Saints Row 2- Microanálisis Xbox 360

null

El análisis de Saints Row 2 podría ser verdaderamente micro y quedar resumido en una simple sentencia: “Si te gustó la primera parte, te encantará; si no te gustó la primera parte, esta tampoco lo hará”. Así de sencillo podría ser analizar un videojuego.

Sin embargo vamos a profundizar un poquito más en la segunda entrega del sandbox de Volition. Saints Row 2 ofrece una línea continuista, formal y argumentalmente. Formalmente porque el acabado gráfico es prácticamente idéntico. Stilwater, si no me falla mucho la memoria, tiene un mapeado idéntico, aunque se han añadido un par de islas nuevas, se ha incluido la subterránea Old Stilwater y ha cambiado la localización de las tiendas, pero en líneas generales la ciudad a dominar es la misma. Argumentalmente, Saints Row 2 continúa desde el mismo punto que se quedó la primera entrega, algo que no os voy a desvelar… sólo diré que durante nuestra ausencia la ciudad ha cambiado: la peña de los Saints ya no parte el bacalao, el morado ha desaparecido de las calles y varios de sus miembros VIP se han pasado al lado oscuro: la policía… otros miembros femeninos, no obstante, han acabado peor…

null

La historia vuelve a darnos un poquito de la primera parte y tenemos que volver a dominar Stilwater, acabar con el resto de bandas de la ciudad, ponerle las cosas feas a la policía y pasárnoslo bien causando caos y destrucción y armando bulla desde los suburbios al barrio financiero. Comenzamos creando al personaje, personalizando cada detalle a nuestro antojo (incluso su voz, la forma de caminar, los saludos con los homies…) y montando nuestro primer garito. Igualmente, podemos decorar nuestra chabola con muebles del Ikea o dedicarle pasta y ponerla con un equipo Hi-Fi que resuene en todo el backtown.

Las misiones principales vuelven a ofrecer nuevamente el estilo que impuso GTA en sus tiempos mozos. Escena de introducción, desarrollo de misión, escena de conclusión. La mayoría de ellas se basan en el esquema conducción- acaba con todo quisqui – huida a toda mecha. La libertad vuelve a hacer acto de presencia y disponemos de un amplísimo arsenal para acabar con las bandas rivales, robar vehículos, sustancias psicotrópicas para mejorar la salud y/o habilidades, posibilidad de reclutar seguidores que nos ayuden en las misiones…

null

La historia vuelve a ser algo arquetípica, con un sentido del humor bastante grosero, nada de delicatessen, y con unos personajes un tanto blanditos en su presentación y puesta en escena. Las voces en inglés vuelven a aparecer muy bajas en volumen (el juego está totalmente traducido al castellano, no se ha repetido el fallo de la primera parte…) y se podría decir que la historia principal, aunque no es su objetivo tratar de forma realista el mundo de la delincuencia juvenil, sino hacer una sátira humorística, falla un poco. Esta laguna argumental, sin embargo, no resulta tan importante como pudiera parecer, puesto que en esta ocasión la historia es más bien una excusa para disfrutar en Stilwater que lo contrario. O dicho de otra forma, el juego parece estar diseñado más para hacernos disfrutar con las actividades, los robos y las misiones secundarias que para seguir una trama rica en matices.

null

Y es que las actividades se llevan la palma del juego; las hay que repiten presencia tras el éxito de la primera parte (caos, tráfico de drogas, fraude al seguro, chuleo, guardaespaldas, matón a sueldo) y las hay nuevas. Entre las últimas tenemos Vengador Séptico, que consiste en conducir con un camión cisterna e ir decorando el barrio con excrementos, El Club de la Lucha (que no necesita mucha explicación), FUZZ (en el que nos vestimos de madero y tenemos que hacer el mal mientras nos graba una cámara de televisión), Asalto de helicóptero (en el que escoltamos a un colega desde los aires) y mi favorita, Carrera de fuego (en la que vamos en una especie de miniquad prendiendo fuego a la ciudad mientras pasamos por los puntos de control). Por supuesto hay más cosas que hacer: encontrar graffitis y CDs, distracciones con taxis, coches de bombero, policía y ambulancia, encontrar saltos acrobáticos…

null

En Stilwater no te aburres nunca; siempre hay cosas que hacer y jaleo que montar. Su importancia en el diseño del juego y la diversión que ofrecen es superior a la historia principal. Si te aburres solo existe además modo cooperativo offline y online y por supuesto varios modos multiplayer (carreras, capturar bandera-territorios, fraude al seguro, el frenético deathmatch…). Y se me olvidaba Zombie Uprising, un minijuego al que accedemos desde los garitos y en el que tenemos que eliminar las hordas de zombies que intentarán acabar con nuestra vida y la de nuestros homies. Divertido, cachondo, rápido y muy bien implementado.

null

Los principales problemas del juego derivan de su apartado técnico; hubo quién en su día criticó el apartado gráfico del innombrable y creo que una vez comprobado el acabado de SR2 es innegable que está muy por debajo en todo: visión del horizonte, calidad de las texturas, animaciones, giro de cámara, estabilidad del motor gráfico, tasa de frames, recreación facial, cantidad de elementos simultáneos en pantalla… Hay elementos realmente preocupantes, como la generación de vehículos en pantalla que realmente es desesperante: hay veces que te pones a dar vueltas y ni hay coches aparcados ni aparecen por ninguna parte; la conducción tampoco es especialmente satisfactoria a pesar de la velocidad de crucero (lo que nos evita tendinitis crónicas de pulsar los gatillos) y el engine cuando intenta generar a tope los gráficos sufre lo indecible tanto para mostrar un mínimo de calidad como para que la tasa de frames esté dentro de lo requerido. Por otra parte, la banda sonora es más bien escasa y de una calidad cuestionable.

null

Afortunadamente hay elementos que funcionan más que bien: el combate cuerpo a cuerpo y el combate con armas, gracias al amplísimo arsenal disponible y a las múltiples oportunidades que tenemos de usarlo, así como las posibilidades de personalización del personaje. Estos elementos ocasionan que el juego sea tremendamente divertido en muchos momentos, a pesar de sus carencias y la falta de innovación presente en su mecánica y argumento. Si buscas un sandbox sin pretensiones de convertirse en una película de culto, en el que puedas hacer el bestia continuamente y donde los tiros estén asegurados, Saints Row 2 es tu juego. Sin embargo, si los gráficos son todo para ti, buscas que te narren una historia interesante y aprecias la innovación en los videojuegos, SR2 no te lo va a ofrecer. Divertido, sí; mejorable, muchísimo.

Videoanálisis de Gametrailers

  1. Horrible Juego
    tal ves tenga un chingo de kosas
    pero el manejo del carro las estaciones de radio
    las graficas
    nada todo es horrible
    THQ solo sirve para hacer juegos de la WWE
    Gta IV pues es un juego con mas dedicacion mejor trama mejores graficoss mejores soundtracks
    mejor conduccion de auto
    y aunke hagas a tu propio personaje en Saints Row es un juego muy bobo

  2. finalmente e una tarde de pandilocura hace cosa de 2 meses se me dio por comprarmelo de segunda mano porque costaba 20€.

    Resultado: Vendido a las 2 semanas por 18€ y es tan absurdamente mierda que llorare esos 2€ el resto de mi vida.

    Me esperaba algo simplemente malo, pero no detestable, no encontre ni na sola cosa buena. . .AGggg

Deja un comentario