Y el séptimo día, Dios jugó a Halo

null

1. Amarás al Jefe Maestro sobre todas las cosas
2. No tomarás el Nombre del Master Chief en vano
3. Santificarás las tumbas de los enemigos derrotados
4. Honrarás al Capitán Keyes
5. No matarás a tus compañeros de equipo
6. No cometerás actos impuros con Cortana. En especial, no te fijarás en el acrecentado tamaño de sus senos en la tercera entrega.
7. No te desconectarás del Live cuando esté jugando una partida igualada
8. No dirás falso testimonio ni mentirás a través del headset
9. No consentirás deseos impuros anhelando consolas de otras compañías
10. No codiciarás los logros ajenos

¡Alabado sea el Jefe Maestro! Lejos de usar la DS para entrenar los comportamientos básicos a ejecutar en una ceremonia religiosa, el clero protestante anglosajón se ha decidido por masificar el alquiler de televisores HD y celebrar una pastoral un tanto peculiar: las Noches de Halo, cuando los jovenzuelos imberbes pueden acudir a su iglesia más cercana para disfrutar del vicio cooperativo bajo la atenta mirada del cura de turno.

El asunto es real y está ocurriendo en los USA, según informa el NY Times, donde se ha abierto el debate si usar un videojuego violento para atraer a los jóvenes a la iglesia es un argumento válido. Los hay que opinan, como Daniel R. Heimbach, que el asesinato “es sólo una ilusión envuelta en píxels”; en el lado contrario de la balanza están los grupos más ortodoxos, que comentan que para atraer a los jóvenes a la iglesias sería más sencillo “darles alcohol y películas porno. Pero podemos hacerlo mejor que eso”.

Una de las parroquias, en Arvada, Colorado, ha enviado correos electrónicos a 50.000 jóvenes explicándoles como compartir su fe usando Halo 3. Uno de los consejos es que se puede usar el juego como tema para un discusión básica sobre el bien y el mal. El tema es que las Iglesias alquilan grandes televisores, invitan a los jóvenes a pasar una velada jugando y luego les sueltan el sermón mientras les dan de cenar. El debate sobre si es bueno o no usar videojuegos violentos para impartir principios católicos en una sociedad ultra religiosa se ha abierto.

Personalmente, no sé que es mejor, que nos enchufen unas plasmas en la Iglesia para que los no-creyentes/practicantes no nos durmamos en las ceremonias de obligada presencia o que las enchufen en el bar que siempre hay enfrente o en la esquina de al lado. Opinad, malditos, u arderéis en el infierno…

Fuente: New York Times

  1. esto suena a cuando les dan a loa abuelos la charla de la enciclopedia y les dan un reloj de pared y cosas asi, cambia enciclopedia pr religion y el reloj por unas partidas al halo, en fin, lo que hay que hacer para atraer a la gente y contarles tus cosas

  2. La idea de poner un pedazo de lcd de 52″ en el bareto de las birras es una vision !!!!
    Sentado en la barra los sabados por la tarde, despachando un tanque de cerveza mientras esperas tu turno para jugar.
    Toño, acabas de inventar el paraiso.

  3. Lo primero que quiero decir es que coincido 100% con roswell XD, y lo segundo, que si habeis jugado al halo 3 es curioso (y no es spoiler porque te lo dicen nada mas empezar) que en el juego luchas contra un culto religioso…mucho dilema sobre si el juego es violento pero ¿no se paran a pensar en que este juego tiene un argumento que va en contra de sus intereses?

    Imaginate que la gente que va ala iglesia atraida por el juego y sale pensando que las religiones son malas….no les saldria a cuento, no?

Deja un comentario