State of Decay: Zombi ladrador poco mordedor

Hace unos cuantos días que Kristian os habló de la decepción que había supuesto para él State of Decay y hoy vengo yo para coger el testigo y hablaros de uno de los juegos que más han ladrado y que menos han mordido de la presente generación.

State of Decay logo

Y es que State of Decay es un sandbox de zombis lleno de buenas ideas que no pueden estar peor implementadas en un videojuego. Es cierto que a priori todo lo que nos encontramos es bonito y maravilloso, muchas misiones secundarias, poder gestionar nuestra propia base teniendo que obtener recursos, que ampliar sus instalaciones, que vigilar las relaciones y el estado moral de todos sus habitantes y un montón de pequeños detalles que podían haber hecho de este descargable un juego grande, muy grande.

Sin embargo todas estas buenas ideas de las que State of Decay puede estar bien orgulloso se desmoronan no solo por la falta de profundidad de las mismas (quitando las misiones secundarias el resto para mi acaba convirtiéndose en una mecánica de ir a recoger suministros teniendo que tener cuidado con los zombis y dar un paseo con algunos compañeros para que no pierdan la chaveta) sino por una cantidad de bugs y de fallos a nivel técnico que hacen que para mi gusto State of Decay sea completamente decepcionante.

State of Decay

Os diré una cosa, está muy bien que nos chupemos las pollas que alabemos y pidamos constantemente nuevas ideas y giros de tuerca en el sector y que estemos dispuestos a apoyarlos pero lo que no podemos hacer es decir que algo es muy bonito cuando falla más que una escopeta de feria tanto a nivel gráfico como en tema de animaciones o control tanto en la conducción como en los combates.

Además de todo esto podemos hablar del modo multijugador, esa gran promesa de la cual se ladró, se insinuó más de una vez que se incluiría tras haberla quitado y que finalmente se canceló.

Aun así tampoco vamos a matar del todo al juego (si no lo han hecho ya sus creadores que parches que estropean más cosas de las que arreglan no voy a hacerlo yo) porque, pese a todo, State of Decay es un título que puede enganchar a los amantes de los zombis y que está repleto de buenas ideas que en mi opinión se les han ido de las manos a este nuevo estudio, queriendo abarcar a buen seguro mucho más de lo que su presupuesto y su personal les permitían. Eso sí, si aprenden de sus errores, pulen todos sus fallos y continúan con esta línea su próximo título podrá ser un juegazo, pero, de momento, State of Decay pese a ser un prometedor título acaba pecando de novato. [68]

Deja un comentario