Un pinball controlado con la mente

Yo no soy un tío miedoso, pero tengo dos paranoias que me azotan en la vida diaria. La primera es que me pisen el tobillo en unas escaleras mecánicas y me lo partan, con el riesgo de quedarme atrapado mientras la gente me pisotea a la par que me desangro por la cercenada extremidad. La segunda, que del esfuerzo “pensando” me dé un aneurisma y me encuentren horas después en el baño con los pantalones tobilleros y reposando en un charco de excrementos. Y es que todo el mundo sueña con una muerte dramática.

Puestos en antecedentes, os diré que el siguiente invento ha hecho rebrotar mi segunda paranoia. La del aneurisma cerebral. Porque viendo el vídeo parece muy sencillo mover los flippers, pero fijo que requiere un esfuerzo mental sobrehumano moverlos con la mente. ¡Llevo toda la puta vida intentando cambiar de canal con la televisión y no lo he conseguido nunca! Vamos, que no usaré el invento que podéis ver en el siguiente vídeo… a menos que también sirva para cardarme el pelo.

Deja un comentario