Gears of War vs Wii Sports o Todos Somos Casuals

La revista Time ha cumplido su amenaza palabra y ha proclamado a los cuatro vientos que Wii Sports es el mejor juego del año, menospreciando a otros títulos encumbrados por la crítica especializada, como Gears of War, Zelda: Twilight Princess o The Elder Scrolls: Oblivion. Y los sectores más conservadores no han tardado en protestar. O al menos, en dejarse oir, que es lo importante.

Las tiempos están cambiando. Los videojuegos están cambiando. Todo debido a que las compañías quieren atraer al máximo número de jugadores – una inteligente forma de aumentar los beneficios – y se han dado cuenta que con las apuestas que venían haciendo en los últimos años ésto no era posible. Desde los tiempos de Pacman hasta los de Baldur’s Gate algo ha cambiado. Las fórmulas se han complicado mucho, hasta el punto que los géneros se han convertido en algo excluyente, incapaz de atrapar a todo el mundo. Pero de un tiempo a esta parte algo ha pasado.

El inicio de la Nueva Era Casual, opino, empezó en España-Europa, al menos, con la aparición del Eye Toy. Los Dance Dance Revolution llevaban tiempo en el mercado, pero en el territorio español no estaban precisamente extendidos. Las máquinas de este estilo siguen pareciendo incluso hoy día como algo muy freak, aunque el estreno de la película “La Máquina de Bailar” la haya popularizado más que nunca dentro de las fronteras. Sing Star, también de Sony, ha seguido esta corriente, así como los más recientes Nintendogs, Brain Training, Buzz, Wario Ware, Guitar Hero o los diferentes juegos que han aparecido enfocados al Eye Toy.

Pero la auténtica revolución ha sido Wii. Nintendo ha lanzado una consola enfocada a un estilo de juegos accesible y atractivo para cualquiera, y la escasa potencia de la misma ha sido la mejor declaración de intenciones, como el decidido suicida que se traga el antídoto para evitar sentirse tentado de salvar su vida en el último momento. La compañía responsable de algunos de los títulos más exitosos del mercado portátil reciente – los ya mencionados Nintendogs o Brain Training son dos ejemplos claros – ha apostado muy fuerte por el mercado Casual y las ventas le están dando la razón: Nintendo DS no encruentra una rival en PSP en las listas de ventas y Wii es la consola que más rápido vende de todos los tiempos ¿La clave? Conseguir que tanto el jugón de toda la vida como el que nunca ha probado una consola se peleen, más o menos literalmente, por jugar a una consola de sobremesa es un tanto que sólo Wii puede apuntarse.

Un jugador Casual tendría que llamarse Legión, porque representa a muchos jugadores. Y es que los gustos de un jugador casual suelen asemejarse más a los de otro Casual que los de un Hardcore a los de otro Hardcore. Asimismo, es más frecuente que los juegos enfocados al público Casual hagan tilín a los jugadores Hardcore que al revés. Un amante de los simuladores de vuelo puede que no le guste jugar a los juegos online persistentes, pero posiblemente no le haga ascos a una partida al Buzz. En cambio, si a vuestro abuelo, tras ver con qué ganas e interés lanza el bolo en Wii Sports, le pedís que se cree un personaje en World of Warcraft y que obtenga unos cuantos objetos mágicos, dudo mucho que lo haga con el mismo interés o le produzca la misma diversión.

El mercado Casual se podría entender como ese que engloba a los juegos que apelan a los gustos que compartimos la mayoría de las personas, a los instintos más básicos, a las fórmulas a las que estamos más acostumbrados a aceptar y a disfrutar. Un juego en el que encarnáramos a un asesino dificilmente sería el fondo de un juego Casual. En cambio, si el argumento nos sitúa en una cocina, nos sentiremos como en casa.

Con las ventas de Wii aproximándose a la barrera de los 4 millones de unidades en menos de 3 meses, Nintendo ha puesto en evidencia a los analistas que preveían que la nueva consola de la Gran N tendría que conformarse con el tercer puesto en discordia, por detrás de Xbox 360 y PS3. Quizá es que esos analistas no tenían en cuenta que la Wii no era un producto enfocado a hacerse con el mercado de los jugadores tradicionales, sino con un pastel mucho más grande: el de todo el Mundo.

Es por ello que la decisión de Time de elegir a Wii Sports como el mejor juego del año puede ser más acertada de los que muchos creímos en un primer momento. Hay gente, como Blanca del blog del diario 20 minutos “Como Pez en el Agua”, que se pregunta cómo es posible que un título con los gráficos tan pobres, sin modo historia y con una profundidad tan limitada pueda pasar por delante de títulos tan trabajados como Gears of War o el nuevo Zelda. La respuesta puede ser tan simple como ésta: Si cogiéramos a 10 personas de la calle y les plantáramos delante de dos televisores, uno con Gears of War y el otro con Wii Sports, ¿A cuál creéis que jugarían? Quizá haya que cambiar los baremos mediante los cuales la prensa criticaba y valoraba los juegos hasta ahora, sobre todo basándose en aspectos técnicos como sonido o gráficos, y volver a valorar sobre todo lo que, a la postre, se supone que tiene que ser lo más importante de un juego: la capacidad de diversión. Y en eso, Wii Sports no tiene rival. Por muy buenos gráficos y modos online que tenga, o aunque esté protagonizado por Link.

En Akihabara Blues hemos elegido a Guitar Hero como mejor juego del año. Las razones son muy parecidas a las que se podrían esgrimir para proclamar a Wii Sports como el gran triunfador del 2006, más una extra: Guitar Hero está disponible en la consola más vendida del mundo, PlayStation 2, por lo que puede ser disfrutado por un número mucho mayor de gente. Eso no quita que también nos guste Wii Sports. Y, ciértamente, nunca le haríamos ascos a una partida a Gears of War o a Oblivion.

Los videojuegos, como el Cine, el Teatro y el resto de las artes, ya no están reservadas para una minoría. Ahora los gustos del Gran Público rigen el mercado. Y a ellos hay que atenerse. Se acabaron las cantinelas de “no aprovecha el potencial de la máquina” o “no tiene scan progresivo”. Bienvenidos a la era Casual.

  1. Aunque Guitar Hero esté en PS2, seguramente hay más Wii Sports por ahí… al menos un par de millones 😉

    En cualquier caso, está claro que con esta generación se está produciendo un cambio, y la gente se ha dado cuenta de que lo que quiere es diversión, y eso no necesariamente la da “el mejor juego” según los cánones de los jugones de siempre…

  2. Pues si, para ser un Hardcore Gamer, primero has de pasar por Casual Gamer y no todos llegan a Hardcore…

    Yo ya tengo 30 años, tengo trabajo y familia y ya no puedo dedicar tanto tiempo a los videojuegos como les dedicaba cuando tenia 18 años. Me siguen gustando y mucho, pero cuando puedo echarme una partidilla, normalmente no tengo mucho tiempo, con lo cual, lo que busco es un juego que me entretenga al instante, y no uno en el que tenga que pasar un montón de rato aprendiendo los botones, combos y demás. Por ello me he comprado una Wii y la verdad es lo que me esperaba y cuando viene alguien a mi casa ya podemos echar unos tenis sin tener que pasar media hora explicandole como funciona el mando, je, je:)

    Y como yo creo que habrá más de uno en esta situación!!

Deja un comentario