Primer análisis para Canal Juegos

Como os hemos informado en diferentes ocasiones, Akihabara Blues ha empezado a colaborar para Canal Juegos con la realización de análisis de videojuegos. Tanto Kristian como yo esperamos que sea una colaboración que vaya aumentando con el tiempo y poder compartir mucho más de esta pasión que nos une.

El primer análisis publicado para Canal Juegos es de un título de PSP, Valkyrie Profile: Lenneth, el remake de un clásico del 2000 que en su día NO se vendió en Europa.

null

Podéis leer el análisis en éste enlace, pero también dando a leer más…

ANÁLISIS VALKYRIE PROFILE: LENNETH (PSP) REALIZADO PARA CANAL JUEGOS

En una mísera aldea, una joven huye de su hogar prevenida por su amado al descubrir que sus padres la iban a vender como esclava. Tras vagar días por ondulantes sendas montañosas, el destino quiere llevarlos a un prado repleto de plantas venenosas. Torturada por los recuerdos del pasado, decide poner fin a su vida…

Así empieza Valkyrie Profile: Lenneth, última obra de la casa Square-Enix para PSP, con un prólogo repleto de dramatismo que sirve como telón de fondo para una historia que toma como base la mitología escandinava. El Dios Odín, señor de Asgard, es testigo de la batalla definitiva entre los benévolos dioses Aesir y los guerreros Vanir, provocando una ruptura que hace prever el fin del mundo.

Dispuesto a luchar con todos sus medios contra el mal, Odín envía a las tierras de Midgard a la Valquiria Lenneth, en busca de almas de poderosos guerreros (llamados Einherjar) que combatan al lado de las huestes de Odín. Lenneth no sólo debe buscar a tales valerosos luchadores, sino entrenarlos en las más duras condiciones de batalla para posteriormente enviarlos plenos de fortaleza al plano de Asgard, el mundo habitado por los dioses Aesir. Solamente así se podrá evitar el trágico final.

A grandes rasgos ésta es la línea argumental de una conversión de un auténtico clásico y juego de culto que apareció, en el resto del mundo, allá por el año 2000. Obra de Tri-Ace, creadores entre otros grandes nombres de todos los títulos de la saga Star Ocean o de la protosecuela de próxima aparición en PS2 conocida como Valkyrie Profile: Silmeria, es un peculiar RPG por turnos con algunas señas de identidad diferenciadoras que lo alejan de otros títulos que resultan más convencionales a nuestros occidentales ojos.

null

Gráficos

Valkyrie Profile Lenneth es un juego del 2000 y el paso del tiempo, aunque no ha cubierto su cara de arrugas si que deja notar una diferencia abismal entre lo que daba de sí PSX en su momento álgido y lo que está ofreciendo la portátil de Sony siete años después. Por ello la parte nueva, esas secuencias pregeneradas por ordenador, que son marca de la casa, están a un mundo del resto del apartado gráfico.

Las cinemáticas son colosales y espectaculares en su concepción y puesta en pantalla y no creo ser el único que podría pasarse horas viendo espectáculos artísticos semejantes. Square, manejando sentimientos por medio de secuencias pregeneradas, son únicos. Pero el resto del juego, sin ser ni mucho menos un mal título visualmente hablando, si que está obsoleto para los tiempos que corren.

La acción se desarrolla sobre unos escenarios bidimensionales, aunque se usa también la profundidad para cambiar de un sitio a otro dentro de la misma zona. Los decorados, en cuanto a las mazmorras y pueblos, son bastante típicos en su concepción y limitados en su puesta en escena. Los fondos se encuentran bastante pixelizados y claramente les falta definición, ya que no han sido retocados ni lo más mínimo para el presente remake. Un mano de pintura no les habría venido mal.

Con los personajes ocurre algo similar: les falta definición y aunque durante las batallas no pintan mal, al recorrer los pasajes y lugares de Midgard, hay algo que falla. Y no es otra cosa que nuestra percepción de que lo en su día fue una delicia técnica, hoy es parcialmente anacrónico. Patente queda esta impresión en los desplazamientos aéreos donde sobrevolamos el mapeado en busca de puntos de almas de guerreros y parajes escondidos: el abuso de la niebla y la escasa profundidad visual restan espectacularidad.

En cuanto al diseño de los menús y las sobreimpresiones que nos permiten seguir los textos en pantalla, destacar el clásico estilo japonés en el trazado. Los personajes pintan de maravilla, como recién salidos de la última obra de Urasawa, aunque el diseño de los menús y las diversas opciones de pantalla no son suficientemente claros, otro vestigio del pasado, incluso con una tipografía demasiado pequeña para su correcta lectura.

Sonido

A pesar de que cada pulsación en las opciones del menú nos haga rememorar tantas otras obras magnas de la compañía nipona, el resto de efectos de sonido son limitados, tanto en su variedad y número como en su calidad. Son muchos años oyendo similares rugidos de sables, parecidas explosiones, idénticas batallas. Y en este título no destacan. No pasa lo mismo con la música, orquestal y también muy propia de la casa Square-Enix, que goza de una exquisita representación y que nos acerca a una emotividad que los melómanos disfrutarán. Por cierto, muchas secuencias del juego contienen voces, pero, obviamente, en un perfecto inglés.

null

Jugabilidad

Empezar diciendo, por si no ha quedado suficientemente claro en los párrafos anteriores, que Valkyrie Profile: Lenneth no es un título nuevo, sino una conversión de una obra de PSX que por esas cosas de la vida, por unos u otros motivos y circunstancias, por decisión de algún ilustrado hombre de negocios, no llegó a salir en territorio PAL. Tal vez por lo costoso de la traducción o por no sobreexplotar un género, el rol por turnos nipón, que estaba dando sus primeros pasos en España y que comenzaba a ser aceptado gracias, sobre todo, a Final Fantasy VII, pero también a otros títulos como Alundra, Vagrant Story o Chrono Cross. Por ese motivo, por aquel entonces, se convirtió en una rareza muy difícil de conseguir y por eso, hoy en día, es una suerte que podamos disfrutarlo.

