Dragones del espacio. Salvando la Tierra en EarthNight

La tierra a caído…y no por lo que cualquiera pudiera imaginar. No ha sido el calentamiento global, ni una guerra interna. Ni siquiera han sido aliens, aun que casi casi. Dragones. Dragones gigantes han venido para quedarse ¡y solo nosotros podemos salvarla!

Apocalipsis dracóniano

EarthNight nos pone en la piel de nuestros posibles protagonistas, Sydney y Stanley, en lo que será su misión más importante en la vida. La Tierra está al merced de estas imponentes bestias y la humanidad ha quedado relegada al espacio mientras miran con nostalgia aquello que una vez fue su hogar.

Pero no puede quedar así, debemos recuperar nuestro hogar. Y es ahí donde empieza esta aventura que nos presenta Cleaversoft.

Corriendo como el viento

Un mundo dibujado a mano aparece ante nuestros ojos. Los colores brillan mientras corremos sin parar. Los escenarios mostrados por los trailers dejan claro adonde va dirigida la acción, pero dándole más profundidad. ¿Quién en alguna tarde aburrida no ha jugado a Jetpack Joyride, Temple Run o al español Run Sheldon en su dispositivo movil? El esquema es parece el mismo: un runner infinito pero un paso más allá.

Asesinos de dragones

Si ya hemos mencionado las raíces del juego, no podemos quedarnos sin ver las flores. Somos matadragones al final, y nuestro objetivo es acabar con tantos dragones como podamos por cada intento, recolectando recursos que nos ayudarán a avanzar más. La cabeza, su punto débil, es a donde debemos llegar y una vez acabemos con nuestra presa… solo podremos saltar y buscar una nueva bestia a la que cazar.

Atravesando la atmósfera

EarthNight aterrizará en Switch, PS4 y Steam el 3 de diciembre, pero ya esta disponible para Apple Arcade. Este juego me enamoró a primera vista tras su trailer del E3 de este año en el escaparate de Nintendoy no puedo esperar para ver como funciona en la plataforma, pero por el momento, hagamos acopio de recursos y preparémonos para saltar al vacío. Tenemos un planeta que recuperar.

Deja un comentario