La narración de Transistor

Antes de comenzar a tratar el tema que versa en el título de la entrada permitidnos una digresión y una justificación de nuestro trabajo en AKB. Las entradas que hemos venido escribiendo giran en torno a un eje central, el intento de entroncar al Videojuego con Corrientes Artísticas o Culturales anteriores a este.

Transistor

El primero de ello versa sobre la influencia, indirecta o directa, que el pasado clásico ejercer sobre la cultura actual y como esta herencia se encuentra incluso en los videojuegos considerados la vanguardia, el Mundo Indie, uniendo, por tanto la tradición más heterodoxa con la heterodoxia de la modernidad.

El segundo de ellos quiso ir un poco más allá e hilar de manera directa la estética de un título con una tradición pictórica semejante intentando demostrar que estas influencias ejercen una enorme fuerza en las creaciones actuales, sean estas videojuegos u obras pictóricas. En definitiva, lo que venimos a defender con estas entradas es una idea realmente simple: el Videojuego es Cultura. Esta disciplina no nace a través de la generación espontánea, no crece y se desarrolla ajena a todo lo que le rodea y no se consolida sin mirar cuidadosamente a su lado. Todo lo contrario, a medida que va construyendo su propio lenguaje adquiere elementos y préstamos de los otros lenguajes ya consolidados para, aupándose en los hombros de gigantes, conseguir algo nuevo, algo propio del siglo XXI pero entroncando con una tradición de milenios.

Transistor

En esta entrada vamos a seguir caminando este camino. Seguiremos las mismas piedras, la búsqueda de la tradición en la innovación del mundo independiente. Transistor, el nuevo juego de Supergiant Games, creadores de Bastion, será nuestro campo para desarrollar nuestro tema, la figura del narrador. Quienquiera que haya disfrutado de este título o del anterior desarrollado por la misma compañía, habrá podido comprobar cómo la narración de los hechos que acontecen a la trama por una voz profunda y misteriosa, omnisciente y omnipresente, es uno de los hechos que más destaca. Algunos han llegado a afirmar y categorizar esta inclusión como novedad o al menos novedad dentro del videojuego; sin embargo, la figura del Narrador es tan antigua como la capacidad de transmisión de ideas del hombre.

El Narrador es el que narra, es decir, la voz que relata y cuenta sucesos en un cierto orden y con una determinada presentación. Hay muchos y diferentes narradores dependiendo de factores tan variados como el punto de vista, la persona que lo narre, primera, segunda, tercera persona, etc., En la actualidad y a lo largo de la Edad Contemporánea la figura del Narrador ha sido modificada y revisionada creando y desarrollando diferentes experimentos con ella, desde el narrador múltiple, enciclopédico hasta el narrador distante, testigo, etc. En Transistor, al igual que en Bastion, la figura del narrador se podría clasificar dentro de la tercera persona, heterodiegética, fuera de la Historia y omnisciente.

En los videojuegos no es habitual contar con un narrador fuera de la historia. Por norma general el propio juego a través de menús y diálogos nos narran los hechos que van sucediendo en la trama. Algunos, como por ejemplo Max Payne 3, nos sitúa al protagonista como el narrador de la historia, aunque, como afirmamos, no es habitual. Sin embargo, Transistor en lugar de abogar por una forma de narrador y narración más original e innovadora decide centrarse en la forma de narración más antigua que existe, la realizada en tercera persona de carácter omnisciente.

Transistor

¿Por qué la más antigua de todas? Evidentemente la más antigua de todas es la desarrollada en primera persona ya que al contar nuestras propias vivencias nos convertimos en el narrador de nuestras propias historias. Sin embargo la intención de narrar un acontecimiento nos dirige a las narraciones mitológicas. Bastion, el primer juego de SuperGiant Games, ya utilizaba esta forma de narración y se asemejaba en gran medida al tipo de narración mitológica referida a la creación cosmogónica. En este caso, Transistor, se aleja de este sentido de creación ya que el mundo donde transcurre el título ya está creado, al contrario que en Bastion donde el mundo se va creando a medida que vamos caminando. Por este motivo el tipo de narración mitológica tendríamos que buscarlo en otro lugar, concretamente en la narración de leyendas.

Esta categorización se debe a la que narración de la vida de un mortal escapa a la definición de mito, quien únicamente recoge las narraciones referentes a la creación del mundo, del hombre, de la ciudad, patria, etc., sin recoger o hacer mención a las narraciones relegadas a contar la vida de los hombres y mujeres. Estas son más usuales dentro de las leyendas, como es el caso de Transistor, juego que nos habla de la caída y redención de Red, una famosa cantante de la ciudad Cloudbank. Por tanto el narrador y la forma de lo narrado nos acercan a la figura de héroe cultural. Este tipo de héroe está íntimamente ligado al héroe fundacional, aquel que gracias a sus dotes consiguen fundar una nueva civilización, ciudad, nación o patria y se le recuerda por ello en forma de leyenda, como por ejemplo Prometeo, Eneas, Rómulo, Remo, etc.

Transistor

En este caso es Red quien consigue derrotar a la maldad de la ciudad y desterrarla para volver de nuevo y refundar la urbe llevando consigo la victoria conseguida y elevando la nueva ciudad a una época de paz y tranquilidad, otorgándole una estructura y una nueva orden, pasando entonces el héroe al imaginario colectivo. Esta es la leyenda que nos cuenta Transistor, una leyenda tan antigua como el tiempo humano y que vuelve, envuelta en modernidad independiente a nuestras pantallas de una forma realmente bella e innovadora, además de realmente divertida y recomendable.

Queda dispuesta entonces con esta entrada la idea que defendíamos al comienzo del mismo. Los videojuegos no solo beben de influencias directas como la Tradición Pictórica o indirectas como la inspiración para historias, sino también los métodos y formas de expresión como es la leyenda centrada en el héroe cultural y el narrador omnisciente fuera de la Historia.

  1. No podía ese vídeo tener mejor texto que el excelente redactado aquí. Gracias.

    Transistor es muy, pero que muy bueno. Es toda una ODA al videojuego. Si alguna vez se considera arte esto debe ser el más vivo ejemplo.

    • Muchas gracias Ray, Sin duda es un juegazo y el texto es una mera sombra de todo lo que ofrece.

      Con respecto a lo que mencionas, está atento, porque he escrito en otra casa sobre ese mismo asunto, sobre si Transistor es arte o no y saldrá en los próximos días.

Deja un comentario