OUTLAST, EL MIEDO LLEGA A LA NEXT-GEN

Después de bastantes años donde el survival horror en consola ha dejado mucho que desear con productos que, o bien no aportaban nada al género (Resident Evil 4, 5 o 6 NO son survival horror) o bien se quedaban muy por debajo de los anteriores juegos de sus respectivas sagas (Silent Hill ha perdido todo su carisma y lo que le hacía ser especial), las cosas parecían ir a peor.

Pero los poseedores de PS4 pueden volver a respirar tranquilos… bueno, no tan tranquilos.

outlast-02

Red Barrels trae a la nueva consola de SONY un survival horror en primera persona con todas las letras. SURVIVAL porque tu único objetivo es sobrevivir, salir del infierno donde estás metido. No te enfrentes a la maldad que te persigue porque no tienes ninguna posibilidad. No hay armas, no hay mapa que seguir, no hay ningún objeto que te ayude, sólo tu instinto de salvar el culo. Incluso en los mejores momentos de los juegos antes nombrados de CAPCOM o KONAMI tenías tus posibilidades, tus armas, para poder enfrentarte a los monstruos que te acechaban. Una barra de hierro o una pistola… te daba un mínimo de esperanza si te enfrentabas a un enemigo. Outlast te dice NO desde el primer momento: si te enfrentas a ellos, estás muerto. Sólo puedes intentar escapar, esconderte, despistarlos en la oscuridad. Survival en la más amplia extensión de la palabra. Y HORROR porque el manicomio donde se desarrolla la acción parece el cruce entre el sótano de Norman Bates, las casas abandonadas de Hostel, el infierno de Hellraiser y la granja de La Matanza de Texas. Habrá escenas explícitas, personajes que parecen sacados de la más baja calaña de una película de serie Z, sangre, vísceras, óxido, suciedad, aire malsano, opresión, cuerpos mutilados,… un compendio de horror concentrado en un edificio que nos parecerá el mismísimo infierno. Y ahí es donde radica el poder de Outlast: te da lo que se le pide, es directo, sin concesiones, sin trampas.

“La muerte ocupa un lugar cada vez mas bajo en la lista de peores cosas que podrían ocurrirme.”Miles Upshur

En PC ya habíamos visto con la saga “Amnesia” por ejemplo juegos con un estilo muy similar a éste, pero en consolas las reminiscencias puedan ser más claras con juegos como “Clock Tower” y su Scissorsman, quizás también con “Siren” como referencia en algunos aspectos. Outlast se basa en una suerte de juego del gato y el ratón, donde debemos escapar de los locos y asesinos que se encuentran en los escenarios, esquivándolos en la oscuridad e intentar salir vivos del hospital psiquiátrico en el que estamos metidos mientras resolvemos puzzles del estilo “conecta la electricidad para que funcione el ascensor“, “busca una tarjeta de identificación que permita abrir esa puerta“, etc. Al mismo tiempo, para saber qué ha pasado para que en ese sanatorio mental (ejem) todo se haya ido al garete podremos recopilar documentos que se encuentran esparcidos por todo el edificio y así conocer la historia del lugar. También es importante –importantísimo– ir recogiendo pilas que están repartidas para que nuestra cámara de video -la gran protagonista de los momentos de más tensión- pueda seguir grabando con la visión nocturna activada. Aunque más que por grabar nos hace falta para poder ver en las innumerables salas/pasillos/túneles a oscuras que nos encontraremos.

El argumento del juego nos pone en la piel del periodista Miles Upshur, que recibe una información alertándole de que en el psiquiátrico del Monte Massive (Colorado) la corporación Murkoff realiza ahora experimentos clandestinos. Para sacar a la luz la verdad decide ir hasta allí e investigar, con la intención de esclarecer cualquier técnica ilegal que realicen. Dentro descubre que la corporación Murkoff realiza los más aterradores experimentos, y se verá recluido en su interior mientras juegan con su razón y su vida. Realmente el argumento no es muy original, aunque sí lo es el desarrollo y las sorpresas que descubriremos dentro, una suerte de ciencia, religión y algo más muy extraño que lleva hasta lo espiritual. Durante el transcurso del juego seremos testigos de hechos que pondrán en tela de juicio todo lo que conocemos como real y el límite de la sinrazón humana.

