un formato que al principio me chirrió pero luego me atrapó – en la que el autor sigue los periplos de Tom Kalinske en Sega América, de la que tomó las riendas y lideró un equipo de hombres y mujeres que desafiaron exitosamente el status quo de la Gran N, la compañía que había resucitado a los videojuegos en Japón y USA.

A pesar de que hay muchas cosas de la guerra en el mercado americano que no consigo identificar como comunes con el mercado español – por ejemplo Super Nintendo recuerdo que siempre fue percibida como consola bastante superior técnicamente a MegaDrive, o el despreciar a Super Mario World al compararse con Sonic, algo que me parece surrealista – ha sido absolutamente mágico acompañar a Kalinske y cia. mientras ayudaban a parir a Sonic, redefinían la promoción de los videojuegos y creaban el E3 mientras mantenían una auténtica guerra de guerrillas tanto con Sega Japón como con la propia Nintendo.

Héroes de Papel ha publicado Console Wars en castellano, en una cuidada edición en tapa dura que alberga más de 500 páginas de una crónica detrás de las bambalinas plagada de anécdotas interesantísimas de uno de los enfrentamientos que ayudaron a dar forma a la Industria del Videojuego tal y como la conocemos, antes de que Sony y Microsoft se sumaran a la fiesta. Un único pero – lástima que no se hayan incluido fotografías o materiales gráficos de la época, quizá por temas de espacio.

Imprescindible para cualquier amante de los videojuegos, especialmente si vivió esa época.

  1. Para los amantes de los juegos de video, ese libro es obligatorio, porque no solo cuenta esa guerra entre Sega y Nintendo, sino tambien el origen de la crisis que casi acaba con la industria y muchos elementos que se mueven tras bambalinas en las diferentes compañias.

  2. Un par de detalles sobre lo que comentas, Kris. Realmente el libro no necesita imagenes (estamos demasiado acostumbrados a que cualquier cosa sobre videojuegos este plagada de ellas), y segunda, en su momento, realmente SMW, no era mas que una versión mas bonita del Mario de NES en comparación con la innovación de Sonic. Al margen de los gustos de cada uno, hay que reconocer que en ese momento, los de SOA tenian la razón al ver el juego de Megadrive como algo muy superior a lo que probaron en SNES. Siempre entendiendo a Sonic como el producto comercial que podía plantar cara a la todopoderosa Nintendo de la época.

    El libro, está bien planteado al ofrecer algo que engancha desde la clásica premisa “buenos y malos” , aunque sea de forma forzada. Sorprende encontrar una lectura tan atípica en el mundo de los videojuegos.

    Divertido, entretenido e interesante a partes iguales.

    • -Imágenes me refiero a fotos de oficinas, primeros bocetos de Sonic, almacenes en los que empezaron, primer E3… me parecería interesantísimo.
      -Sobre lo de SMW, es que no comparto el planteamiento. A mi Sonic me parece muchísimo menos cuidado que SMW, que me parece una maravilla. No estoy de acuerdo en que fuera solo una versión más bonita que Mario de NES. A mi me parece un auténtico GOTY. Ojo, el primer Sonic también me encantó.

      • Te lo planteaba desde el punto de vista comercial y el acierto de Sega en ese sentido. No discutimos la calidad jugable de ambos títulos… si no el significado de ambos títulos en su momento. Sonic era algo totalmente revolucionario que explotaba técnicamente la tecnología disponible y el nuevo Mario no dejaba de ser en ese aspecto muy conservador.

        • Que conste que no las eché de menos mientras lo leía, pero a toro pasado, buscando a los protagonistas por google, sí que lo veía como un punto de mejora para contextualizar y poner caras a los protagonistas.

        • Puedo llegar a estar de acuerdo, pero en el libro desprecian a SMW como un título menor, incluso en los grupos de prueba americanos los niños lo ven como un juego bastante inferior a Sonic.

  3. Claro, lo desprecian porque esperan que Snes se lance con un pepinazo gráfico que marque distancias. Y bueno, se encuentran algo que no deja de ser una renovación estética muy discreta.

    Lo de los estudios que hacen y demás, nada raro… los niños americanos venian de sobar a Mario hasta el aburrimiento. Si les plantas algo como Sonic de golpe, es normal que se tirasen por el titulo de Sega. Fue una apuesta arriesgada, y les salio bien.

    • Yo venía de Mario y me gustó Sonic por lo cuidado de la producción, pero nunca tuve ni tengo bastante de Mario. Y la potencia gráfica y acabados no tenían nada que ver ni con una ni con otra.

      Por cierto, se habla muy poco – solo como comentario – que el mando de la SNES tenía muchos más botones, algo perfecto para los juegos de lucha.

      Y no sé por qué se mitifica tanto a Ecco the Dolphin y se dejen de lado juegazos como Streets of Rage (aparece de casualidad), GoldenEye o las conversiones de recreativas en general…

      • Bueno, al final el libro no deja de ser narrativa en base a las entrevistas y sus personajes. En la historia se cruza el creador de Ecco the Dolphin, y de ahí que aparezca en el libro, … igual que Mortal Kombat. De haber tenido otros protagonistas, hablariamos de juegos distintos.

        Tambien entiendo que Sonic este omnipresente durante toda la lectura, ya que fue realmente el elemento que puso a Sega en el mercado estadounidense. Y al final, el libro no deja de ser esa batalla de David contra Goliat.

        Yo me quedo con la parte de como era la industria, lo verde que estaba en casi todo, las prácticas que usaban y de como se hacian las cosas prácticamente sobre la marcha. Quizá el punto más interesante a mi entender, más que la propia lucha entre Sega y Nintendo, es la batalla interna entre SOJ y SOA, y de como a la postre, fue realmente el germen del hundimiento de la compañía.

        • “Yo me quedo con la parte de como era la industria, lo verde que estaba en casi todo, las prácticas que usaban y de como se hacian las cosas prácticamente sobre la marcha.”

          Totalmente de acuerdo, es interesantísimo.

          “Quizá el punto más interesante a mi entender, más que la propia lucha entre Sega y Nintendo, es la batalla interna entre SOJ y SOA, y de como a la postre, fue realmente el germen del hundimiento de la compañía.”

          Como el prota del libro es el de SOA es fácil perder la perspectiva, pero joder, el HW era de Japón, tiene sentido que fueran a su bola.

Deja un comentario