Es de agradecer que Square-Enix no olvide a sus clásicos; no obstante, habría que pedirles algo más que recuperar, convertir y remasterizar, porque se están quedando atrapados en sus propias ideas. Las ventas mandan y mientras obras como la de hoy, como los remakes de los Final Fantasy de DS o los venideros que están por llegar a PSP obtengan un buen número de unidades distribuidas en el mercado, Square no necesitará exprimir al máximo ese potencial innovador que sabemos tienen. Tal vez la desaparición de algunas de las mejores mentes de la compañía, caso de Sakaguchi, fundador de Mistwalker (Blue Dragon de Xbox 360) tengan mucho que ver con esta controvertida política de empresa.

VP: Lenneth es un título ciertamente original por su peculiar concepción del tiempo y por el desarrollo de la acción en dos planos: el “terrestre”( Midgard) y el “celestial” (Asgard), lo que obliga a una planificación y al establecimiento de una estrategia de una forma que no es habitual en otros títulos de similar concepción.

La acción comienza sobrevolando con la Valquiria un mapamundi y detectando puntos de interés y almas de guerreros (Einherjar). Pueden estar en un pueblo o ciudad o en una mazmorra. Una vez que pasan a formar parte del equipo debemos luchar contra cuantos enemigos encontremos a nuestro paso para desarrollar sus habilidades guerreras, puesto que serán necesarias cuando pasen a combatir en el plano celestial. A Odín no le sirven guerreros débiles así como tampoco podrá hacer uso de los muertos en combate. Por tanto hay que planificar adecuadamente qué Einherjar desarrollar, durante cuánto tiempo y evitando que fallezca, para que tras un entrenamiento suficiente podamos enviarlo a combatir con las hueste de Odín.

Valkyrie Profile nos obliga a estar también muy pendientes del cronómetro; el tiempo transcurre a la vez en Midgard y Asgard, y se mide en periodos y capítulos. Cuando Lenneth ejecuta una acción en Midgard consume períodos, que varían dependiendo de si se entra en un pueblo o en una mazmorra, de si se descansa o se buscan almas… Transcurrido un determinado número de períodos, se llega al final de un capítulo (de un total de ocho), momento en el que los dioses nos informan del grado de satisfacción por las almas enviadas.

El desarrollo de la aventura es bastante lineal, si bien en cada ubicación siempre hay secretos que recopilar, puertas y cofres ocultos, caminos que nos llevarán a alguna necesaria bonificación. La exploración de las mazmorras es bastante sencilla, en base a puzzles simples y no demasiado difíciles de resolver. Pero donde destaca sobre todo es los combates.

Ya que el entrenamiento de los Einherjar es la base del juego, los combates debían ser el aspecto más cuidado y así es. El sistema de control es bastante simple, pues cada guerrero aparece asignado a un botón de la PSP. Sin embargo el método tiene más profundidad de la que puede aparentar, ya que existen movimientos especiales que dependen de una secuencia determinada de botones, cada uno de ellos tiene sus propios puntos fuertes y débiles, hay que saber combinar adecuadamente cada tipo de guerrero en combate, optimizar el momento de los golpes especiales y aprovechar rivales débiles para potenciar ciertas características …

Así, la principal gracia de VP: Lenneth reside en conocer más sobre la historia y circunstancias de cada uno de los Einherjar que vayamos encontrando en las tierras de Midgard, abriendo las misiones secundarias que nos proporcionan, descubriendo los secretos que guardan… aunque eso provoque que despedirlos hacia la batalla final sea bastante doloroso. Como es habitual en la casa, la emotividad está muy presente a lo largo de la aventura.

null

Resumen

Un título de rol distinto que viene a rememorar uno de esos clásicos que Square-Enix no quiere dejar que pasen al un inmerecido olvido. Es largo, con una dificultad bien ajustada (hay tres niveles disponibles) y una concepción del tiempo y de la acción que permite muchas posibilidades. En su contra pesa un apartado gráfico que ya no deslumbra como lo hiciera antaño y cierta monotonía en la lucha; hay que combatir demasiado para optimizar a los Einherjar y a pesar de lo original del sistema, termina volviéndose repetitivo y, para muchos jugadores, el resultado será bastante tedioso.

Tampoco le favorece no estar subtitulado al castellano y el ser un juego que, por su concepción, requiere partidas bastante largas para ser disfrutado; basta decir que si nada más cargar el umd visionamos el prólogo y comenzamos a jugar, pasarán prácticamente cuarenta y cinco minutos hasta que podamos grabar, una hora hasta que empecemos a controlar de forma efectiva a los personajes.

Recomendado para fans de los Final Fantasy y del rol por turnos, desechable por quienes no han encontrado alicientes en anteriores obras de similar desarrollo, concepto y temática.


Puntos fuertes

    La concepción del sistema de lucha
    Las cinemáticas y la banda sonora
    La oportunidad de rescatar del olvido un juego de culto que en su momento no se vendió en Europa


Puntos débiles

    Muy a nuestro pesar, no está traducido al castellano
    A nivel técnico se nota el tiempo transcurrido desde la versión original
    No es un título que se deje jugar bien en tiempos cortos

Videoanálisis de Gamespot

  1. Pingback: Canal Juegos y sus trucos de pago | Akihabara Blues

Deja un comentario