El momento elegido para que Outlast aparezca en PS4 es realmente idóneo. De hecho, la situación es muy parecida a la vivida con la aparición de “Condemned” en Xbox360, al comienzo de la vida de la consola. Dos juegos con más de una coincidencia, además del género. Ambos aparecen en un momento donde se echan en falta títulos del mismo corte, si bien las pequeñas diferencias entre uno y otro ayudan a darle su justo mérito a cada uno. Además, las reminiscencias cinematográficas que ambos añaden a su universo van de la mano. En Outlast, tendremos mucho en común con la excelente REC y el uso de la cámara como testimonio de lo que pasa, además de la utilización de la visión nocturna para poder avanzar. Habrá momentos que nos recuerden por su ambientación a títulos como la inquietante “Session 9” además de por desarrollarse en entornos muy similares. Lo que tienen todos en común es la recreación de un ambiente y atmósfera desasosegante, opresiva, estresante y por momentos aterradora. Outlast consigue perfectamente esto casi en la totalidad de su desarrollo, aunque hacia el final se han tomado una serie de decisiones que rebajan la tensión propia de un desenlace del género.

Visualmente, Outlast alcanza el cénit de su virtuosismo gráfico con la gran ambientación que consigue en los entornos, en la iluminación y en los efectos gráficos de la cámara con visión nocturna. No es un juego que tenga unos modelados hiperrealistas, pero sí tienen muy buen nivel y las texturas de los personajes y escenarios consiguen darnos ese aire malsano, opresivo y desagradable que pretenden. Dentro de un hospital mental dejado de la mano de Dios como es el que nos ocupa, encontraremos multitud de escenarios distintos donde se desarrolla la trama y en el que nos moveremos. Desde lugares de lectura, duchas, salas de proyecciones, cocinas,… lugares muy corrientes, hasta zonas más terroríficas como sótanos, jardines totalmente a oscuras, habitaciones de torturas y un entorno final que, si bien argumentalmente se encuentra bien introducido, le hace perder gran parte de la tensión que debería de aproximarse a un clímax de estrés que no se logra (no voy a especificar más para no spoilear a nadie). La cuestión es que cualquiera de las estancias se encuentra perfectamente recreada, modelados y texturizados aparte, ya que la situación nos pone en un edificio que ha sido abandonado hace años de forma oficial, por lo cual nos encontraremos habitaciones muy vacías, pasillos llenos de despojos y escombro, armarios y estanterías movidas a los pasillos,… un caos bastante lógico y normal en esa situación, pero que además multiplica por varios enteros las sensaciones que pretende proyectar el juego.

Nuestro personaje, ya que el juego se desarrolla en primera persona, no podremos verlo salvo ciertas partes del cuerpo al mirar hacia abajo, al agarrar la cámara o, quizás lo mejor implementado, la forma que tiene de adaptarse a las esquinas de las paredes para mirar de forma temerosa. Las manos tocan y se adaptan al entorno de forma muy trabajada cuando utilizamos esas animaciones. Los demás personajes, locos sueltos por el manicomio adelante la gran mayoría, se encuentran en posiciones fijas y con pocos movimientos. Encontraremos algunos que sí nos perseguirán, además de nuestro Némesis particular (Walker) un “cachimán” desequilibrado y maníaco que sólo quiere nuestra sangre, y que tiene un diseño aterrador. Las animaciones de los personajes que intentan matarnos van desde las más que buenas de Walker a otras más dudosas de los enfermos “normales” que se mueven muy despacio, casi de forma irreal o algo robótica. De todas formas, el nivel de animaciones es más que competente y logra también mantener el nivel de tensión totalmente.

Sin embargo, lo que más realza el apartado gráfico es la iluminación y la falta de ella. La mayoría del tiempo tendremos que andar con la cámara de vídeo con la visión nocturna, aunque seremos testigos de varias zonas iluminadas total o parcialmente que presentan un realismo excelente, aunque los efectos gráficos aplicados para la visión nocturna son los verdaderos reyes de la fiesta: campo de visión muy limitado, iluminación nocturna muy lograda, efectos en el campo de visión muy marcados cuando estamos quedando sin baterías o cuando entramos en una zona iluminada,… muy logrado. Incluso hacia la parte final del juego nuestra cámara sufrirá un desperfecto y veremos en pantalla cómo la cámara lleva un golpe, siendo testigos en la grabación de los defectos y deformaciones de imagen que produce ese golpe, con un realismo casi que enfermizo (nunca mejor dicho). Brillante sin duda.

Aunque para lograr una atmósfera completa, es IMPOSIBLE lograrlo sin la ayuda de unos buenos FX de sonido y una música adaptada al juego. En este sentido, las dos partes cumplen de forma inmejorable. Los FX de sonido encierran en su interior casi cualquier sampler que pueda desequilibrarnos los nervios, con muy poca cosa: gruñidos, maderas que rechinan, respiraciones entrecortadas, gritos, pisadas, etc, consiguiendo un “entorno” sonoro del más alto nivel. En cuanto a la música, Samuel LaFlamme consigue un score apocalíptico, abrupto, inquietante y todo lo que queráis añadir. El estilo recuerda mucho al usado en la película “El resplandor“, con instrumentos de viento y percusiones para darle contundencia a cada momento, consiguiendo además una conjunción perfecta entre imagen y sonido a la hora de repartir “sustos”, muy bien diseñados y elaborados esos momentos. Espeluznante acabado en este sentido.

