Tócala otra vez, Simon

Hoy seguiremos poniendo los dientes largos a los jovenzuelos con Raytracing de nacimiento. A esos noventeros que no saben contar en bits y que su medida internacional son los Gigabytes. Hoy vamos a destacar otro clásico de los 90, el gran Simon the sorcerer.

Simon the Sorcerer [FINAL]

El juego fue lanzado en 1993 para MS-DOS en tres disquetes de 3,5’’ y posteriormente en CD-ROM, sin voces y con un manual de 30 páginas con la protección contra la piratería. 30 páginas de puro manual, con sus explicaciones y sus cosas de manual… no como ahora, que son de 5 páginas y 4 son las condiciones de garantía.

Simon the sorcerer es una aventura gráfica 2D point and click. (para los que no sepan lo que es point and click aclaro que son esos juegos en los que se hace point y luego click… si quieres saber más, búscalo en Altavista… digooo, Google.)

Después de una pequeña intro donde un chaval y un perro se meten en un portal mágico abierto por un libro mágico en un baúl mágico en el desván (no, el desván no es mágico), nos trasladamos a un mundo fantástico donde nos escapamos de unos trolls y acabamos en la casa de un mago con el perro, un mapa, una postal, una carta y el clásico menú de opciones de los point and click (mover, usar, coger, comer, tirar, empujar, hablar, …).

Y aquí empieza la aventura. Hemos sido elegidos entre cientos de candidatos para rescatar al mago Calypso de las garras del gran hechicero Sórdido, pero antes deberemos convertirnos en hechiceros, pasar mil aventuras, conocer a personajes, luchar con trolls, etc.

Simon: You spelt ‘rights’ wrong on your placard.
Troll: YOU spelt ‘rights’ wrong in that last sentence.

Siguiendo la línea de los point and click tenemos horas de aventuras, diálogos desternillantes, situaciones estrambóticas y parodias y referencias a otros clásicos del cine y literatura como Rapunzel, Gollum y otros.

Simon the sorcerer

Gráficos ideales para que la imaginación acabe de poner el realismo que le falta a tanto píxel… personajes carismáticos sin necesidad de animaciones ultrarealistas ni expresiones faciales… retos complicados… historias sencillas pero efectivas y adictivas… humor, fantasía y aventuras con resoluciones de 640×400 en pantallas de 14” y 12 Kg.

No me cansaré de recomendaros a todos los que no habéis jugado a estos juegos que los probéis. Puede que no os gusten, se os hagan pesados o no lo entendáis, pero hace falta mirar un poco atrás para ver lo que tenemos hoy… y sí, lo retro sigue molando(sobretodo si tienes más de 30).

Deja un comentario