Impresiones: Muy buenas sensaciones con PES 2019

Visitamos las oficinas de Konami España para probar qué tal se desenvuelve el último trabajo del Team PES.PES 2019 viene cargado de novedades que no solo harán las delicias de sus seguidores, sino de aquellos críticos con ciertos aspectos del juego.

Debo decir que soy un encandilado seguidor del hacer nipón desde aquellos magníficos años de ISS.Cada año acudo a mi cita con Konami haciendo caso omiso a las advertencias de mis amigos directos. Así soy yo; por más que pruebe FIFA, nunca me enganchará como la jugabilidad directa que propone PES, sobre todo desde esta buena dirección iniciada desde principios de generación.

Tras un 2018 que ya convencía, siempre queda margen de mejora, por lo que aquí nos encontramos.Esta hora y pico que hemos pasado a los mandos de la versión 2019 nos ha permitido comprender el alcance de solidez a la que está llegando nuestra querida franquicia.

El fútbol, mejor al primer toque

Durante la pequeña presentación previa al hands on con PES 2019, se nos habló, a grandes rasgos, de las novedades que el estudio nos brinda en la entrega de este año. Por primera vez en más de una década, Xbox 360 y PS3 pierden su llegada en pos de potenciar al completo la versión para las tres grandes plataformas. No es una decisión baladí teniendo en cuenta la masa que todavía permanece en ellas, máxime cuando los videojuegos de fútbol mueven masas casual que simplemente buscan echar unos partidos con sus equipos favoritos.

Esta redistribución de los recursos impacta positivamente en su desarrollo. Sobre el papel, se nos comentó acerca de dos grandes puntos mejorados. El primero de ellos es el juego al primer toque. En su antecesor, las críticas se centraban en un pequeño retardo entre la pulsación del botón y laa reacción del jugador. Era algo leve, bien es decirlo, pero los acostumbrados a la precisión de su máximo competidor lo sentían como un sacrilegio. Ahora los jugadores responderán al momento, fluyendo el esférico para quienes gustan de este estilo.

Lo segundo, y no menos importante, es el nuevo sistema de físicas y comportamiento del balón. He de decir que parece lo típico que se vende año tras año como justificación, pero nada más lejos de la realidad: se siente como uno de verdad. Es pronto para aventurarme sin haberlo probado en profundidad, aunque mi experiencia la pasada semana es muy positiva. Daba gusto colocar un pase alto entre líneas y que el bote del balón se sintiera contundente, lejos de la ligereza que predominaba los pasados años.

El músculo en cuanto a licencias ha mejorado sustancialmente en este PES 2019. Además de la exclusiva lograda con la Premier League Rusa, se añaden otras seis primeras divisiones de países como Dinamarca, Portugal, Suiza, Escocia, Bélgica, Argentina y Portugal.Nos quedamos otro año sin la liga española. Se nos instó a permanecer atentos a los próximos meses para el anuncio de otros acuerdos que todavía están por cerrar, de la cual esperamos que salgan más clubes de las ligas principales que no puede representar en su totalidad. La pérdida de la UEFA Champions League ha sido un duro golpe subsanado, en parte, por la incorporación de la International Champions Cup, el célebre torneo de pretemporada donde los mejores clubes del globo hacen su puesta a punto.

Sobre el modo My Club poco pudimos conocer, salvo el ya sabido cambio en la forma en la que obtenemos jugadores, pasando de los cuatro tipos de balón a un sistema de cromos similar a la de Ultimate Team. En la parte respectiva a las Leyendas se ha dado todo. Un buen número de extraordinarios jugadores se darán cita para su disposición en los principales modos de juego, incluido ‘partido rápido’, donde un conglomerado de ellos formará un equipo especial seleccionable. Nombres como Oliver Kahn, Cruyff, Nedvěd, El Pelusa o David Beckham (entre otros) son los cabeza de cartel.

Impresiones: PES 2019 ilusiona

Pero, ¿qué tal se siente a los mandos? La contundencia a la que aludía en líneas anteriores se traslada no solo al balón, sino a la forma en la que los jugadores reaccionan entre sí a los lances del juego. Parece que el trabajo en animación ha dado sus frutos; al tener mayor variedad de movimientos, menos parecen cuerpos erráticos. La fluidez con la que se desenvuelven asombra viendo anteriores entregas, incluido el motor de colisiones. No llega al nivel de amoldado que permite, por ejemplo, FIFA, pero sí que se nota el empeño de la compañía en crecer con paso firme.

Durante la demo pudimos elegir un número bastante limitado de equipos. Cuatro selecciones nacionales y otros cuatro clubes. Mi primer partido fue en una Anfield blanqueada por la nieve del temporal. Este clima vuelve a la saga para acompañar la llega de la liga Rusa, donde es natural jugar bajo dichas condiciones. Liverpool contra FC Barcelona, ¿qué podría ir mal? Jugué dicho enfrentamiento bajo dos dificultades diferentes: amateur y estrella. En la primera era normal natural que el equipo contrario dejara muchos espacios para que pudiésemos abrir brecha, sirviendo como campo de pruebas ante las nuevas mecánicas introducidas.

Es el caso del ‘cansancio real’, donde el Team PES ha llevado más allá la repercusión del agotamiento en los jugadores. Olvidad por completo la ralentización repentina de un jugador al descender a niveles rojos, aquí los jugadores fatigados muestran claros signos visibles que nos ayudarán a conocer el estado de los integrantes del equipo con solo echar un vistazo. Esto vendrá unido de una novedad bastante demandada por los fanes de la franquicia: la sustitución rápida. En todo momento podremos desplegar el menú de cambio para no tener que lidiar con los menús internos. Con un par de pulsaciones podremos redistribuir el equipo sin perder ni un solo momento de juego.

Una vez llegamos al modo estrella, las cosas comenzaron a ponerse muy serias. El conjunto de Valverde dispuso sobre el terreno de juego su filosofía de juego, amasando el balón y buscando cualquier resquicio de mi defensa para que el tridente hiciera de las suyas. Al hablar de esto con los compañeros allí presentes, era real: los equipos jugarán de manera similar a la vida real. Para probarlo, eché un Francia Argentina, lo cual era cierto: ‘Sampa’ comenzó a jugar enfrascado detrás con su línea de cuatro, buscando siempre el desmarque de Leo para crear una ocasión de gol. Esto, si en la versión final se mantiene, puede darnos más de una alegría.

Fluido, técnico y tremendamente divertido. Mi paso por Konami España me ha ilusionado por el hacer del estudio con PES 2019. El tiempo dirá si las buenas sensaciones se mantienen, aunque todo parece apuntar a que sí.

Deja un comentario