Outlast-03

Como decía, “Outlast” es un juego donde nuestro único objetivo es escapar. No importa cómo, ya sea escondiéndose debajo de una cama, en una taquilla, o corriendo como el diablo (por cierto, estupenda la animación para correr y mirar para atrás al mismo tiempo). Para ello, necesitaremos las baterías que están esparcidas por el escenario para recargar la visión nocturna de la cámara. Además, si queremos averiguar todo lo que pasa en el Sanatorio Mental podremos recoger la gran cantidad de documentos que están esparcidos, y nos haremos una idea de todo lo que han llevado a cabo allí. Activar la cámara no gasta baterías, sólo utilizar la visión nocturna, así que para que nuestro personaje pueda ir recogiendo notas de todo lo que pasa necesitamos grabar lo máximo posible, así él podrá escribir sus anotaciones. Recordad: si no grabáis lo que pasa, no se escribirán las anotaciones… sin pruebas, los datos no valdrían para nada. Tendremos varios niveles de dificultad para pasarnos el juego, donde sólo cambian la agresividad de los enemigos y la cantidad de baterías por los escenarios. La experiencia no varía en nada más, así que una vez acabado el juego seguramente no volváis a intentar acabarlo hasta pasado un tiempo. La duración puede ser alrededor de 4-5 horas la primera partida. No es realmente muy larga, pero vamos… siendo un juego gratuito para los PSN+… quién va a protestar por ello?

Lo importante es que Outlast logra dejarnos con la sensación de “querer más“, aunque la parte final se cargue un poco la sensación de agobio que se podría lograr. Por todo lo demás, grandísimo Survival Horror que os tendrá con la tensión a mil por hora con sus sustos, su acabado visual, la tensión que se respira en casi cualquier habitación y la inmersión conseguida. Los amantes del terror y el miedo estamos de enhorabuena. Quizás con algo más de duración sería totalmente redondo, pero la experiencia es de las que no se olvida fácilmente. Como representante del género en consolas, es lo mejor que he visto en mucho tiempoCAPCOM y KONAMI deberían revisar sus objetivos, obviamente.[80]

  1. Pues… lo siento pero voy a discrepar en varias cosas…

    – La ambientación puede estar bien, pero tanta “casquería” al final cansa mas que otra cosa.

    – Las animaciones dan risa, no me han parecido para nada ni fluidas ni naturales, al revés, muy robóticas y eso influye directamente en la “credibilidad” de lo que estás viendo.

    – Todo está demasiado guiado, no me ha gustado tanta “scriptación”, sinceramente… acabé aburrido.

    – Tiene TEARING, tearing por Dios!!… ¿como es posible en un producto así?, no me lo creo.

    – El que estés indefenso tampoco me ha gustado, esa mecánica de esconderse-correr… y vuelta a esconderse para luego correr… etc, me ha aburrido lo que no está escrito, es mas simple que el mecanismo de un chupete, yo esperaba algo mas, no se, poder defenderme de alguna manera cogiendo a los enemigos por la espalda y cargándomelos, escondiendo sus cadáveres… etc, no se, algo menos “monótono”.

    – Los “sustos”, ¿en serio?, quizás alguna que otra sorpresa, pero vamos, que no me dio “miedo” en ningún momento, igual porque estaba predispuesto a ello, o porque simplemente me daba igual que me matasen o que no porque realmente el juego es que no me ha gustado nada, lo siento pero es así.

    – La duración de las baterías… mas que hacer que te sientas indefenso a mi personalmente me jodía que se acabasen tan rápido (ya que si quieren conseguir algo “realista” creo que como mínimo deberían de poder durar mas del doble, ni las pilas “Hacendado” duran tan poco), esa “limitación” no me gustó, repito, a mi me fastidiaba que se acabasen tan pronto, hubiese sido mas lógico que pusieran menos pilas pero con mas duración, no me gusta tener que “preocuparme” por esas cosas.

    – Los tiempos de “Cargando” o “Guardando” dan para comerse un bocadillo, algo inconcebible en un título así, muy poco optimizado en ese aspecto.

    – Puestos a crear una atmósfera decente… que al menos tu personaje tuviese sombra dinámica al menos, y que estuviese presente siempre también, eso le hubiese dado mas coherencia al conjunto entero.

    En definitiva, no me ha gustado el OUTLAST, y eso que lo estaba esperando con muchísimas ganas, y por eso mismo intenté informarme lo mínimo posible, tal vez por eso me he llevado este “chasco”, ¿algo bueno del OUTLAST?… que es gratis.

