Splinter Cell Blacklist y la convivencia entre acción y sigilo

Cuando en abril de 2010 fue lanzado Splinter Cell Conviction por Ubisoft se contaban por miles los seguidores de las aventuras de Sam Fisher que se encontraban ofendidos por el abandono del sigilo puro en detrimento de la acción hollywoodiense.

Splinter Cell Conviction

Personalmente Conviction me pareció uno de los mejores juegos de acción en tercera persona de la generación y lo tengo como uno de mis favoritos de los últimos años. Como fan de todo lo que huela a sigilo y ocultación, pero sobretodo como fan de los anteriores Splinter Cell no me sentí traicionado ni profanado por Ubisoft.

Simplemente me tomé la aventura como un spin-off, incluso en alguna ocasión llegue a ponerle a Sam la cara de Jason Bourne cuando hacía carantoñas con su ser. Incluso llegué a comprender que el nuevo Sam más visceral y menos táctico estaba totalmente respaldado por un guión que lo impulsaba a comportarse como un depredador y sacar su lado espartano, razones para partir algunos cuellos no le faltaban, desde luego.

Splinter Cell Blacklist Logo

Tanto si compartís mi opinión sobre Conviction, como si estais totalmente en contra de mis palabras, Splinter Cell Blacklist podría resultar ser la experiencia Splinter Cell que lleváis años esperando. En Ubisoft Toronto parecen haber encontrado el equilibrio perfecto entre acción y sigilo, un equilibrio que han conseguido al dotar al juego de una personalización demencial y cinco modos de dificultad. Todos los elementos personalizables que afectan a la jugabilidad del título están distribuidos de manera que cada jugador pueda diseñar una experiencia óptima en función de lo que espere de la aventura.

Tanto los gadgets a utilizar, el equipo de Sam, las mejoras en el campo de batalla que podemos comprar desde El Paladín, son factores pensados para proporcionar distintas maneras de afrontar las misiones, al final todo queda simplificado en tres estilos notablemente diferenciados: Fantasma, que consiste en derribar enemigos con fuerza no letal o escapar de ellos sin que nos detecten; Pantera, mi favorita sin lugar a dudas, no alertar a enemigos y usar fuerza letal contra los enemigos y por último Asalto, que resulta ser un eufemismo de Rambo, como bien remarcaban algunos compañeros de la prensa en otros medios.

Splinter Cell Blacklist Estilos de Juego

Sobre el terreno controlamos al Sam Fisher más visceral y depredador de toda la saga, un Fisher que parece inmune al paso de los años, es más, le sienta de maravilla envejecer. Se ha renovado el set de animaciones y cada movimiento de Sam transmite la sensación de estar controlando al soldado definitivo, la inclusión del selector que nos permite elegir entre ejecutar de manera letal o no letal a nuestro enemigos potencia todavía más el abanico de animaciones con las que cuenta nuestro particular héroe.

En cierta manera la sensación de abandono de las bases desde las que partía la saga en sus inicios se deben a esta evolución en la jugabilidad, pero es bien cierto que no podemos pretender contar con los movimientos ortopédicos de la pasada generación en juegos de 2013. Para superar los distintos niveles en los que nos coloca la narrativa del título también podremos hacer uso de los típicos gadgets de la franquicia además de algunas incorporaciones como un trirrotor con dardos eléctricos y sistema de detonación a distancia, entre otros clásicos como la cámara adhesiva o el PEM además de un arsenal inesperadamente variado y extenso para tratarse de un Splinter Cell.

