El padre de las almas oscuras: Hidetaka Miyazaki

Hablar de Dark Souls es, siempre, hablar de la figura de Hidetaka Miyazaki. De ser un salaryman a uno de los directores dentro del videojuego más respetados y relevantes del panorama y presidente de la compañía que le dio su primera oportunidad. Toda una evolución de la que nos habla el libro que hoy toca reseñar: El padre de las almas oscuras, de Adrián Suárez.

El padre de las almas oscuras

Hablemos de Miyazaki

Editada por STAR-T Magazine en su línea Premiere, El padre de las almas oscuras: Hidetaka Miyazaki a través de sus obras (un título tan largo que me sirve de título SEO) trata, como ya hemos establecido en el párrafo introductorio, toda la obra del autor. Desde sus comienzos con Armored Core hasta su última obra, Sekiro. Sus motivaciones e influencias, lo que conocemos de su pasado y de su presente a través de entrevistas a distintos medios, en un formato narrado repasado cada una de sus creaciones e, incluso, ese repudiado dentro de los fans en el cual él no participó explícitamente pero es necesario para entender su obra: Dark Souls 2.

Porque si bien no es muy extensa, es muy intensa. El nombre de Miyazaki solo ha aparecido en ocho juegos a lo largo de quince años, todos ellos bajo el manto de From Software, compañía de la que, en la actualidad, es presidente. Lo cual es francamente sorprendente, pues comenzó como un planner para la tercera entrega de la saga de mechas de la empresa, Armored Core: Last Raven, ascendiendo a director de sus dos secuelas hasta recalar en el juego que le hizo saltar a la fama, Demon’s Souls y llegando por fin a Sekiro, el juego que le catapultó y le hizo ganar el premio al mejor juego del año por los Video Game Awards.

Hablemos de Souls, Bloodborne y demás

Y de todo esto se nos habla a través de El Padre de las almas oscuras. Juego a juego, a partir de Demon’s Souls, Adrián se encargará de guiarnos a través de un lore confuso y servirnos una explicación que, como el mismo reconoce, no es la oficial, pero es una posibilidad. Al final, la obra de Miyazaki, al igual que la de su referente en la industria, Fumito Ueda, no es cerrada y está abierta a interpretaciones. Nosotros somos los que elegimos o no creer, según el conjunto del juego, si Solaire de Astoria es hijo de Gwyn o no, por poner un ejemplo. Este recorrido por todas las historias de cada saga es algo que, a servidor, le ha encantado. Si no eres un fan incondicional de From Software te ayuda a hacerte una imagen global de cómo está distribuida la historia de cada saga, pero incluso si ya conoces a la perfección el lore, puede hacer que te replantees ciertos puntos que se te podían haber escapado o con los que no estás de acuerdo y hacerte reflexionar.

Lo más curioso del libro es que, justo lo que acabo de mencionar, no es lo más interesante del título. Más allá de la historia de la saga Souls, Bloodborne y demás, a mi como jugador me parece fascinante la creación de los mundos de Miyazaki, sus referentes, su inspiración y el porqué de las cosas que se hacen en cada juego. Aquí es donde el autor consigue sacar pecho, pues haciendo uso de entrevistas a los principales implicados consigue mostrarnos todo esto: ¿qué sucedió con la magia y el sistema de combate desde Demon’s Souls a Bloodborne? ¿Y la evolución estética de cada juego? ¿Existe alguna conexión entre cada título? Junto con esto, la propia formación del autor como arquitecto es algo que permite al libro mostrar unas explicaciones mucho más profundas sobre la configuración de los mundos, la sensación de verticalidad y el uso que Miyazaki hace de la arquitectura para sus obras.

Deráciné

En resumen

Es casi complicado intentar resumir un libro que, ya de por sí, es una estupenda síntesis de la obra de Miyazaki. El padre de las almas oscuras es un libro impecable, que me ha atrapado entre sus páginas descubriendo detalles de un creativo al que admiro y de unas obras que amo. Poniéndome más técnico, la maquetación es estándar, pero se agradece el uso de imágenes dentro de las páginas para poder ilustrar las distintas ideas que el autor trata de ilustrar. Eso sí, ni una sola errata entre sus páginas, lo cual es sorprendente teniendo en cuenta las más de 400 páginas entre textos, anotaciones a pie de página e imágenes. Si os pica la curiosidad, aunque sea un poco, es una estupenda compra de cara a navidades.

Deja un comentario