    • Por partes xD:

      1- La casquería puede ser o no ser de tu gusto, ahí ya no digo nada.
      2- Como dije en el texto, quitando Walker y nuestro personaje, el resto son muy rígidas o robóticas. Opino como tú.
      3- La scriptación es indispensable para poder dar “sustos” y, en este tipo de juegos, no queda mal. Otra cosa es que los scripts se noten mucho o no…
      4- Yo no he notado tearing más que 1-2 veces en todo el juego… :O
      5- Lo de la mecánica también es para gustos. En Amnesia por ejemplo también sigues esta mecánica… o te gusta o no, claro.
      6- No confundas “sustos” con “miedo”. Puedes tener sustos y tensión, pero no sentir miedo en ningún momento.
      7- Las baterías está claro que se han limitado así para fortalecer la jugabilidad y la tensión, no son para nada realistas. Yo lo veo bien porque es en aras de la jugabilidad.
      8- No me han parecido muy largos los loadings… quizás el primero, pero las cargas entre niveles no han sido más de 4-5 segungos.
      9- También te doy la razón, sería más coherente si tuviese la sombra dinámica todo el tiempo.

      Espero que el próximo juego de PSN+ sea de tu gusto!!! 🙂

      • ¿Sabes lo que pasa? que yo esperaba que fuese de otra manera el juego, que se limitase a algo mas que a esconderse y correr, en fin, es lo que hay, quizás le puse demasiadas expectativas.

        PD: Espero que el próximo juego de PSN+ sea o DRIVE CLUB o PLANETSIDE 2, los necesito (o un buen shooter, porque ni Killzone, COD Ghost o la mierda-Beta del Bugazofield 4 me han gustado para nada, vaya empiece de Next-gen), tampoco me ha gustado el Don´t Starve, el F2P de BlackLight Retribution es una castaña del quince, no puedes conseguir NADA si no es pagando (y encima sigue en fase Beta), de Warframe prefiero ni hablar, lo mismo que de Contrast (pfff), y DC Universe… en fin.

        A lo que voy, sigo esperando un juego a la altura de PS4 aunque no negaré que me lo estoy pasando “teta” con AC IV (que encima no es 100% next-gen, manda huevos 😛 )

        Un saludo.

        PD2: Los únicos de PS4 que no he probado han sido los juegos deportivos, mas que nada por un miedo preconcebido a comprármelos y que el año que viene estén cerrados sus servidores y luego no pueda hacer nada con ellos, ya me pasó bastantes veces en la old-gen, y me jodió muchísimo, no pienso caer otra vez.

      • No estaría NADA mal que fuese DRIVECLUB… pero me temo que hasta Abril-Mayo o así no lo veremos por estos lares, desgraciadamente.

        No sé, no tengo ni idea de qué juego saldrá en el PSN+ para Marzo…

      • Solid, se está rumoreando que en Marzo el PSN+ gratis para PS4 es Dead Nation… a ver: si es ese me parece un juegazo, pero estamos hablando de un juego que ya lleva AÑOS en PSN para PS3. Suponía que sería un juego NUEVO, no uno adaptado para PS4 con varios años en su haber… que conste que me gusta mucho, y me lo descargaré, pero esperaba algo “no visto”.

      • Yo también esperaba algo no visto porque vamos, a este paso… si lo se me hubiese comprado una PS3 en lugar de esta consola que la tengo ahí descojonada de la risa desde Dios sabe cuando 🙁 , sabía que su catálogo inicial era pobre, pero coño, no me esperaba esto ni de coña.

  2. pues a mi el juego me está encantando a mas no poder. acabo de entrar en el pabellón femenino, creo que no me queda mucho. Cuando lo termine lo voy a querer jugar otra vez si o si

    yo si me alegro de que la mecánica del juego sea asi.. llendo con cuidado para no ser visto, teniendote que esconderte, y ese pequeño agobio cuando te persiguen..

    para juegos con pistolitas ya hay como un millon de ellos.

    • Opino como tú, creo que en consola estábamos faltos de mecánicas como esta en los survival. Los que no tengan PC será algo nuevo para ellos. Les gustará o no, pero será una experiencia distinta…

  3. A mi me ha encantado el juego, creo que fue una muy buena idea no poner algùn tipo de arma (cuchillos,pistolas..) ya que asi lo hace sentir un poco más “real”.
    El final es medio pobre y las baterias son una mierda.
    Buen post!

  4. Pingback: PSN PLUS compensa en PS4?

  5. Pingback: Daylight retrasa su lanzamiento y estrena tráiler

  6. Pingback: Waldemar, the Warlock es Point and Click con sabor añejo

Deja un comentario