Splinter Cell Blacklist

Por desgracia Splinter Cell Blacklist no cuenta con un apartado gráfico a la altura del jugable, parece ser que los chicos de Ubisoft Toronto no han sabido sacar todo el jugo al más que quemado Unreal Engine 3, al menos en la versión que hemos podido jugar (Xbox 360) el título muestra unas texturas muy pobres, aún instalando el pack de texturas HD de 3GB que se incluye en el segundo DVD. También sufre graves problemas de tearing y un modelado en los personajes que dista del nivel de calidad estándar actual. Otro problema que no me atrevería a criticar en exceso porque probablemente sea algo que me pasa a mi de forma aislada, es el pobre brillo del juego, en ocasiones nos encontramos en escenarios inexplicablemente oscuros como una calle a plena luz del día o el propio interior del Paladín.

En el apartado sonoro cumple a la perfección con un doblaje al castellano más que decente contando con los actores de siempre y aquí posiblemente resida uno de los puntos que más me han gustado de todo el detalle puesto en el desarrollo del título, el menú de selección de idiomas que te permite configurar de manera independiente el idioma de las voces, los subtítulos y el menú, pudiendo elegir entre varios idiomas, una opción que deberían llevar de serie TODOS los títulos presentes y futuros, puntazo a favor del equipo de Ubisoft.

Splinter Cell Blacklist 1

En la vertiente multijugador de Blacklist nos encontramos la enésima sorpresa que al menos yo, no esperaba (también puede influir el echo de que intento no leer nada de los juegos que me voy a comprar sí o sí), Conviction ya contaba con un buen multijugador con un fantástico cooperativo y unos modos competitivos muy divertidos, pero han conseguido superarse con varias misiones cooperativas que nos encargarán Briggs, Charlie, Grim y un señor que no voy a comentar por el tema spoiler. Una buena parte de dichas misiones pueden ser completadas en solitario pero como comprenderéis no tiene la misma gracia. Es evidente que un juego de sigilo con cooperativo gana enteros por la cantidad de “sobradas” que nos podemos marcar con un amigo y un par de relojes sincronizados.

Otro modo menos amistoso de “cooperar” es formar equipo con otros tres amigos y adentrarnos en el modo Espias vs Mercenarios en el cual el equipo de los mercenarios deberá defender tres puestos de datos mientras que los espías intentan hackearlos para hacerse con la información que contienen. La gracia de este modo es saber adaptarse al estilo de juego de cada bando, pues si los mercenarios son tanques andantes con mucha potencia de fuego que además controlamos con una vista estilo FPS, los espías son soldados ágiles que pueden acceder a zonas imposibles de alcanzar para los mercenarios desde las que acechar en la oscuridad, eso sí, son mucho más débiles al fuego armado, debilidad que compensan con una clara ventaja en el cuerpo a cuerpo. Controlar a un espia y hackear un punto de datos convierte el juego en un “Survival Horror” con tensión pura y dura, pues deberemos escondernos de los mercenarios, si morimos antes de acabar la descarga deberemos empezarla de nuevo.

Splinter Cell Blacklist 2

En definitiva, Splinter Cell Blacklist ofrece una experiencia totalmente personalizable para intentar llegar a mayor número de público a la vez que no abandona las raíces de las que partía el inicio de la franquicia, tanto si sois amantes de las aventuras de Sam Fisher, del papel de super espía o de la acción made in USA debéis tener en cuenta Blacklist. Es una lástima que no lo hayan pulido más técnicamente y la mejoría gráfica desde Conviction sea más bien escasa. [85]

  1. Pese al tema gráfico creo que finalmente pillaré Blacklist, tiene pintaza. Eso sí, mi cartera va a sufrir estas semanas de lo lindo, SC, Rayman, GTA… puf

      • Voy más porque sea un nuevo título que merece la pena, no vende ni por asomo lo que desearían desde la(s) compañía(s), y cae de precio en picado… debido a la locura de precios a la que venimos asistiendo desde hace ¿un año largo?

        La Next de fondo tampoco es que ayude precisamente a (ninguno) juegos que se encuadran en este grupo. Que ya digo que “últimamente” son la inmensa mayoría.

        Cierto lo de Ubi (mis respetos), pero se verá lo que digo… again.

Deja un comentario